Cómo plantar y cultivar Azafrán de manera orgánica

El azafrán (crocus sativus) es sorprendentemente fácil de plantar, ya que crece fácilmente con un poco de cuidado y atención, en este artículo te enseñamos cómo cultivar azafrán de manera orgánica y todo sobre sus cuidados.

cultivar azafrán

Introducción

La especia azafrán proviene de los estigmas rojos del azafrán (Crocus sativus). Cada flor sólo produce unos pocos hilos diminutos, que cuando se secan no pesan casi nada. Esas pequeñas hebras son increíblemente sabrosas, y hay una razón por la que el azafrán es la especia más cara del mundo.

Se necesitan unas 150 flores para obtener un solo gramo de azafrán seco, y un campo entero puede producir sólo una o dos libras en una temporada.

El caso es que nadie necesita realmente una libra de azafrán. Las recetas se aderezan con unas pocas hebras o una pequeña pizca de esta poderosa especia.

Cultivar azafrán en casa es increíblemente satisfactorio, y todo lo que necesitas es un pequeño bulbo para suministrar a tu familia el azafrán más fresco y sabroso que puedas imaginar.

Cómo cultivar azafrán

cultivar azafrán

A diferencia de la mayoría de las plantas florales, el azafrán se cultiva en otoño. Las plantas son nativas de un clima mediterráneo, y entran en reposo durante el verano para sobrevivir a las condiciones áridas y secas.

Los bulbos brotan verdes a principios de otoño, antes de ofrecer un vistoso despliegue de flores púrpuras a finales de otoño.

Empieza por plantar los bulbos de azafrán en un suelo arenoso, bien drenado y moderadamente rico en materia orgánica. Si dispones puedes agregar al suelo arena, combinada con compost y un poco de musgo de turba.

Planta los bulbos de azafrán a una profundidad de entre 5-10 cm y con una separación de unos 10 cm. La profundidad es importante, ya que los bulbos se multiplicarán al crecer nuevos bulbos por encima de los antiguos.

Si se plantan a poca profundidad, no habrá espacio suficiente para que se desarrolle el bulbo del año siguiente.

Una vez establecido el follaje, los bulbos de azafrán echarán numerosas flores de color púrpura pálido. Es impresionante la cantidad de flores que puede producir un solo bulbo en un año y, aunque estén plantados a cierta distancia, cada bulbo producirá un gran racimo de flores de azafrán.

Las primeras flores tardan entre 5 y 8 semanas en aparecer desde la plantación, pero una vez que empiezan, las flores siguen saliendo de forma constante durante unas 3 semanas.

Las plantas de azafrán sólo serán visibles durante una breve temporada de crecimiento otoñal y, tras unos meses, volverán a estar inactivas hasta el otoño siguiente. No habrá ni rastro de ellas hasta ese momento.

Es importante marcar cuidadosamente la ubicación de tus bulbos de azafrán para no cavar accidentalmente mientras están inactivos.

Propagación de los bulbos de azafrán

El azafrán se multiplica de forma natural bajo el suelo, y los nuevos bulbos se desarrollarán encima del bulbo original.

Seguirán creciendo hacia la superficie hasta que sean demasiado superficiales para mantenerse sanos durante todo el año. Es importante que se mantengan profundos para resistir las condiciones de sequedad del verano o el frío del invierno.

Cada 4-6 años, desentierra los bulbos de azafrán y separa los más viejos de los nuevos. Vuelve a plantarlos como lo hiciste originalmente, a una profundidad de entre 5-10 cm y con una separación de unos 10 cm.

Esto ayudará a evitar el hacinamiento y a mantener el crecimiento del azafrán en la profundidad del suelo, donde está protegido.

Cultivo del azafrán en climas fríos

cultivar azafrán en clima frío

Las plantas de azafrán pueden soportar heladas leves y seguir creciendo en otoño. En la mayoría de los casos, sigue produciendo hasta que llegan las verdaderas heladas y el suelo se cubre de nieve.

En general, se considera que el azafrán es resistente al frio,  igualmente los bulbos de azafrán deben ser fuertemente acolchados después de la floración para ayudar a aislar el suelo del frio.

Si se cubren adecuadamente con mantillo, los bulbos de azafrán pueden invernar con éxito durante todo el invierno.  Lo ideal es colocar una capa de materia orgánica de unos 30 cm al pie de la planta.

Retira la cubierta de paja en primavera, después de que hayan pasado las últimas heladas, pero no las riegues ni las atiendas (aparte de deshierbarlas) hasta el otoño.

El azafrán puede plantarse en macetas y pasar el invierno en el interior. Empieza plantando varios bulbos en una maceta en otoño, con una separación de unos 5 cm.

Una vez que los bulbos de azafrán hayan florecido, es importante llevar la maceta al interior y dejarla en un lugar fresco y seco a unos 5 a 10 grados Celsius. NO LAS RIEGUES. 

La primavera siguiente, vuelve a llevar las macetas al jardín. Espera hasta después de la última fecha de las heladas y planta más o menos al mismo tiempo que tus tomates.

Cosecha de azafrán

cosechar azafrán

El primer año después de la plantación, los bulbos todavía se están estableciendo y puede que no produzcan mucho. Por lo general, las cosechas del segundo y tercer año son las más abundantes, y luego los bulbos se dividen en el cuarto año.

En el segundo y tercer año, cada bulbo debe producir aproximadamente de 6 a 9 flores, cada una con tres preciosas hebras de azafrán.

Por lo general, se arranca toda la flor en el campo y luego se llevan al interior para cosechar delicadamente las hebras en un ambiente limpio y seco.

Hay que cosechar las flores a media mañana, una vez que se hayan abierto completamente y se haya secado el rocío de la mañana.

El azafrán debe secarse inmediatamente para evitar que se estropee, pero como las hebras son tan pequeñas, se secan fácilmente en unas horas al sol.

Coloca las hebras de azafrán frescas en un espacio cálido, seco y bien ventilado al sol durante unas horas y se secarán naturalmente por sí solas. Una vez completamente secas, guarda el azafrán en un recipiente hermético.

Datos finales

Una vez que tengas tu propio azafrán cultivado en casa, te sorprenderás de la diferencia que puede suponer su frescura. Parte de esa diferencia va más allá de la frescura.

Dado que el azafrán en polvo es tan caro, es habitual que seas víctima de fraudes alimentarios.  La seda del maíz se corta, se seca y se tiñe de rojo brillante y luego se vende como azafrán.

Es posible que te convenzas de que tu «azafrán» es simplemente viejo y que ha perdido el sabor, o tal vez ni siquiera hayas probado el verdadero azafrán en tu vida.

También puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar Azaleas de manera orgánica.

Una vez que hayas aprendido a cultivar el azafrán y lo cultives en tu propio jardín, estarás seguro de que cada hebra que entra en tu cocina es la auténtica.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 19 =