Cómo hacer Vermicompost, compost con lombrices rojas

Los jardineros saben que las lombrices de tierra ayudan a descomponer la materia orgánica, mejorar la estructura del suelo y producir fertilizantes naturales. Los investigadores han demostrado que el abono de lombrices, el vermicompost, permite que las plantas crezcan más rápido. En este artículo veremos cómo hacer vermicompost de manera sencilla.

Las lombrices del compost son nuestras amigas

Los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio han demostrado que la incorporación de un 10-20% de vermicompost en la tierra de las macetas mejora el crecimiento de los tomates y los pimientos en un 40% en comparación con la tierra normal de las macetas. «Incluso cuando se aplican todos los fertilizantes necesarios para un crecimiento óptimo, las plantas crecen mejor en un suelo enmendado con lombricompost», concluye el profesor de horticultura de la Universidad de Ohio, Metzger.

El vermicompost mejora la germinación y el crecimiento de los pepinos, y los investigadores italianos han hecho la misma observación con las zanahorias.

Sin embargo, las lombrices de tierra que encontrarás en tu jardín o en el compost exterior no son las especies más adecuadas para el lombricompostaje, y algunas no sobreviven en cautiverio. La más usada para el compost es Eisenia Fetida (lombriz roja), esta se considera la mejor especie para el compostaje.

Muy codiciosas, las lombrices de abono pueden comer el equivalente a su peso en desechos por día. Además de fertilizar el suelo, puedes aligerar los cubos de basura alimentando a las lombrices rojas con los desechos diarios de la cocina.

Jugar y criar gusanos en casa es también una gran experiencia de aprendizaje para los niños: la gestión de los residuos, del plato al suelo y del suelo al plato, entienden cómo se alimentan las plantas y la importancia de cuidar el suelo para que éste regrese.

Como resultado, muchas comunidades, como escuelas y comedores, están siendo equipadas con vermicompostadores. Los estudiantes pueden aprender mientras cumplen con su deber cívico. La cantidad de residuos que pueden ser reciclados a través del compostaje es insospechada.

Al pasar por el proceso, se puede ver que se puede alimentar a las lombrices con una gran cantidad de materia orgánica y vegetal: aserrín, cartón higiénico, rollos de toallas de papel, pelo, pelo de animales, bolsitas de té, cáscaras de huevo, estiércol...

¿Cómo elegir el vermicompostador?

Elige un modelo según el tamaño de las bandejas. Esto será determinado por el número de personas en tu hogar y el volumen de residuos que generas diariamente.

Dependiendo del lugar en el que desees instalarlo (en el jardín, en el balcón o en el interior si vives en un apartamento), recuerda comprobar que está equipado con una red de seguridad para evitar que las lombrices se escapen. Si lo instalas en tu cocina, esto es esencial.

vermicompostador de madera

En cuanto al diseño, hay una amplia gama de opciones. Hay vermicompostadores hechos de madera, que son bonitos y naturales, se adaptan bien al jardín, pero no están diseñados para su uso en interiores. Hay algunas con bandejas con un sistema de rotación o con una «columna de compostaje», que no requiere manipulación. Apilas los residuos directamente en la columna y recoges el té de abono a través de un grifo.

lombribox

Los más comunes son los vermicompostadores de plástico. Disponibles en varios colores y hechos con plástico reciclado. Otra alternativa es el lombribox, que es un poco más barato. Ambos son adecuados para su uso tanto en interiores como en exteriores.

lombribox casero

Menos conocido, el contenedor de lombrices de tierra en terracota tiene todo para complacer. Puede instalarse directamente en el huerto o al pie de las plantaciones. Los residuos se depositan en la parte enterrada. Las lombrices vienen directamente a alimentarse a través de los pequeños agujeros dedicados a ellos. Este sistema favorece la multiplicación de las lombrices, la buena aireación del suelo y su fertilización en toda la zona cercana.

¿Con que alimentar a las lombrices?

Para alimentar a tus pequeñas lombrices, podrás poner tus residuos biodegradables, las cáscaras de frutas y verduras, los posos de té y café, el arroz, la pasta, el cartón sin imprimir, pero debes evitar los cítricos, la carne, los productos lácteos y las grasas. Los recortes de hierba, las hojas y los residuos verdes de los jardines deben ser compostados de manera convencional, en un montón de compost aparte por ejemplo, porque elevan la temperatura dentro del vermicompostador. No olvides cubrirlo con una capa de papel de periódico cortado en pequeños trozos que mantendrá a las moscas alejadas y será un alimento popular para los gusanos.

Un pequeño consejo: añade las cáscaras de huevo machacadas para evitar el exceso de acidez. No serán comidos por las lombrices y podrás reutilizarlos en el jardín.

Mantener una humedad constante, mojando las capas de papel de periódico si es necesario. Guarda el abono lejos del sol y de la lluvia, posiblemente en el garaje o en el sótano.

El lombricompostaje es una cuestión de paciencia: tomará entre 6 meses y 1 año antes de que puedas recolectar tu primer abono. En efecto, un período de aclimatación y la instalación de la reproducción es necesario para la buena producción.

¿Cómo funciona un vermicompostador?

Hay varios modelos que difieren en tamaño y aspecto, pero casi todos se basan en el mismo proceso: el sistema de bandejas.

También puedes construir tu propio vermicompostador, asegurándote de hacer agujeros para el drenaje y la aireación, y colocando una fina malla de alambre para evitar que los gusanos se escapen.

Los vermicompostadores funcionan por etapas:

  • En el primer piso, hay una bandeja de goteo equipada con un grifo. Es aquí donde el jugo de abono generado por los gusanos y los residuos se acumula durante las semanas. Recógelo regularmente y dilúyelo con el agua de lluvia. Esto proporcionará excelentes nutrientes para las plantas en maceta, parterres de flores y vegetales en el jardín.
  • En el segundo piso, instalamos una primera bandeja. En la parte inferior, instala una camilla (fibra de cáñamo por ejemplo) para formar una cama para los gusanos. Pon las lombrices en esta ropa de cama y luego pon tus peladuras de vegetales, granos de café, cáscaras de huevo, etc. todos los días.
  • Añade una segunda bandeja, cuando la primera esté llena pon los residuos de la cocina en esta segunda bandeja. Las lombrices irán allí, atraídas por la comida fresca. Podrán subir a este nuevo piso gracias a los pequeños agujeros de las bandejas.

Cuando la segunda bandeja esté llena, coloca la tercera – Cuando todos las lombrices hayan migrado a las bandejas superiores, toma la primera bandeja (la de abajo), recoge el vermicompost y vuelve a colocar la bandeja vacía en la parte superior de la pila. Y así sucesivamente…

  • En el último piso está el techo que mantiene a las lombrices aisladas del clima.

¿Cómo se inicia el vermicompositor?

Los gusanos son ante todo criaturas vivas, así que debes tomarte el tiempo de instalar un hábitat confortable para ellos y dejar que se adapten a su nuevo hogar. Así que no se apresuren, lo primero que hay que hacer cuando empiecen a hacer vermicompostaje es proporcionarles una cama de bienvenida, llamada litera.

Esta ropa de cama puede ser de cartón, fibra o virutas de cáñamo, cáñamo húmedo o piel de cabra… Las lombrices necesitan humedad para sobrevivir y moverse. Una vez que esta ropa de cama se ha desmenuzado y colocado, las lombrices se depositan.

Déjalas descansar unas horas. Sólo entonces empieza a alimentarlas en pequeñas dosis y en pequeños trozos. Después de unos días, cuando se hayan aclimatado bien, podrás aumentar la cantidad de comida.

En verano, recuerda humedecer el vermicompost regularmente y no exponerlo a la luz solar directa. A las lombrices les gustan los ambientes oscuros y húmedos. Si está demasiado seco, instala esterillas de humedad biodegradables (de cáñamo o yute) en la superficie del vermicompostador para proteger a los gusanos y evitar la evaporación.

En invierno, si las temperaturas son muy bajas, enrollar el vermicompostador con una manta vieja o un envoltorio de burbujas. Si tienes la oportunidad, llévalo adentro, por ejemplo, en un garaje. Las lombrices temen a las heladas.

También puede ser de interés leer: Consejos para una buena realización de compost

En caso de temperaturas altas (> 30°) o bajas (< 5°), la actividad de las lombrices disminuye bruscamente. Esto es normal. Tardarán más de lo normal en absorber la cantidad de residuos que les llevas. Retomarán su ritmo una vez que las temperaturas vuelvan a la normalidad. La temperatura ideal para las lombrices rojas de abono es entre 15 y 25°.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Cómo hacer Vermicompost, compost con lombrices rojas”