Cómo propagar, cultivar Bromelias y sus cuidados

Muchas Bromelias son plantas de interior fáciles de cultivar, que aportan un color tropical duradero a una habitación luminosa. Algunas pueden trasladarse al exterior durante unos meses en verano, y unas pocas pueden sobrevivir todo el año en jardines muy cálidos y protegidos. Veamos cómo propagar, cultivar bromelias y sus cuidados.

cultivar bromelias

¿Qué son las bromelias?

Las bromelias son un grupo amplio y diverso de plantas, a menudo procedentes de regiones tropicales. Juntas forman la familia de las Bromeliáceas.

Muchas de ellas son plantas de interior exóticas e inusuales, como las plantas de aire (Tillandsia) y las plantas de urna (Aechmea). Las piñas (Ananas comosus) también son bromelias.

Las bromelias que se cultivan habitualmente como plantas de interior prosperan en alféizares cálidos y luminosos o en invernaderos con calefacción.

También pueden trasladarse al exterior en verano. Algunas de las bromelias más robustas pueden cultivarse permanentemente en el exterior en zonas muy templadas, como la Fascicularia bicolor.

Propagar Bromelias mediante esquejes

propagar cultivar bromelias

La mayoría de las bromelias que forman rosetas son fáciles de propagar a partir de «vástagos o crías», que son plantas pequeñas producidas alrededor de la base de una planta madura.

El primer paso para cultivar crías es sacarlas de la planta madre. Cuanto más tiempo permanezcan las crías en la planta madre, antes alcanzarán la madurez y florecerán.

Esto significa tolerar una planta madre moribunda cuyas hojas amarillearán y finalmente se pondrán marrones. Se trata de un proceso natural y no hay que preocuparse, ya que el progenitor está poniendo toda su energía en la propagación a través de las crías.

La mayoría de las bromelias pueden producir varias crías, espera a que la planta parezca bastante muerta antes de cosecharlas.

Las crías deben tener entre un tercio y la mitad del tamaño de la planta madre antes de la división.

Es posible que empieces a ver raíces en las crías, pero aunque no hayan formado raíces, las crías maduras pueden sobrevivir ya que son epífitas.

Utiliza un cuchillo estéril y afilado para extraer las crías. A menudo es mejor sacar a la madre del recipiente para ver mejor dónde hacer los cortes.

Corta la cría separándola del progenitor, llevándose una pequeña cantidad del progenitor junto con el desplazamiento.

Coloca cada cría en macetas individuales enterrando la base a 1 cm de profundidad, procura que queden firmes en el suelo y riega hasta humedecer bien la tierra.

Utiliza una mezcla de compost de drenaje libre compuesta por corteza fina (o compost) perlita y fibra de coco, en partes iguales. O en su defecto tierra de jardín con la misma cantidad de arena.

Si la planta madre sigue pareciendo lo suficientemente viva, trasplántala y cuídala como de costumbre. Con un poco de suerte, es posible que produzca más crías antes de que desaparezca.

Dónde cultivar bromelias

En el interior

cultivar bromelias en el interior

A la mayoría de las bromelias les gusta tener mucha luz, calor y algo de humedad.

Colócalas en un lugar con mucha luz, pero a la sombra del fuerte sol de verano, que puede chamuscar las hojas. Algunas pueden tolerar más sol que otras.

Mantenla a unos 21ºC en verano para favorecer la floración, pero una vez que se formen los capullos, las temperaturas más frescas de 12ºC ayudarán a que el espectáculo dure más tiempo. Proporcionar un mínimo de 10ºC (50ºF) en invierno

Les gusta el aire húmedo, como el de un baño o una cocina, o puedes colocar el recipiente en una bandeja con grava húmeda.

Mantén las plantas alejadas de los radiadores o calefactores y de las corrientes de aire frío

En el exterior

cultivar bromelias en el exterior

Las bromelias pueden trasladarse al exterior durante unos meses en verano, una vez que las temperaturas nocturnas superen constantemente los 10ºC (50ºF).

Colócalas en un lugar cálido y resguardado, al sol o en sombra parcial, pero protegidas del sol del mediodía. Funcionan bien en jardines de estilo tropical, en vibrantes parterres de verano y en entornos contemporáneos.

Algunas bromelias, como las fascicularias, las puyas y la Billbergia nutans, pueden sobrevivir al aire libre todo el año en zonas templadas o cálidas.

Necesitan un lugar cálido, soleado y sin heladas, con un suelo que drene bien o con compost y protegido de la humedad invernal.

Cultivar bromelias

cultivar bromelias

Riego

Muchas bromelias tienen un pozo (o depósito) en el centro de la roseta, incluidas las plantas de urna (Aechmea), Guzmania lingulata y Neoregelia carolinea f. tricolor.

El pozo debe mantenerse siempre lleno, idealmente con agua de lluvia o agua destilada. Vacíalo y rellénalo cada uno o dos meses, para que el agua no se pudra.

En verano, riega regularmente para mantener el suelo húmedo pero no empapado; en invierno, riega con menos frecuencia, dejando que el suelo se seque entre riego y riego.

Humedad

Aumenta la humedad alrededor de las bromelias, sobre todo en verano, ya que el aire en la mayoría de las casas suele ser bastante seco, especialmente cuando la calefacción está encendida.

Coloca el recipiente en un platillo con grava húmeda o bolitas de arcilla. Mantén el nivel de agua justo por debajo de la superficie de la grava, para que no sature el compost del recipiente.

Rocía las hojas regularmente con agua, especialmente cuando haga calor o cuando la calefacción esté encendida durante mucho tiempo.

Los cuartos de baño y las cocinas luminosas y húmedas suelen ser buenos lugares para las bromelias.

En el caso de las plantas que se cultivan al aire libre en verano, colócalas en un lugar protegido, fuera de los vientos secos.

Alimentación

Muchas bromelias son de crecimiento lento y proceden de entornos con pocos nutrientes, por lo que generalmente necesitan poca o ninguna alimentación. La sobrealimentación puede reducir a veces la vitalidad de los colores de las hojas.

Sin embargo, si deseas alimentarlas, existen varios métodos para los distintos tipos de bromelias:

En el caso de las bromelias con un «pozo» central, añade una vez al mes, en primavera y verano, un abono líquido equilibrado o de bajo contenido en nitrógeno, diluido a la mitad. No coloques nunca alimento sólido en el pozo, ya que puede quemar el follaje.

En el caso de las bromelias epífitas sin pozo, rocía las hojas con alimento foliar equilibrado una vez al mes desde la primavera hasta el otoño.

Para las bromelias que arraigan en el suelo (terrestres), como las piñas (Ananas comosus var. variegatus) y las Cryptanthus, aplica un abono líquido equilibrado de media potencia al compost cada dos o cuatro semanas, desde la primavera hasta el otoño.

Hibernación

Las bromelias son tiernas y no sobreviven a las heladas. Pueden trasladarse al exterior en verano, pero deben introducirse en el interior en otoño, antes de que las temperaturas nocturnas bajen a 10ºC (50ºF).

En algunos lugares muy protegidos y sin heladas, algunas de las bromelias más resistentes, como las fascicularias, las puyas y la Billbergia nutans, pueden sobrevivir al aire libre en inviernos suaves. Consulte nuestra guía para prevenir los daños invernales.

Cuidados y solución de problemas

cultivar bromelias cuidados

Cultivar bromelias es fácil, y por lo general están libres de enfermedades. Sin embargo, si las condiciones de cultivo no son adecuadas, pueden presentar algunos de los siguientes síntomas:

  • Las puntas de las hojas se vuelven marrones y las raíces se pudren: esto es debido al exceso de riego o al encharcamiento. Deja siempre que el agua escurra después de regar.
  • Humedad: Cada planta necesita un nivel de humedad diferente. Las plantas de interior que necesitan mucha humedad se cultivan mejor en un cuarto de baño con vapor, nebulizado regularmente o con la maceta colocada en un platillo de guijarros húmedos.
  • Hojas blanqueadas o marrones: generalmente son causadas por el sol. Protege las plantas del sol fuerte, especialmente en verano.

También puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivar Torenia y sus cuidados.

  • Plagas: Algunas bromelias pueden atraer ocasionalmente plagas comunes de los invernaderos, como cochinillas y cochinillas. Inspecciona las plantas con regularidad, ya que cuanto antes detectes las plagas, más fácil será eliminarlas.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: