Cómo propagar, cultivar Avellanas (avellano) y sus cuidados

¿Quieres hacer una adición única a tu jardín este año? Plantar un avellano (Corylus avellana) es una experiencia gratificante cuando empieza a dar sus dulces frutos secos. Los avellanos crecen de forma nativa en muchas regiones del hemisferio norte, y son comunes en las zonas más frías con bosques caducifolios. En este articulo veremos cómo propagar, cultivar avellanas y sus cuidados.

cultivar avellanas avellano

Introducción

El avellano pertenece oficialmente a la familia de los abedules. Sin embargo, algunos botánicos lo sitúan en una subcategoría conocida como «Corylaceae».

Algunas de las variedades más comunes que se cultivan para obtener frutos secos y madera son el avellano europeo o común, también conocido como avellano gigante, y el avellano americano.

Los avellanos pueden crecer hasta 6 metros de altura y extenderse hasta 4 metros. Los árboles son fáciles de podar y pueden encajar en jardines pequeños con facilidad.

Esta guía te ofrece todo lo que necesitas saber sobre el cultivo de avellanos.

Dónde cultivar avellanas

El avellano disfruta creciendo a plena luz del sol o en sombra parcial en climas cálidos y secos. Normalmente, los avellanos necesitan unas cuatro horas de luz solar directa al día para producir frutos secos.

Asegúrate de plantarlo en una zona adecuada del jardín donde el árbol reciba la mayor cantidad de luz solar posible. Si vives en un clima muy cálido y seco, plántalo en la sombra parcial.

Propagación del avellano

Existen varios métodos para propagar los avellanos. Aquí están nuestras principales opciones para la propagación.

Semillas

sembrar avellano

Empezar a cultivar avellanos a partir de semillas es un reto, y es frustrante para el jardinero principiante. Por lo tanto, recomendamos que sólo los jardineros experimentados acepten el reto de cultivar sus avellanos a partir de semillas.

Antes de germinar las semillas de avellano, recomendamos comprobar la viabilidad de la semilla sumergiéndola en un vaso de agua.

Retira las semillas que floten en la parte superior del vaso y tíralas. Planta las semillas en el suelo a principios del otoño.

Coloca el extremo puntiagudo de la semilla hacia abajo cuando la plantes. Si vives en un clima frío, protege la semilla y la plántula durante el invierno utilizando un pequeño invernadero o capas gruesas de mantillo.

La germinación puede tardar varios meses, por lo que los jardineros deben tener tiempo y mucha paciencia. Mantén las macetas en el exterior, en el porche, y asegúrate de que la tierra drene bien y siempre esté húmeda.

Cuando el tiempo empiece a ser cálido a principios de la primavera, tendrás que regar con regularidad para mantener la humedad en la tierra.

Si la tierra se seca, puedes detener o ralentizar el proceso de germinación. Los primeros signos de las plántulas deberían aparecer en las primeras semanas del verano.

Una vez que las semillas de avellano hayan brotado, plántalas en una maceta de 20 cm de profundidad con tierra rica para macetas.

Mantén las plantas en las macetas hasta que alcancen de 10 a 20 cm de altura, y entonces plántalas en el jardín.

Plántulas o trasplantes

Puedes comprar plantones de avellano en el vivero o empezar con semillas. Recomendamos empezar con un trasplante para obtener un índice de crecimiento más rápido y un plazo más breve para la primera cosecha.

Si eres un jardinero novato, lo ideal es empezar con trasplantes, ya que te permite evitar la molestia y la frustración de germinar las semillas tú mismo.

Planta tus trasplantes o plántulas en el jardín a finales de otoño o en invierno, durante el periodo de latencia del árbol.

Esta estrategia ayuda a minimizar la necesidad de riego, evitando el calor del verano que podría estresar al arbolito. Separa los trasplantes unos 3 metros entre sí.

Propagar por estolones

Los jardineros también pueden propagar sus avellanos a partir de estolones. Los estolones son los chupones que aparecen en la base de los arbustos.

Desentierra un chupón con sus raíces a finales del otoño y replántalo a unos 3 metros de distancia del árbol, a unos 30 cm por debajo de la superficie del suelo.

Como plantar un avellano

plantar cultivar avellano

Cuando plantes plantones con raíces procedentes del vivero, pon las raíces en remojo durante unas horas antes de plantarlas.

Cava un agujero lo suficientemente profundo como para que quepa el cepellón, pero no caves demasiado, o provocarás la putrefacción del tronco del arbolito. Asegúrate de que el agujero sea el doble de ancho que el cepellón.

Coloca el árbol en el agujero y rellénalo con la tierra excavada, si quieres estimular el crecimiento en el primer año, puedes agregar unos puñados de abono orgánico y perlita para mejorar la nutrición, la retención de agua y la circulación de aire en el suelo.

Tras rellenar el agujero con la tierra excavada, apisona alrededor de las raíces para eliminar las grandes bolsas de aire.

Cuando termines de plantar tu avellano, riega en profundidad. Deja que las raíces se sequen durante unos días y sigue regando abundantemente durante el primer año.

Cuando se establezca en el jardín, empezará a despuntar. Ten en cuenta que cuando empiezan a crecer, pueden alcanzar una media de 30 a 50 cm cada año.

Cuidados del avellano

cultivar avellanas cuidados

Necesidades de suelo y clima

Puedes cultivar avellanas en muchos tipos de suelo. Sin embargo, el suelo debe drenar bien, y los suelos saturados pueden provocar el desarrollo de la podredumbre de las raíces de la planta.

El avellano prefiere un suelo con un pH de 5,5 a 7,5. Se puede abonar el árbol en el primer o segundo año. Sin embargo, alimentar el árbol en el tercer o cuarto año podría ralentizar la producción de frutos secos a expensas del crecimiento del follaje y del tallo.

La mayoría de los avellanos prefieren los climas más frescos. Sin embargo, los jardineros deben tener en cuenta que las temperaturas inferiores a los -10 °C en primavera pueden provocar la pérdida de la cosecha de frutos secos.

Riego

El avellano maduro es resistente a la sequía, pero los árboles más jóvenes necesitan suelos húmedos al menos durante los tres o cuatro primeros años de vida.

Nunca dejes que los árboles jóvenes se sequen por completo, o atrofiarás su crecimiento. Riega el avellano una vez a la semana durante la temporada de crecimiento hasta que las raíces se establezcan.

Riega en profundidad cuando el tiempo sea seco, y procura que el árbol reciba alrededor de dos o tres litros de agua cada 10 días durante las dos primeras temporadas.

Poda

El avellano es una responsabilidad de bajo mantenimiento para el jardinero. Sin embargo, el jardinero tiene la ventaja de podarlos en formas que se adapten al espacio que tiene en el patio.

Puedes darle forma de árbol o de arbusto al avellano, según tus preferencias. Si cultivas la planta como arbusto, no necesitas podar tanto el árbol.

Si está cultivando un árbol, elimina los chupones que aparecen al final de la temporada de crecimiento, y centrará el crecimiento en el tallo principal de la planta.

Al dar forma al árbol, el jardinero debe eliminar las ramas colgantes y bajas, manteniendo cinco miembros en la parte superior del tronco. Selecciona algunas de las ramas más fuertes durante el invierno y pode el resto.

Cosecha de las avellanas

cosechar avellanas

La mayoría de los avellanos tardan unos cuatro años en empezar a producir frutos. Cuando tu árbol tenga lista su primera cosecha, las avellanas caerán de las ramas después de madurar en el otoño.

Para recoger las avellanas, coloca una lona alrededor de la base del árbol cuando veas que caen las primeras.

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar un árbol de Guayabas y sus cuidados.

Recógelas en la lona cada mañana hasta que el árbol termine de producir. Puedes almacenar las avellanas en un espacio seco, fresco y oscuro hasta un año.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.