Cómo preparar la huerta para la llegada de la primavera

La primavera es el momento perfecto de preparar la huerta para las futuras semillas. De hecho, el invierno probablemente causó algunos daños debido a las heladas, la nieve o simplemente las temperaturas frías. Las ramas pueden haber sido rotas, el follaje puede haber sido dañado, al igual que el suelo. A continuación veremos las tareas básicas necesarias para preparar la huerta y de esta manera tener una excelente producción ahorrando tiempo y recursos.

Cubrir el suelo

Antes que llegue la primavera si se desea evitar el crecimiento de malezas, hay que cubrir el suelo en el otoño o el invierno con cartón o mantas y asegurar los extremos con piedras grandes. Sin sol y sin oxígeno, eventualmente morirán. Cuando la primavera regrese, todo lo que tienes que hacer es sacarlos. Es posible que cuando retires el carton o mantas, el agua se haya asentado porque se habrá acumulado. Dale tiempo para que se evapore correctamente. Una vez seco el lugar ya se puede comenzar con la tarea de airear el suelo, la cual explicamos más adelante en este artículo.

Limpieza de las plantas de año anterior

Es necesaria una limpieza para tener un huerto sano en la estación adecuada. Aunque las plantas parezcan muertas a finales del invierno como puede ser el caso de los pimientos, podarlas sin arrancarles las raíces ayuda mucho a la planta, esto hace que cuando empiecen a salir los nuevos brotes la planta gaste menos energía en eliminar esas ramas viejas y entonces la energía se aprovecha mejor, dando como resultado un mejor desarrollo de la planta durante todo el nuevo siclo.

La poda se hace idealmente a partir del comienzo del otoño y asegura que la planta no se agote. Cortar ayuda a ahorrar energía, simplemente, siempre que se pode limpiamente con una tijera de podar, en ángulo y con un corte limpio.

Lo mismo ocurre con los árboles y los frutales, ahora es el momento de podarlos para que puedan dirigir toda su energía a lo que vale la pena… los brotes en lugar de las ramas muertas. Y por cierto, preparar el jardín en primavera con una buena poda produce exteriores más limpios y ordenados, lo suficiente para esperar hasta que aparezcan las primeras flores.

Airear y limpiar el suelo

Antes de sembrar o plantar, la tierra que albergará las plantaciones debe estar bien preparada. Es aconsejable aflojar el suelo, se trata de descompactar los terrones para aflojar el suelo. Hay que tener cuidado de no voltear el suelo ya que este es rico en organismos esenciales para el crecimiento de las plantas, y al darlo vuelta hacemos que la vida existente en él sea destruida.

Para airear el suelo sin dañarlo, se utilizan buenas herramientas de jardinería como la pala tenedor o pala de pinchos. Debemos enterrar la pala y hacer un movimiento hacia adelante y otro hacia atrás solo para aflojar la tierra y listo, seguimos así hasta terminar todo el lugar.

Es mejor reservar los nutrientes disponibles para las plantas y arbustos que para las malas hierbas. Que además son mucho más fáciles de sacar cuando tienen el tamaño de brotes jóvenes, en vez de en unas pocas semanas cuando tendrán raíces profundas! Comienza por limpiar quitando lo que no debería estar ahí, airea el suelo para preparar tu jardín para la primavera. En este caso, el suelo debe ser trabajado hasta que tenga una textura fina y suelta en la superficie, sin terrones ni piedras.

Abonar el suelo

¿Ha llegado el final del invierno? Es hora de enriquecer el suelo para aumentar su contenido de nutrientes… nutrientes que luego alimentarán a las plantas, flores, árboles y arbustos para ayudarles a florecer. La primera opción es el abono, siempre y cuando esté perfectamente maduro, mezclado con la capa superior del suelo. La segunda opción es el estiércol, que puede utilizarse como abono. Tercera opción, un simple fertilizante.

Se añaden fertilizantes básicos o complementarios, que alimentarán los cultivos durante todo el verano. Para un jardín orgánico, preferimos fertilizantes naturales. Además de los fertilizantes debemos agregar compost para enriquecer el suelo y asegurarnos que las plantas tendrán alimento durante toda la temporada.

También es el momento de cortar las plantas que hemos sembrado para usar como abono verde que han pasado el invierno. Pueden ser trituradas y enterradas superficialmente. Con esto logramos aportar nutrientes, a medida que va pasando la primavera esto se descompone abonando el suelo en el verano.

Organizar las plantaciones de hortalizas

A lo largo de la temporada, algunos cultivos se cultivan en la misma parcela. Para un huerto armonioso y productivo, anticipamos e implementamos un plan que tiene en cuenta la asociación y rotación de cultivos.

Las asociaciones de cultivos son importantes. Algunas plantas tienen un efecto beneficioso en sus vecinos ya que alejan las enfermedades y los parásitos, fertilizan el suelo, etc. En este apartado puedes aprender más sobre las asociaciones de cultivos.

La rotación de cultivos consiste en alternar, cada año, plantaciones en el mismo terreno. Esto equilibra el suelo, desalienta a los insectos indeseables y tiene muchas otras ventajas. Aquí te enseñamos todo sobre la rotación de cultivos.

Un ejemplo básico sería; donde un año sembramos tomates, al otro año en ese mismo lugar podemos cultivar legumbres, donde sembramos lechuga, al otro año plantamos cebolla, y así con todas las plantas. Nunca la misma planta al otro año en el mismo lugar.

Comenzar a sembrar y plantar

Empezamos eligiendo buenas semillas. Preferimos las semillas tradicionales, que se adaptan a nuestro clima. Y preferiblemente sin pesticidas. Al final de la temporada, podremos cosechar las semillas de las plantas durante los próximos años.

Debido a que será necesario plantar rápidamente una vez que el tiempo lo permita, lo mejor es anticiparse lo más posible. Especialmente cuando se planea un huerto, y hay que organizar las variedades según el sol o las asociaciones de plantas! Antes o después de haber limpiado el exterior y plantado las plántulas en cajas, debes tomarte el tiempo de pensar en la organización de las plantaciones. Con planes, si es necesario, para un parche vegetal bien organizado.

Hay que sembrar y plantar en el momento oportuno. Si se empieza demasiado pronto, las plántulas y las plantas sufrirán de heladas. Si lo hacemos demasiado tarde, pueden tener una mala recuperación o no tendrán tiempo para desarrollarse. La primavera es el momento adecuado para plantar muchas especies. Para no ralentizar su recuperación, las plantas se siembran cuando ha pasado el riesgo de heladas.

Para preparar tu jardín para la primavera, siembra las primeras semillas de vegetales y frutas de verano en tazas de tierra que se mantienen calientes en el interior, detrás de un vidrio, en un invernadero o en una terraza. Las berenjenas, pimientos, tomates o pepinos se vigilan con cariño para que puedan ser replantados una vez que la primavera esté bien establecida. En cuanto a los jardineros que tienen espacio en los invernaderos o túneles, ahora pueden plantar guisantes y zanahorias, coles y cebollas o rábanos, para dejarlos crecer a cubierto… y con un poco de suerte, cosecharlos antes que nadie.

Una vez que los plantines se han desarrollado y ya dispongan de al menos tres pares de hojas y unos diez centímetros de alto, se trasplantan a otras macetas o al suelo. Algunos cultivos resistentes se pueden colocar antes al aire libre, como los frijoles y los guisantes.

Preparar el riego

Algunos vegetales tienen altos requerimientos de agua. Dependiendo de los cultivos y del clima, es necesario contar entre 0 y 6 litros de agua por día y por metro cuadrado.

Recomendamos recoger el agua de lluvia

En el jardín, nada es mejor que el agua de lluvia. Un regalo del cielo que ¡es gratis! Es más apropiada porque el agua utilizada para el riego debe ser blanda, no muy dura y no muy ferruginosa.

Si sólo se utiliza agua en el jardín, no se necesita una instalación grande. Un simple barril puede servirnos de mucho. Debe estar conectado a las canaletas del techo de la casa. Es útil colocar una pequeña rejilla (o colador) encima de la tapa del barril, dependiendo del sistema utilizado, evitará la acumulación de suciedad en el agua.

También puede ser de interés leer: Jardinería sin labrar el suelo te contamos como lograrlo

Limitar las necesidades de agua y proteger el suelo

Para reducir las necesidades de agua de una parcela, es aconsejable cubrir el suelo con una capa de materia orgánica, podemos usar pasto seco, hojas de podas, ramitas, paja, etc. A esto se le llama acolchado o mantillo y es una técnica que ahorra mucha agua. Esta capa protectora mantiene la humedad cerca de las plantas. Además de eso protege al suelo de los rallos ultra violetas del sol los cuales destruyen la vida microbiana que existe en él y también evita que las hierbas no deseadas proliferen. Aquí puedes leer todo sobre el uso de mantillo.

Ahora estás listo para preparar el jardín o huerto de una manera ecológica. Así que empecemos. Las herramientas de jardinería han estado golpeando en el cobertizo durante demasiado tiempo.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Cómo preparar la huerta para la llegada de la primavera”