Cómo propagar, cultivar Gerbera y sus cuidados

Las brillantes y vibrantes floraciones de la gerbera (gerbera jamesonii), parecidas a las margaritas, hacen que esta increíble flor sea perfecta para cultivar en macetas de patio, en la parte delantera de los arriates o incluso en el interior. A continuación te explicamos cómo sembrar, plantar y cultivar gerbera y sus cuidados.

cultivar gerbera

¿Qué es una gerbera?

Procedente de la soleada Sudáfrica, la gerbera es en realidad un miembro de la misma familia de plantas que el girasol: la familia de las aster.

Se llaman comúnmente margarita Africana, margarita Gerbera, margarita Gerber, margarita de Transvaal o margarita de Barberton.

Las gerberas florecen en una amplia gama de colores, desde el blanco y el rosa hasta el rojo y el amarillo. Los robustos tallos emergen del centro de las plantas de hojas grandes, con una sola flor grande y compuesta por un tallo.

Dependiendo del cultivar, esta planta puede alcanzar de 10 a 60 cm de altura y de 15 a 45 cm de anchura.

Dónde cultivar gerbera

dónde cultivar gerbera

La Gerbera tendrá la mejor época de su vida en un lugar donde pueda recibir mucha luz solar. Sin embargo, esta planta no tolera el calor intenso y, de hecho, un exceso de éste provocará que las hojas se chamusquen y las flores se queden cojas.

En los climas con veranos calurosos o tardes duras, te sugerimos que cultives tu gerbera donde pueda experimentar algo de sombra. En el interior, colócala cerca o delante de ventanas que reciban unas 6 horas de sol al día.

Con respecto a las temperaturas, esta flor puede crecer sin problemas con temperaturas invernales que oscilan entre los 7 y 10 °C.

Aun así, tu planta necesitará una protección invernal adicional si vives en zonas más frías. En esta zona en particular, la mayoría de los jardineros prefieren cultivar su gerbera como ejemplares en maceta o anuales.

Propagación de la gerbera

propagar gerbera

División

La gerbera suele responder bien a la división una vez que se ha asentado en su nuevo hogar y alcanza la madurez.

A principios de la primavera, tendrás que desenterrar la planta de su medio de cultivo. Después de este paso, secciona sus raíces en dos partes y vuelve a plantar cada una en su ubicación permanente. Asegúrate de regar las nuevas plantas para que tengan un buen comienzo.

Esquejes

Una vez que llegue el verano, puedes propagar tu gerbera mediante esquejes. En general, debes tomar los esquejes de la base o de los brotes laterales para obtener los mejores resultados.

Antes de plantar, puedes sumergir los extremos cortados de los esquejes en hormona de enraizamiento para ayudarles a desarrollar un sistema de raíces más rápido.

Después, planta los esquejes en tierra fresca que drene bien y riégalos siempre que el sustrato se sienta seco al tacto.

Sembrar semillas

sembrar semillas de gerbera

Como las gerberas proceden de un clima considerablemente cálido, debes sembrar las semillas cuando las temperaturas oscilen entre los 18 y 21 grados Celsius. A principios de la primavera es lo ideal, aunque puedes hacerlo durante el verano también.

Siembra en almácigos o en pequeños recipientes, pon dos semillas en cada uno ya que no todas logran germinar.

Utiliza un abono para semillas de buena calidad o una mezcla de tierra de jardín con un poco de arena para evitar que se compacte, si dispones de compost agrega un poco también.

Siembra las semillas directamente sobre el suelo húmedo dejándolas al descubierto, no las entierres ya que pueden no germinar.

Deja el recipiente en un lugar donde reciba luz solar pero no directa, al menos hasta que aparezcan los primeros brotes, no olvides de mantener siempre el sustrato húmedo.

Cuando las plantas tengan más de dos pares de hojas puedes pasarlas a una maceta más grande o al suelo del jardín.

Recuerda realizar el trasplante cuando el sol no sea demasiado fuerte, lo ideal es hacerlo en horas de la tarde para que la planta no sufra.

Cultivar gerbera en macetas

cultivar gerbera en maceta

Las gerberas pueden ser un poco difíciles de cultivar. Necesitan mucha luz solar directa, pero no les gustan las temperaturas cálidas (cualquier temperatura de 25 grados o superior puede empezar a estresar a la planta).

En la mayoría de los casos, es mejor cultivar Gerbera en macetas, para poder trasladarlas a la mejor ubicación cuando cambie la estación. Puedes utilizar macetas de 10 litros o más para que estén cómodas.

Procura que reciban sol por la mañana y una ligera sombra por la tarde, y mantén la tierra uniformemente húmeda durante toda la temporada de floración de verano.

Cuando riegues, evita que el agua se deposite en las hojas o en la copa, ya que esto puede favorecer la podredumbre, y deja que el agua drene libremente por la maceta.

Corta con frecuencia las flores para que florezcan más, y elimina regularmente las hojas muertas o dañadas.

Cómo invernar las gerberas

Cuando llegue el invierno, traslada tus gerberas en macetas al interior, ya que no toleran las heladas.

Pueden tolerar temperaturas más frías en invierno, especialmente si reduces el riego. Deja que la tierra se seque entre los riegos.

Asegúrate de que la planta sigue recibiendo mucho sol directo. Lo más probable es que la floración disminuya o se detenga en invierno.

Recorta las hojas que se hayan amontonado y comprueba que la copa de la planta sigue estando al menos 3 centimetros por encima del suelo.

Cuando llegue la primavera, aumenta el riego y fertiliza la planta para que comience otra temporada de floración.

Cuidados de la gerbera

cuidados de la gerbera

Si decides cultivar gerberas en el interior, realmente añaden un maravilloso toque de color a un alféizar luminoso, un invernadero o un invernadero.

Dicho esto, ten un poco de cuidado para no quemarlas si la habitación se calienta mucho con el sol. Además, asegúrate de no dejar que tus plantas se enfríen demasiado, especialmente mientras se están estableciendo: 10˚C es el mínimo durante este tiempo.

Recuerda también que debes mantener el lugar ventilado, abriendo las puertas y ventanas en los días soleados para que el espacio se ventile bien.

Pódalas regularmente y retira las flores marchitas para animar a la planta a producir más. Y para guardar tus gerberas para el año que viene, llévalas al interior para que pasen el invierno o trasládalas a un invernadero con una temperatura mínima de 5˚C (41˚F).

Riego

La gerbera es una planta que procede del trópico, por lo que suele rendir mejor con un riego regular. Por regla general, esta flor no necesitará más de 3 cm de agua una vez por semana.

Como es susceptible de sufrir enfermedades fúngicas y podredumbre de las raíces, tendrás que tener cuidado de no regar en exceso tu planta.

Lo primero es lo primero, siempre debes revisar la tierra en la que crece tu gerbera entre los riegos. Asegúrate de dar de beber a tu planta cuando la parte superior de uno o dos centímetros de la tierra se sienta seca al tacto. En cuanto a la humedad, la gerbera no tiene exigencias especiales.

Los ejemplares nuevos y jóvenes necesitarán más agua que los maduros y establecidos. Durante la primera temporada de crecimiento, tendrás que regar con más frecuencia para mantener la tierra constantemente húmeda.

Además, como la planta entra en letargo en invierno, le bastará con un poco de agua una vez al mes durante este periodo.

Plagas

Algunas plagas como los pulgones, la araña roja, y la mosca blanca pueden alimentarse de las hojas de tu gerbera de vez en cuando.

Sin embargo, la buena noticia es que puedes evitar fácilmente que esto ocurra cultivando tu planta en condiciones ambientales adecuadas.

También puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar Margaritas de manera orgánica.

Sin embargo, en caso de infestación, debes eliminar a los intrusos con un fuerte chorro de agua y, a continuación, aplicar jabón insecticida o aceite de neem para asegurarse de deshacerse de ellos.

Comparte este artículo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *