Cómo hacer Tomate en polvo para consumirlos todo el año

Repleto de sabor, el tomate en polvo es un complemento delicioso y versátil para muchas recetas. Es fácil de hacer y es perfecto para conservar los tomates ahorrando espacio. En verano, si cultivas tomates es fácil acabar con tantos a la vez que no sabes qué hacer con todos ellos. ¿No sería estupendo poder guardar esos deliciosos tomates para usarlos el resto del año? Hoy veremos cómo secar tomates para conservarlos y cómo hacer tomate en polvo para usar en tus recetas favoritas.

tomate en polvo

Cómo conservar los tomates

Hoy te enseñaré una forma estupenda de conservar los tomates, secándolos. Luego se pueden utilizar enteros en las recetas, o molidos en un polvo. El polvo de tomate es mi forma favorita de guardarlos porque no hay necesidad de congelarlos o enlatarlos. Además, ¡se ahorra un montón de espacio!

Esta sencilla receta sólo utiliza un ingrediente, los tomates, y puedes utilizar cualquier variedad que te guste.

Ten en cuenta que algunas variedades, generalmente los tomates más redondos y planos, tienen más contenido de agua y tardarán un poco más en secarse. Los tomates ovalados más altos, como los romanos, suelen tener más carne y menos agua, por lo que tardan menos en secarse.

Procedimiento

secar tomates

En primer lugar, hay que preparar los tomates enjuagándolos y quitándoles los tallos.

Una vez limpios y secos, corta los tomates en rodajas finas y lo más uniformes posible. Al utilizar rodajas finas y uniformes, te aseguras de que los tomates se sequen más rápidamente.

Coloca las rodajas de tomate en bandejas de horno o en bandejas de deshidratación. Lo ideal es que estén repartidas de forma que no se toquen entre sí. Al menos, asegúrate de que no estén apiladas unas encima de otras.

No es recomendable colocar papel absorbente debajo, ya que puedes correr el riego de que se pegue a las rodajas de tomate, simplemente hay que ser paciente y esperar a que toda el agua se evapore.

Método del horno

Si utiliza un horno, hornee los tomates a la temperatura más baja de tu horno. Utiliza el ajuste de ventilador si tienes uno para ayudar a que se sequen más rápido.

A algunas personas les gusta dejar la puerta ligeramente entreabierta para que el vapor de agua salga más fácilmente, pero yo no lo he encontrado necesario.

Método del deshidratador

Si utilizas un deshidratador, sigue las instrucciones que vienen con tu deshidratador particular. Utiliza un ajuste bajo si el deshidratador tiene más de uno. Es importante que los tomates se sequen suavemente.

Secado al sol

Puedes secar los tomates al sol si te encuentras en una zona cálida, soleada y seca. Para ello, extiende las rodajas de tomate en una pantalla o bandeja y colócalas al sol.

Puedes cubrir las bandejas con un paño de malla para evitar que los insectos se acerquen a los tomates mientras se secan. También debes llevarlos al interior de tu casa por la noche una vez que se haya puesto el sol cada día.

Al secar los tomates al sol, es posible que tengas que terminar el proceso en el deshidratador para que se sequen lo suficiente como para poder molerlos y convertirlos en polvo.

Para que el secado sea uniforme, dale la vuelta a las rodajas de tomates a mitad del proceso de secado. Esto es especialmente importante si utilizas el horno o el secado al sol en una bandeja.

¿Cuándo están listos?

Si vas a secar las rodajas al sol, déjalos hasta que estén secos, pero flexibles. Sin embargo, no deben estar en absoluto esponjosos. Si se deja demasiada humedad, los tomates no se conservarán tan bien y pueden desarrollar moho.

Para hacer polvo de tomates, debes seguir secándolos hasta que estén secos y quebradizos. Así te aseguras de haber eliminado completamente la humedad de los tomates. Si todavía son flexibles, es probable que tengan humedad residual y no se triturarán bien en un polvo.

¿Cuánto tiempo se tarda?

Es imposible dar un plazo exacto sobre el tiempo que se tarda en secar los tomates porque dependerá de varios factores.

  • Tipo de tomate elegido
  • El grosor de las rodajas
  • El método utilizado

Hacer tomate en polvo

hacer polvo de tomate

Si deseas hacer tomate en polvo, asegúrate de que las rodajas estén completamente secas y quebradizas. Utiliza un robot de cocina o una batidora para triturar los tomates hasta convertirlos en un polvo fino. Especialmente si se utiliza una batidora, puede resultar más fácil si primero se rompen a mano las rodajas de tomate en trozos más pequeños.

Si el polvo no es lo suficientemente fino, puedes cambiar a un molinillo de café para terminar de moler el polvo.

También puede tamizar el polvo pasándolo por un colador. Esto separará el polvo más fino de los trozos más grandes. A continuación, vuelva a mezclar los trozos más grandes y tamiza de nuevo hasta que todo el polvo esté bien fino.

Almacenamiento (rodajas de tomate seco)

almacenar tomates secos

Guarda las rodajas de tomate seco en un recipiente hermético, preferiblemente sin mucho espacio de aire, en un lugar fresco y seco. Puedes prolongar el tiempo de almacenamiento guardándolas en una parte seca del frigorífico.

Si los almacenas en bolsas de plástico, intenta eliminar todo el aire posible antes de sellarlas. Si ves que se está formando moho, tíralas.

Almacenamiento (tomate en polvo)

almacenar polvo de tomate

Guarda el polvo de tomate en un recipiente hermético en un lugar fresco y seco.

Se dice que si se lo almacena en un recipiente hermético en la nevera, dura casi indefinidamente. Eso es, por supuesto, si has hecho un buen trabajo de deshidratación de los tomates desde el principio.

Usos del tomate en polvo

El tomate en polvo es increíblemente útil para tener a mano por su versatilidad. Es genial para añadirlo a sopas, guisos y salsas. También es delicioso cuando se añade a la carne picada para los tacos y otros platos mexicanos. (Para los platos mexicanos, prueba a sazonarlo con un poco de ajo y comino).

Mézclalo con un poco de agua para hacer una salsa de tomate instantánea, o una sopa de tomate. Añádelo al queso crema para hacer una sabrosa pasta para untar. Puedes añadirlo a casi cualquier cosa para darle un toque de sabor saludable.

También puede ser de interés leer: Recetas para hacer leches vegetales y sus beneficios.

Algunos lectores me han sugerido otros usos del tomate en polvo. ¿Por qué no probar a añadirlo a la pasta casera o a la masa de pizza?

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *