Cómo plantar y cultivar Grosellas de manera orgánica

¿Has recogido alguna vez grosellas frescas? La fragancia aguda, picante y herbal de las grosellas en proceso de maduración impregna el aire cada vez que se rozan las hojas para encontrar la fruta a finales del verano. Estas bayas oscuras son más ricas en vitamina C que casi cualquier otra fruta del jardín. En este artículo te enseñamos como cultivar grosellas de manera orgánica y fácil.

cultivar grosellas

Introducción

Las grosellas son una excelente opción para los huertos familiares. De hecho, últimamente son más populares que nunca entre los jardineros. La mayoría utiliza las bayas para hornear y hacer mermeladas y jaleas por su sabor ácido. Pero las grosellas blancas son lo bastante dulces como para comerlas directamente del arbusto.

Si estás pensando en cultivar grosellas, debes saber que crecen más de lo que imaginas. Necesitarás asegurar unos 1,5 metros entre arbustos.

Las grosellas rojas y blancas se pueden cultivar en cordón. Pero las grosellas negras, en cambio, se cultivan mejor en forma de arbustos.

Cuándo y dónde plantar

cuando plantar grosellas

La mejor época para cultivar grosellas es entre noviembre y marzo en el hemisferio norte. En el hemisferio sur, es mejor plantarlas en otoño, de marzo a mayo.

A estas plantas les gustan los espacios protegidos, lejos de los vientos fuertes. Aunque suelen estar mejor a pleno sol, tanto las grosellas rojas como las blancas crecen también en lugares sombreados. La fruta seguirá siendo buena, pero muy puntiaguda.

Planta las grosellas a pleno sol en una zona con suelo bien drenado y con un pH de 5,5 a 7,0. Deberías cubrir el suelo con un mantillo cada primavera para protegerlo del sol y mantener por más tiempo la humedad.

Las grosellas prefieren un suelo medio o pesado mezclado con varios centímetros de materia orgánica o compost.

Antes de plantar, corta todos los tallos a una altura de entre 15 y 20 centímetros por encima del suelo. Si plantas grosellas a raíz desnuda, remoja las raíces de 3 a 4 horas antes de plantarlas.

Plantar las grosellas

plantar grosellas

Cava los agujeros a unos 30 cm. más de profundidad que las plantas que vayas a plantar. Rellénalos con una mezcla de compost y tierra. Asegúrate de recortar las raíces muy largas o rotas.

Planta de manera que la rama más baja quede por debajo del nivel del suelo. Esto hará que las plantas adopten una forma de arbusto. Planta en el agujero y rellena con la tierra suelta y presiona suavemente la tierra para sostener mejor a la planta.

Los trasplantes necesitan un buen contacto entre las raíces y la tierra. No presiones demasiado. Si lo haces, puedes provocar la compactación del suelo y dañar las raíces.

Riega suavemente alrededor del cepellón para asentar la tierra y expulsar las bolsas de aire.

Cómo cuidar las grosellas

Mantén tus plantas bien regadas durante la temporada de crecimiento, especialmente durante los periodos de sequía. Necesitarán alrededor de uno o dos centímetros de lluvia cada semana durante la temporada de crecimiento.

Riega con un sistema de goteo que suministre agua a baja presión a nivel del suelo.  Mantén la tierra húmeda pero no saturada.

En primavera, antes de que broten las hojas, aplica al suelo un fertilizante granular siguiendo las instrucciones de la etiqueta. La mayoría de los nuevos brotes saldrán de la corona de la planta desde debajo de la tierra. No dejes que las plantas se sequen.

Los expertos sugieren que es mejor no podar las plantas durante los tres primeros años, pero sí eliminar las ramas rotas o muertas. Puedes empezar a podar en invierno o a principios de primavera, antes de que empiece el nuevo crecimiento.

Cubre con mantillo todos los años. El acolchado anual mantiene el suelo fresco y húmedo y evita el crecimiento de las malas hierbas. Una vez que hayas plantado tu grosellero -y cada año a partir de entonces- añade cinco centímetros de mantillo orgánico, como virutas de madera, compost, serrín o recortes de césped.

Comprueba si hay plagas. Las plagas no suelen ser una gran preocupación para las grosellas, siempre y cuando se pode con regularidad y se retire la fruta caída, pero hay que estar atento a insectos como la mosca de la fruta, los pulgones, los barrenadores de las grosellas y los ácaros. Si tienes un problema de plagas, ocúpate de él utilizando un jabón insecticida no tóxico.

Cómo podar las grosellas

Podar tus groselleros cada año es la clave para mantener una producción de fruta consistente y de gran volumen. Poda las grosellas anualmente a finales del invierno, antes de que tu planta experimente un nuevo crecimiento.

Utiliza este método de poda para garantizar que su grosellero tenga siempre los tallos más vigorosos posibles.

Primer año de crecimiento: Conserva siete de sus cañas más sanas y corte el resto.

Segundo años de crecimiento: Conserva cuatro o cinco de las cañas más sanas de dos años y cuatro o cinco de las cañas más sanas de un año, cortando el resto.

Tercer año de crecimiento: Conserva de tres a cuatro de las cañas más sanas de cada año de crecimiento y corta el resto.

Cuarto años de crecimiento: Dado que la producción de frutos en la madera de cuatro años comienza a disminuir, ahora debes cortar completamente las cañas más viejas y podar las demás cañas según el proceso establecido anteriormente.

Este sistema asegura que tu planta de grosella elimine continuamente la madera vieja e improductiva y que siempre tenga de ocho a doce cañas maduras para dar fruto.

Cómo cosechar y conservar las grosellas

cosechar grosellas

Tu grosellero debería dar una ligera cosecha después de sus dos primeros años. Empezará a producir cosechas completas después de su tercer año.

Cuándo cosechar

Los frutos de las grosellas suelen madurar en verano, dependiendo de la variedad. Observa el sabor y el color de la fruta para determinar el momento preciso de la cosecha.

Si vas a utilizar la fruta para hacer mermelada, debes cosecharla antes de que esté completamente madura porque los niveles de pectina son más altos en la fruta no madura (la pectina es una fibra soluble que espesa las mermeladas).

Cómo cosechar

Las grosellas crecen en racimos. Cuando coseches grosellas, recoge los racimos enteros y separa las bayas de los tallos una vez que las hayas llevado al interior.

Cómo conservarlas

Coloca la fruta en un recipiente o bolsa cerrada y guárdala en el frigorífico. Las grosellas seguirán siendo comestibles durante unas semanas una vez dentro del frigorífico.

También puede ser de interés leer: Guia para cultivar Aguacates en maceta.

¿Has cultivado grosellas en tu jardín? Nos encantaría que nos lo contaras. Cuéntanos tu experiencia en la sección de comentarios más abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *