Cómo propagar, cultivar Glicinas y todos sus cuidados

La glicina (Wisteria) es una planta trepadora muy fácil de cultivar que nos regala hermosas y abundantes flores en primavera y verano. ¿Quieres añadir glicinas a tu colección de jardín? Lee nuestra guía de cultivo y descubre cómo plantar, cultivar glicinas y todos sus cuidados.

cultivar glicina

Datos básicos

  • Nombre: Glicina japonesa (Wisteria floribunda), glicina china (Wisteria sinensis)
  • Tipo de planta: trepadoras leñosas de hoja caduca
  • Altura: generalmente limitada por la poda. Los ejemplares viejos pueden alcanzar más de 20 m de altura.
  • Clima: subtropical, templado cálido y frío.
  • Suelo: se adapta a la mayoría de los tipos de suelo.
  • Posición: a pleno sol con protección contra el viento.
  • Floración: floración en primavera/verano.
  • Riego: en general, las plantas establecidas no necesitan un riego suplementario.

Dónde cultivar glicinas

dónde cultivar glicina

La ubicación es un factor importante a tener en cuenta cuando se cultivan glicinas. Cuando plantes tu glicina, elige una posición a pleno sol si es posible. Busca una zona protegida de los vientos fuertes para que la floración esté protegida.

La glicina tolera la mayoría de los tipos de suelo, pero puede tener problemas en suelos arcillosos o arenosos. Evita las zonas encharcadas.

Al plantar glicinas, es mejor no mejorar el suelo a menos que sea extremadamente arenoso o esté agotado. La glicina es una planta extraordinariamente vigorosa, y un suelo muy fértil puede hacer que el ritmo de crecimiento sea excesivo.

Sí que hay que remover la tierra y añadir algún abono de liberación controlada, pero en general no es necesario ni recomendable añadir abonos o estiércol.

La glicina es una trepadora vigorosa y considerable, por lo que es vital un soporte adecuado, como una pérgola fuerte.

Si la planta se instala a lo largo de un muro o una valla, utiliza alambre y accesorios pesados, coloca el alambre a una distancia mínima de 10 cm del muro o la valla para garantizar un espacio adecuado para el crecimiento.

Nunca plantes la glicina en los pies de un árbol, ya que lo matará estrangulándolo.

Cómo cultivar glicinas

cultivar glicina

Para cultivar glicina es ideal comenzar en otoño o primavera. Primero que nada prepara el lugar de plantación, afloja la tierra y quita las piedras grandes (si las hay).

Al plantar tu glicina, utiliza como guía la profundidad a la que fue plantada en la maceta. Si vas a plantar una glicina a raíz desnuda, busca una marca de tierra en la base del tallo que indique la profundidad a la que se plantó en el vivero.

Suele encontrarse un poco por debajo del punto de injerto, una protuberancia en el tallo donde la planta principal se injerta en el patrón.

Quita la planta con cuidado de su maceta y colócala rápidamente en el hoyo de plantación, cubre bien todas las raíces con tierra, presiona con tus manos suavemente el suelo para asentar la planta.

Riega con abundante agua pero sin hacer charcos y finalmente coloca una capa de mantillo para proteger el suelo.

Es mejor colocar los soportes antes de plantar, ya que será mucho más difícil instalarlos una vez que la glicina esté en el suelo.

Si vas a cultivar glicinas en maceta, elige un recipiente de al menos 20 litros para no tener que trasplantarla cada año, lo ideal es usar una maceta de 45 litros.

Cómo cultivar glicinas a partir de esquejes

cultivar esqueje de glicina

La técnica más común de propagación de la glicina es el acodo. En otoño, coloca una maceta llena de mezcla de calidad debajo de un brote vigoroso.

Dobla el brote hacia abajo, raspa una pequeña cantidad de corteza superficial de su parte inferior y luego utiliza una pica o algo similar para mantener el tallo en contacto con la mezcla para macetas. Mantén la mezcla húmeda, pero no mojada.

A finales del verano siguiente puedes cortar el tallo por el lado de la planta. El tallo debería haber establecido un sistema de raíces en la maceta.

También puedes simplemente cortar pequeños tallos de unos 10 cm de largo y plantarlos en tierra, debes procurar que el suelo esté siempre húmedo y debes dejar la maceta a la sombra hasta que veas signos de crecimiento.

Una vez que hayan salido hojas nuevas puedes trasplantarla a donde desees, recuerda hacerlo a la tarde, cuando el sol no es demasiado fuerte.

Cuidados de la glicina

cuidados de la glicina

Durante su primer año, las glicinas se benefician de un riego regular para ayudar a las raíces a establecerse. Una vez establecidas, las glicinas sólo deberían necesitar agua suplementaria durante los periodos de sequía.

Es posible que desees aplicar un alimento con alto contenido en potasio durante la primavera para fomentar la producción de flores, pero no te excedas porque la sobrealimentación puede dar lugar a más follaje y menos flores.

Una vez establecida, la glicina requiere muy pocos cuidados, aparte de la poda. Abónala anualmente en primavera con un abono de calidad de liberación controlada.

Poda

A diferencia de muchas plantas, la glicina necesita ser podada dos veces al año: una a finales del invierno para preparar los espolones de floración para la siguiente temporada, y otra a mediados del verano.

Durante los dos primeros años, el objetivo de la poda es entrenar a la glicina para crear un entramado de tallos permanentes.

La poda es imprescindible para mantener el rendimiento de tu planta. Algunas plantas necesitan estilos y técnicas de poda muy particulares, pero las glicinas no.

A medida que se desarrollan los nuevos brotes en primavera, puedes recortarlos según sea necesario. Después de la floración, puedes recortar los brotes florales gastados para que no se conviertan en vainas de semillas.

La planta puede mantenerse como un gran arbusto podando con fuerza al final de cada temporada y manteniendo los brotes rebeldes bajo control durante el verano.

Riego

Las glicinias suelen prosperar si se descuidan, pero agradecen un poco de agua extra en primavera. Es entonces cuando se forman los capullos para las flores del año siguiente.

Si se quedan sin agua durante esa temporada, esto puede reducir su exhibición el verano siguiente.

Las heladas

Las heladas primaverales pueden hacer que los capullos en desarrollo se caigan antes de que tengan la oportunidad de abrirse.

La mejor manera de evitarlo es plantar la glicina en un lugar protegido, o puedes cubrirla con un nailon transparente hasta que haya pasado todo riesgo.

Enfermedades y plagas

También puede ser de interés leer: 10 tipos de flores comestibles para cultivar en el jardín.

La glicina no se ve afectada por ninguna plaga o enfermedad que merezca ser controlada. Las plantas más viejas pueden ser atacadas por el barrenador en el tronco principal si están bajo estrés.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *