Cómo propagar, cultivar Echeveria y sus cuidados

La Echeveria es un género de plantas suculentas con más de 300 variedades, tienen hojas gruesas y carnosas con forma de roseta. Son de bajo mantenimiento, forman macizos y vienen en una gran variedad de colores. En este artículo veremos cómo propagar, cultivar Echeveria y sus cuidados.

cultivar echeveria

Datos básicos

  • Nombre botánico: Echeveria spp.
  • Nombres comunes: Echeverio, Bola de nieve, Rosa del abastro
  • Familia: Crassulaceae
  • Tipo: Suculenta de hoja perenne
  • Altura: Máx. 30 centímetros (sólo algunas especies)
  • Extensión: Máx. 30 centímetros (sólo algunas especies)
  • Tiempo para alcanzar el tamaño definitivo: 2-5 años
  • Luz: Pleno sol
  • Riego: Poco
  • Temperatura: No tolera las heladas. Mín. 1ºC
  • Suelo: Arenoso o arcilloso que drena libremente

El género Echeveria abarca muchos cultivares y variedades impresionantes, como Echeveria elegans, Echeveria lilacina, Echeveria secunda y Echeveria agavoides. Esta guía de cultivo y cuidados puede aplicarse a todas las variedades. Veamos cómo propagar y cultivar Echeverias.

Cómo propagar Echeverias

Propagar por división

propagar echeveria

Cuando son maduras, las Echeveria producen unos pequeños clones de sí misma en la parte inferior. Estas pequeñas plántulas se conocen comúnmente como «polluelos».

Echa un vistazo a su base para ver si está formando algún polluelo. Es posible que tengas que retirar ligeramente la tierra para poder ver bien esta zona.

Una vez que hayas identificado el desplazamiento para propagar, córtalo. Si está fuertemente unido al tallo, utiliza un cuchillo afilado y limpio para desprenderlo.

propagar echeveria

O bien, si ha crecido un poco y ya ha empezado a desarrollar sus propias raíces, puedes arrancarlo, pero procura no dañar demasiado las pequeñas raíces.

Elimina la tierra del polluelo y déjalo en un lugar cálido durante unos días para que zona donde está el corte se seque un poco.

Si no dejas que se seque antes de plantar, es probable que el polluelo se pudra o enferme cuando se plante en el suelo.

Rellena una maceta con una mezcla apropiada para macetas y apisónela ligeramente. Humedece la tierra antes de plantar, pero no demasiado.

Haz un agujero poco profundo para plantarlo y colócalo en él, no lo plantes demasiado profundo (la roseta debe estar justo por encima de la superficie del suelo, no enterrada).

O bien, si el polluelo es sólo una roseta sin raíces ni ningún tallo, colócalo en la superficie de la tierra (asegurándote de que está en el sentido correcto).

Coloca los esquejes en un lugar con sol brillante e indirecto, mientras se desarrollan las raíces. No regar.

Durante las siguientes semanas, debes regar la plántula muy ligeramente. No riegues en exceso y mantén la tierra relativamente seca para favorecer el desarrollo de las raíces (que buscan agua). Puedes rociar la tierra ligeramente una vez a la semana y esto debería ser suficiente.

Una vez que notes que tu esqueje está firmemente enraizado (prueba a tirar suavemente de él para ver si hay resistencia) está listo para trasplantarlo.

Propagar por esquejes de hoja

propagar cultivar echeveria

Dado que las Echeveria tienen hojas llenas de nutrientes, se prestan a esta forma de propagación, porque la hoja puede sostener el desarrollo de la nueva planta.

Para tomar esquejes, selecciona las hoja  que desees de una planta madura, busca las de la base, ya que las de la parte superior, o del centro, son demasiado nuevas y pequeñas.

Tira con cuidado de la hoja elegida moviéndola hasta que se desprenda. Si no se desprende con facilidad, probablemente no sea una buena candidata, prueba con una hoja más grande y más baja.

Es importante mantener la hoja intacta y no aplastarla ni romperla. Así que desecha las que estén rotas.

Al igual que con todos los esquejes de suculentas, deja los esquejes de hoja en un lugar cálido y seco, con luz brillante e indirecta, hasta que la herida se cure (esto tarda unos días).

Plantar el esqueje de hoja

propagar cultivar echeveria

Llena una bandeja o un recipiente poco profundo con un medio de cultivo adecuado y de drenaje libre, coloca el esqueje sobre la superficie sin enterrarlo y humedece la tierra.

Colócalos a la luz del sol, pero de forma indirecta (para que no se quemen o se marchiten antes de que la nueva planta pueda empezar a crecer).

Rocía ligeramente los esquejes durante las siguientes semanas, para mantener la tierra húmeda pero no muy mojada; hazlo cada dos días y empezarás a ver cómo se desarrollan las raíces y luego las rosetas.

A medida que las raíces se desarrollen, cúbrelas ligeramente con un poco de tierra y sigue rociándolas con agua. La tierra sobre las raíces ayudará a «anclar» los esquejes y a animarlos a enraizar en la tierra de abajo.

Cuando veas que tus esquejes de hoja han echado raíces y han enraizado bien, riégalos ligeramente (después de unas 2 a 4 semanas).

Cuando veas un nuevo crecimiento significativo, y la plantita haya echado raíces, puedes trasplantarla con cuidado y trasladarla a una zona con más luz directa, y darle los cuidados normales

La hoja «madre» se arrugará y morirá de forma natural, por lo que no es necesario retirarla, pero si permanece, y quieres hacerlo, puedes retirarla con cuidado durante el trasplante.

Cómo cuidar y cultivar Echeveria

cultivar echeveria

Dónde cultivar Echeveria

Necesita una gran cantidad de luz brillante; lo ideal es que reciba al menos cinco horas de luz realmente brillante por día para prosperar. Si no reciben la cantidad de luz adecuada, no florecerán y se volverá débil y etiolada.

Puedes cultivar tu Echeveria en macetas que sean lo suficientemente ligeras como para poder moverlas con facilidad; de este modo, puedes llevarlas a la protección en los meses más fríos y al exterior en verano.

Si no puedes colocarlas en el exterior durante el verano, un alféizar muy soleado será suficiente.

A las Echeveria les gustan los ambientes cálidos y secos. La temperatura y la humedad medias de la casa son adecuadas para ellas, pero no es una planta para el cuarto de baño o el lavadero, ya que es un poco húmedo para ellas.

¿Cuánta agua debo dar a mi Echeveria?

Al igual que muchas suculentas, prosperan con la negligencia (así es como han evolucionado), por lo que no necesitan mucho riego.

Si no estás seguro, es mejor regarlas ligeramente en lugar de hacerlo en exceso. Si riegas en exceso tu Echeveria, es casi seguro que se producirá una podredumbre de las raíces y puede provocar la muerte de tu planta.

Cuando la tierra se haya secado por completo, riega a fondo: mucha agua con poca frecuencia es mucho mejor que poca agua con frecuencia.

La forma más fácil de comprobar la humedad de la tierra es meter el dedo en ella. Si está seca, dale un trago a tu Echeveria y, si aún está húmeda, espera un tiempo hasta que se haya secado.

En verano necesitarán más agua, sobre todo cuando haga mucho calor, y necesitarán mucha menos agua en los meses más fríos.

¿Qué suelo le gusta a la Echeveria?

Al igual que la mayoría de las suculentas, les gusta un suelo poroso y de drenaje libre, que impida que la tierra se encharque y mantenga el exceso de agua lejos de las raíces.

Puedes comprar un abono especializado para cactus y suculentas o puedes hacer el tuyo propio.

Por lo general, yo utilizo: 1 parte de arena, 1,5 partes de perlita y 1,5 partes de tierra de jardín. La arena ayuda al drenaje, la perlita es porosa y absorbe el exceso de humedad y la tierra retiene una cantidad adecuada de agua.

¿Qué alimentación necesitan?

Las Echeveria son originarias de zonas donde el suelo es bajo en nutrientes, por lo que han evolucionado para tolerar esta situación y no necesitan fertilizantes adicionales.

Puedes alimentarlas con un pienso específico para cactus o suculentas durante su temporada de crecimiento activo, en verano, pero ten cuidado porque si las alimentas demasiado corres el riesgo de «quemarla con el abono».

También puedes utilizar un abono general y equilibrado muy diluido. Ver: Fertilizar Suculentas con métodos orgánicos y caseros

¿Necesita la Echeveria ser podada?

Por lo general, no es necesario podar las Echeverias, ya que se cuidan solas. Sin embargo, si se han alargado y estirado (normalmente debido a niveles de luz insuficientes), es posible que desees podarla para mantener su mejor aspecto y fortalecerla.

La poda de la mayoría de las suculentas se realiza mejor en primavera, durante su fase de crecimiento activo. Ver: Guía para Podar Suculentas correctamente

¿A qué plagas y enfermedades es propensa la Echeveria?

En general, no tienen plagas cuando se cultivan en interiores, pero, como muchas plantas de interior, pueden correr el riesgo de sufrir una infestación de cochinilla y gorgojo de la vid.

Las Echeveria no son especialmente susceptibles a las enfermedades, pero son propensas a la pudrición de las raíces provocada por el riego excesivo.

Artículos para complementar esta lectura

Cómo hacer un sustrato ideal para Suculentas y Cactus

Guía y consejos para el cuidado de Suculentas y Cactus

Cómo y cuándo regar las Suculentas y los Cactus

Cómo cultivar Suculentas y Cactus en el jardín exterior

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.