Cómo hacer y utilizar fertilizante a base de consuelda

La fertilización de los jardines puede ser costosa, especialmente si eres es un cultivador orgánico. Pero, ¿y si te dijera que hay una forma de hacer un abono completamente natural en casa utilizando plantas de consuelda de tu propio jardín? Esta resistente planta puede proporcionar una fuente de abono rica en nutrientes completamente gratuita que puede utilizarse durante toda la temporada. Veamos cómo hacer fertilizante usando consuelda.

fertilizante de consuelda

La consuelda es un acumulador dinámico

Vale la pena señalar que la consuelda se denomina «acumulador dinámico» en términos de permacultura, pero existe cierta controversia entre los expertos sobre la definición específica de este término.

Todas las plantas necesitan tres macronutrientes importantes para crecer y prosperar; estos son nitrógeno, fósforo y potasio, a menudo etiquetados como NPK en las mezclas de fertilizantes.

  • El nitrógeno es crucial para un crecimiento sano y ayuda a las plantas a producir un follaje verde y frondoso.
  • El fósforo favorece un crecimiento vigoroso y ayuda a proteger las plantas de enfermedades y plagas.
  • El potasio favorece la producción de frutos y flores en las plantas perennes y en las anuales maduras con frutos, como los tomates y los pimientos.

La consuelda es una rica fuente de estos tres macronutrientes. De hecho, tiene más potasio que el estiércol compostado. Además, contiene altos niveles de muchos micronutrientes importantes, como el calcio y el magnesio, que también son fundamentales para el crecimiento saludable de las plantas.

Esta planta, a la que a veces se denomina acumuladora «dinámica» de nutrientes, tiene raíces profundas que extraen macro y micronutrientes de las profundidades del suelo y los llevan a las hojas.

Podemos cosechar las hojas maduras para utilizarlas como fertilizante líquido, mantillo o para agregar al compost.

Cómo hacer fertilizante líquido de consuelda

El fertilizante líquido de consuelda es fácil de hacer y de utilizar como pulverización foliar, para añadir al suelo de las plantas anuales y perennes. Una advertencia: ¡huele fatal! Así que prepárate para taparte la nariz.

Recoger las hojas de consuelda

Para hacer el té fertilizante, empieza por recoger un cubo lleno de las hojas grandes. Te sugiero que lleves guantes cuando las recojas, ya que los pelos pueden irritar un poco tu piel.

Cuando las plantas tengan al menos 60 cm de altura, utiliza un cuchillo de jardín o unas tijeras para cortarlas hasta un par de centímetros por encima del suelo. Recoge primero las hojas exteriores para que la planta pueda seguir creciendo.

A continuación, colócalas en un cubo, empujándolas con firmeza. Puedes cortar o triturar las hojas para acelerar el proceso.

Asegúrate de cubrir siempre el cubo. Así mantendrás alejados a los molestos insectos, evitarás que el agua de lluvia desborde el recipiente y, lo más importante, evitarás que todo tu jardín apeste.

Déjalo reposar

Coloca el cubo en un lugar protegido del jardín y deja que comience la fermentación.

Para hacer un fertilízate muy fuerte, deja el cubo en remojo durante mucho tiempo. Las recomendaciones son de entre 3 y 6 semanas. Una vez que las hojas se hayan descompuesto en una pasta, sabrás que el té está listo.

Sólo tienes que olfatear en busca de ese revelador aroma apestoso, que es una buena señal de que las hojas se están descomponiendo y los nutrientes se están liberando. El producto final será un líquido marrón verdoso y unas hojas muy desagradables y blandas.

Cómo utilizar el abono de té de consuelda

usar fertilizante de consuelda

Una vez que esté listo para utilizar el abono líquido, recoge o cuela la mugre de hojas en descomposición del fondo del cubo.

Tira esta masa de hojas a tu pila de compost, o utilízala para aderezar otros cultivos, como las patatas y los tomates.

Antes de usar el fertilizante de consuelda, tienes que diluirlo con agua, ya que puede ser muy fuerte y acabar quemando las plantas. La cantidad que se diluya puede variar mucho según la fuerza del preparado.

Cuanto más oscuro sea el líquido, más hay que diluirlo. He visto recomendaciones de dilución que van desde 1:2 hasta 1:15 partes de fertilizante por agua.

Si lo has dejado en remojo durante 6 semanas y tienes un cubo lleno de líquido, te recomendaría una proporción de 1:10, pero si sólo lo has dejado en remojo durante unas pocas semanas, 1:4 estaría bien. Una vez diluida la concentración, ¡está listo para alimentar su jardín!

Si sólo lo dejas reposar uno o dos días, puede que no sea necesario diluirlo en absoluto.

Puedes poner el fertilizan de consuelda en un pulverizador de mochila o de mano y rociar la solución en el suelo, así como en la parte superior e inferior del follaje.

Consejos

No utilices el fertilizante de consuelda en plántulas o plantas muy jóvenes. Si lo utilizas para alimentar a los cultivos más jóvenes, diluye considerablemente la concentración.

No lo apliques cuando se prevea una lluvia intensa, para que el líquido tenga tiempo de hacer su trabajo antes de ser arrastrado.

Para obtener los mejores resultados, aplícalo justo cuando las plantas empiecen a florecer y a dar frutos.

Otras formas de fertilizar con consuelda

hojas de consuelda fertilizante

Una de las mejores cosas de esta hierba es lo rápido que crece. El robusto follaje puede ser cortado y utilizado varias veces en una sola temporada de crecimiento.

Así que si preparar un fertilizante apestoso no es lo tuyo, o si quieres probar varios enfoques diferentes a la vez, aquí hay algunas formas adicionales de usar la consuelda para aumentar el contenido de nutrientes del suelo:

1. Utiliza las hojas como mantillo

Simplemente córtalas y ponlas alrededor de los bordes de las plantas, o echa montones de follaje en los bancales. Puedes introducirlas en el suelo o colocarlas en capas con hojas secas o paja.

2. Las hojas a tu pila de compost

El impulso de nitrógeno ayudará a activar el compost, actuando como un acelerador para fomentar una rápida descomposición. Para obtener los mejores resultados, tritúralas hasta convertirlas en una pasta con un poco de agua, viértelas todas en la pila de compost y remueve para integrarlas bien. Ten cuidado de no añadir demasiada cantidad, desvirtuando tu proporción de materiales marrones y verdes.

También puede ser de interés leer: Cómo utilizar cáscaras de cítricos en la huerta y el jardín.

3. Agregar hojas al suelo antes de plantar

Prueba a colocar unas cuantas hojas trituradas en el fondo de los agujeros de plantación antes de trasplantar las plántulas. Se descompondrán lentamente y liberarán nutrientes en el suelo, ayudando al crecimiento saludable de las plantas.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *