Cómo plantar y cuidar un Hibisco en maceta y jardín

El hibisco de interior, también conocido como “rosa de China”, tiene un magnífico florecimiento. Su mantenimiento requiere algunas sutilezas, especialmente cuando la planta se cultiva en una maceta. El riego es la piedra angular de un buen mantenimiento y también el paso más delicado. Pero con unos buenos consejos, sin duda, tu hibisco en maceta crecerá muy bien.

¿Cómo plantar un hibisco?

Plantar hibisco en un suelo rico en humus y bien drenado. Un suelo que siempre debe estar fresco. El hibisco se debe sembrar y cultivar en la primavera.

¿Plantar suelo directo?

La plantación en terreno abierto está reservada a las zonas climáticas más privilegiadas.

  • Trabaja la tierra a la altura de la pala sin darle la vuelta. Solo afloja el suelo y quita las piedras o escombros de gran tamaño.
  • Agrega abono maduro o compost seco, un poco tierra para macetas y arena en el fondo para el drenaje.
  • Raspa un poco el cepellón del hibisco para liberar las raíces.
  • Coloca la(s) planta(s) de hibisco en el hoyo y rellena con la mezcla que describimos más arriba.
  • Finalmente riega pero con cuidado de no saturar el suelo de agua, pon un poco y espera a que baje para seguir agregando.

¿Plantar en una maceta?

  • En una gran maceta (40 cm o más)
  • Rellénalo con una mezcla de arena y abono o compost, a partes iguales.
  • Coloca el hibisco después de raspar el cepellón.
  • Riega, siempre con cuidado de no excedernos.

¿Cómo cuidar un hibisco en maceta?

Para cuidar de un hibisco en maceta, sólo hay que hacer unas pocas cosas sencillas. Al florecer con bastante facilidad, el hibisco aprecia la contribución del fertilizante. El fertilizante sigue siendo esencial para cualquier planta en maceta porque necesita más nutrientes que las plantas en el suelo. Elige un fertilizante líquido para un mejor agarre en el suelo.

Recortar el hibisco también será beneficioso. Al comienzo de la primavera, puedes por lo tanto hacer una ligera poda de entrenamiento para estimularlo.

Finalmente, regar es también otro gesto clave para asegurar el buen crecimiento de su rosa China en maceta. Sus necesidades de agua son importantes, especialmente durante su crecimiento. Por lo tanto, su sistema de raíces debe permanecer fresco sin ser bañado en agua. En días soleados, puedes regar dos veces por semana.

Revisa siempre el suelo, no debe deshidratarse y el riego se renueva tan pronto como la superficie se seca. El riego es más raro en invierno porque es el período de descanso vegetativo. Demasiada agua puede causar que tu hibisco en maceta se pudra. La instalación de un mantillo será efectiva en tiempo caluroso para limitar el secado.

¿Cómo guardar un hibisco en maceta en invierno?

Tanto en verano como en invierno, el hibisco necesita luz pero sin luz solar directa, y esto es aún más cierto para un hibisco cultivado en maceta. Encuentra un lugar brillante, que lo mantenga en forma. Si tienes la suerte de tener una terraza o un tragaluz en una habitación de tu casa, esto será perfecto. Y aún mejor, si tienes iluminación artificial, tu planta lo apreciará.

Temperaturas, no inferiores a 8°C y alrededor de 15°C durante el día: un poco de frescura pero suave.

El aire puede secarse en invierno, lo que puede causar la caída de las hojas. Para superar esto, puedes instalar un humidificador. O también puedes rociar la planta con agua usando un pulverizador.

¿Cuándo y cómo podar el hibisco en macetas?

En general, un hibisco se poda al final del invierno, para darle tiempo a florecer de nuevo. Pero hay que podar suavemente porque las flores crecen en los extremos de los tallos. Si su tamaño es chico, tu hibisco puede perder su belleza. Más allá de eso, la poda estimula la planta y la prepara para la primavera.

Dependiendo de su ritmo de crecimiento, puedes por lo tanto doblar los tallos de 10 a 15 cm (2/3 en total). Hazlo regularmente, tu planta se acostumbrará a volver a crecer en los puntos de corte. Para una buena poda sigue estas reglas básicas:

También puede ser interés leer: Cómo sembrar y cultivar Moringa de manera orgánica

  • Desinfecta completamente tus herramientas antes de podar
  • Elige ramas que crezcan hacia afuera
  • Cortar en un bisel ascendente, a unos 45 °C, a más de 1 cm de los nodos de la planta

Otro tipo de poda es pellizcar los extremos de las ramas de tu hibisco. Este método es bastante suave y concierne especialmente a los hibiscos más jóvenes.

Hibisco en maceta con hojas amarillas: ¿qué hacer?

Si las hojas de tu hibisco en maceta caen o se vuelven amarillas, es a menudo una señal de exceso de agua. Por eso el suelo debe ser ligero y bien drenado. Tan pronto como se planta la rosa china, se deben proporcionar bolas de arcilla en el fondo de la maceta, por ejemplo. La arena y las pequeñas piedras también pueden ser efectivas. Este es el arte de regar el hibisco: la tierra debe dejarse lo suficientemente húmeda sin regar demasiado.

Para esto puedes poner mantillo orgánico sobre el suelo a los pies de la planta, esto ayudará a mantener la humedad del mismo sin tener que regar seguido, además a medida que el mantillo se descompone va nutriendo el suelo.

No dudes en encontrar una mejor ubicación para tu planta. A ella le gusta la luz y tal vez su ubicación actual está en demasiada sombra. El hibisco apreciará un lugar cerca de una ventana, orientada al sur si vives en el hemisferio norte. Y orientada al norte si vives en el hemisferio sur.

Redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido