Cómo preparar un bocashi simple y efectivo

Bocashi es una palabra japonesa que significa «materia orgánica bien fermentada», es de hecho un método de compostaje utilizado en la agricultura orgánica y ecológica, que permite reciclar la mayoría de los residuos de alimentos y también promover la vida biológica del suelo.

¿Qué es Bocashi?

Más concretamente, el bocashi es un proceso de fermentación anaeróbica, por lo tanto sin la presencia de oxígeno, que suele estar compuesto por una mezcla hecha de salvado de cereales que contiene microorganismos eficaces (EM), la mayoría de las veces EM-1, también llamado «iniciador bocashi» o iniciador/activador bocashi, que se mezcla directamente con sus residuos alimenticios y los transforma en abono orgánico, para obtener finalmente un rico suelo «vivo», donde se activan todos los mecanismos naturales para proporcionar todos los recursos necesarios para un buen equilibrio, así como una buena nutrición y protección de sus plantas.

Es gracias a la formidable sinergia de todos los elementos de la vida microbiana del suelo que obtenemos la optimización de la «vida» de nuestra tierra. Desempeña un papel fabuloso como catalizador entre los diferentes hidratos de carbono, aminoácidos, ácidos orgánicos y también gracias a una alta actividad enzimática, que finalmente constituye una vida biológica armoniosa.

Preparación de Bocashi

Para preparar un buen bocashi digno del nombre necesitarás:

  • 20L de agua de calidad a temperatura ambiente, 25ºC (77ºF).
  • 250 ml de melaza orgánica
  • 250 ml de EM-1 o EMS
  • 22Kg (50lbs) de salvado de trigo

El salvado de trigo, la solución de Em-1 y la melaza trabajan conjuntamente para crear el producto fermentado conocido como Bocashi, que contiene microbios que digieren el material orgánico y lo descomponen en una forma disponible en las plantas, rica en carbono.

Cómo hacer el Bocashi

Calentar 4L de agua hasta que esté lo suficientemente caliente para disolver fácilmente la melaza. Luego agregar 250ml de melaza a los 4L de agua y revolver hasta que esté homogénea.

Luego agregar los 4 litros de melaza a los 16 litros restantes de agua. Mezclar creando un movimiento similar a un vórtice, que es un movimiento natural similar a un remolino, agitando activamente la mano en un movimiento de rotación en el sentido de las agujas del reloj, luego agregar el EM-1, y luego invertir el remolino varias veces hasta que la mezcla sea homogénea.

Después de esto vierte el salvado de trigo en un montón cónico. Formar un cráter en la parte superior. Esto crea un depósito conveniente para verter la mezcla de EM-1, melaza y agua.

Ahora mezcla el salvado y el líquido con tus manos, casi como si estuvieras haciendo una pasta. Incorporar de apoco el líquido para que el contenido de humedad se distribuya uniformemente. Esto llevará unos 20 minutos. Es importante mezclar bien, para obtener un conjunto equilibrado. En esta etapa, deberías ser capaz de presionar un poco del preparado en tu mano sin que suelte ningún líquido, mientras aún está húmedo.

Pon la mezcla en una bolsa de plástico o un contenedor hermético. Permite la menor cantidad de aire posible y cierra la bolsa lo más apretadamente posible (anaeróbico, para evitar la presencia de oxígeno en la medida de lo posible). Ahora que no está en contacto directo con el aire, los microbios anaeróbicos pueden ir a trabajar para fermentar el grano, consumiendo esta fuente de azúcares simples. Este proceso será mucho más rápido si tiene lugar a alta temperatura ambiente, unos 25 C°. A medida que los microbios crecen, liberan gases, causando que el contenedor o la bolsa de plástico.

Una fermentación de 2 semanas creará un dulce pero poderoso olor a fermentación. Esta bolsa de plástico de Bocashi en fermentación se hizo en un día bastante caluroso, activándose en sólo unas horas. Se recomiendan dos bolsas de plástico para las condiciones de trabajo prácticas.

Después de 2 semanas, el salvado debe estar completamente fermentado y tener un olor dulce, también bastante picante, cercano al de la cerveza o la levadura, esto se debe a la presencia de la bacteria del ácido láctico (lacto bacilo). Tu bocashi está listo para ser usado, sin embargo no se mantendrá bien en su nivel de humedad actual. Para poder almacenarlo más tiempo, se recomienda secar el bocashi. La forma más fácil y barata de hacerlo es extenderlo en una lona al sol, rastrillarlo hasta que esté seco. Un horno o deshumidificador funcionará si necesita secarse en el interior.

Uso del bocashi

El bocashi activado está ahora listo para ser usado como una bio-modificación o un abono anaeróbico. Un pequeño consejo, si decides utilizar este preparado como bio-mienda, te aconsejamos que no coloque tu enmienda de bocashi demasiado cerca de las raíces, ya que su alta acidez podría quemar su masa radicular, por lo que debes elegir la zona periférica de la planta (a unos 30-40 cm de las raíces).

Preparación de abono anaeróbico

Ahora que nuestro bocashi activado está listo, lo utilizaremos para la preparación de un abono anaeróbico, antes de mezclarlo finalmente con la tierra de maceta, para obtener un sustrato completo, eficiente y totalmente orgánico.

Para ello, utilizaremos un nuevo recipiente, con un grifo si es posible para extraer el jugo de este abono y utilizarlo como fertilizante natural después. Ten cuidado, este jugo de abono bocashi es muy concentrado en elementos nutritivos, por eso te aconsejamos que lo diluyas en una proporción del 1% en su solución nutritiva, para evitar quemar tus plantas severamente (pH muy ácido, alrededor de 3-4 cuando está fresco).

El compostador tendrá que estar completamente sellado (anaeróbico/libre de oxígeno) para poder preparar nuestro compost final en capas, como un bonito plato de lasaña. Lógicamente dispondremos, en orden, una capa de residuos alimenticios y luego una capa de nuestra preparación de bocashi activada, en tantas capas como sea necesario hasta que lleguemos a la parte superior de nuestro contenedor de abono. Es importante empaquetar bien las diferentes capas, para que el oxígeno no penetre entre ellas y no altere el buen funcionamiento del proceso. Esto también juega un papel importante en la producción de jugo de bocashi.

También puede ser de interés leer: Consejos para una buena realización de compost

Luego tendrás que mezclar el abono bocashi con la tierra para macetas que elijas, dejarlo reposar durante unas 2 semanas y finalmente podrás usar este sustrato orgánico completo. Aconsejamos una proporción de mezcla de unos 2/3 de compost para 1/3 de compost de bocashi, para obtener un buen equilibrio entre los diferentes elementos.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Cómo preparar un bocashi simple y efectivo”