Cómo propagar, cultivar Helecho canguro y sus cuidados

Si deseas añadir una planta con un ambiente exuberante y tropical a tu colección, no busques más que el helecho canguro. Este helecho domina el «aspecto de selva tropical». Además, es fácil de cuidar, sobre todo si lo comparamos con otras especies de helechos más exigentes. En este artículo, veremos cómo propagar, cultivar helecho canguro y sus cuidados.

cultivar helecho canguro

¿Qué es el helecho canguro?

También conocido como helecho pata de canguro o helecho pie de canguro, el helecho canguro (Microsorum diversifolium) alcanza una altura de hasta 40 cm de alto y una anchura de 1 metro aproximadamente.

Originario de Australia y Nueva Zelanda, es fácil de cultivar al aire libre en el suelo si se vive en un clima cálido sin heladas invernales. Sin embargo, la mayoría de la gente cultiva el helecho canguro en interiores como planta de interior.

En la naturaleza, el helecho canguro se propaga por rizomas subterráneos para cubrir grandes áreas. En el interior, su crecimiento es mucho más lento, pero su aspecto único hace que destaque en la familia de los helechos.

Sus elegantes hojas arqueadas no son plumosas como las de otras especies de helechos. En cambio, son «gruesas» y, según algunos, tienen forma de pata de canguro, de ahí su nombre común.

El follaje del helecho pata de canguro es coriáceo y resistente, lo que lo convierte en una planta mucho más resistente que otros helechos que suelen cultivarse en interiores.

Cuando se cultivan en un lugar semi-sombreado en el exterior, los helechos pata de canguro tienen un tono azul polvoriento, pero cuando se cultivan en el interior, son de color verde intenso con un brillo intenso.

Cómo propagar un helecho canguro

propagar helecho canguro

Como se ha mencionado en el apartado anterior, el helecho pata de canguro se propaga fácilmente a partir de sus rizomas peludos que se extienden vigorosamente a principios de otoño o primavera.

Para ello, desentierra una planta bien crecida y divídela cuidadosamente por la mitad; utiliza un cuchillo afilado para cortar la planta en dos después de sacar la masa de raíces de la maceta.

Al trasplantar las divisiones, utiliza tierra fresca para macetas mezclada al 50 % con musgo de turba, coco o mantillo.

Mantén las nuevas plantas en un lugar parcialmente sombreado, con poca luz, y evita fertilizarlas hasta que desarrollen nuevas raíces. Sin embargo, sigue regando con regularidad. Vuelve a los cuidados normales una vez que las plantas jóvenes desarrollen sus raíces.

Sabrás cuando ha desarrollado raíces cuando veas nuevos crecimientos de hojas. En este momento puedes trasplantarla a una maceta grande o al suelo del jardín.

Trasplantar un helecho canguro

trasplantar helecho canguro

El mejor momento para replantar un helecho canguro es la primavera. Es un buen momento para que la planta genere muchas raíces nuevas y para que las nuevas plantas se establezcan.

Dado que a los helechos canguro les gusta la tierra rica, mezcla tierra estándar para macetas, mitad y mitad, con musgo de turba, coco o moho de hojas (hojas otoñales descompuestas).

La idea es tener un medio de cultivo poroso que drene rápidamente pero que sea rico en materia orgánica, igual que el suelo de su hábitat nativo.

Cuando trasplantes, también debes evaluar tu planta para ver si necesita ser dividida. Si no quieres trasplantarla a una maceta más grande porque no tienes espacio suficiente, simplemente divide la planta en dos y trasplanta una de las secciones en su contenedor original.

Luego puedes regalar la otra división a un amigo o ponerla en otra maceta en otro lugar de tu casa.

El trasplante debe realizarse cada pocos años o cuando la planta crece más que su maceta. Recuerda realizarlo en horas de la tarde, cuando el sol no sea muy fuerte.

Cultivar helecho canguro

cultivar helecho canguro

Luz ideal

La luz moderada e indirecta es la mejor para el helecho canguro. Una ventana orientada al norte es ideal si vives en el hemisferio sur (será lo contrario si vives en el hemisferio norte). Una ventana orientada al este u oeste también funciona. Evita el sol caliente y directo.

Si vives en una zona cálida y esta planta muestra una resistencia total, plántala en el exterior en una sombra parcial donde reciba luz solar indirecta.

Temperatura y humedad óptima

Las temperaturas ideales para un helecho canguro están entre los 18 y los 24 °C tanto de día como de noche.

Como muchas otras especies de helechos, el helecho canguro prefiere una humedad relativa más alta que la que se encuentra en la mayoría de los entornos domésticos.

Las especies de helechos de hoja fina suelen dejar caer sus hojas si la humedad es demasiado baja.

Aunque eso no ocurre con los helechos de hoja gruesa como el helecho canguro, mantener el nivel de humedad elevado da como resultado un crecimiento más sano y exuberante. Puedes colocar la planta en una bandeja húmeda o utilizar un humidificador de plantas.

A menudo se recomienda nebulizar pulverizar agua para elevar los niveles de humedad alrededor de las plantas de interior, pero sólo es temporal y dura apenas unos minutos. Las bandejas de humedad y los humidificadores son una opción más útil.

Dicho esto, puedes cultivar un precioso helecho pata de canguro sin necesidad de humedad adicional.

Los baños y las cocinas suelen ser ambientes más húmedos, así que prueba a colocar tu helecho pata de canguro en esas habitaciones si también reciben los niveles de luz adecuados. Esto es especialmente importante en invierno, cuando la calefacción forzada hace que el aire dentro de la casa sea mucho más seco.

Riego

Esta especie de helecho necesita una humedad regular y uniforme durante todo el año. De hecho, la mayoría de los helechos prefieren mantenerse constantemente húmedos y los helechos pata de canguro no son diferentes.

No permitas que se sequen del todo entre riegos. Por otro lado, nunca debes dejar que el agua estancada se asiente en el fondo de la maceta o en un platillo de la misma, ya que puede favorecer la putrefacción de las raíces.

Asegúrate siempre de que hay un agujero de drenaje en el fondo de la maceta y vacía el platillo poco después de regar.

Los helechos canguro también responden bien al riego de fondo, una técnica que permite que el agua sea absorbida por el fondo de la maceta y llegue a las raíces de la planta por acción capilar.

Abono

Abona tu helecho canguro una vez cada 4 ó 6 semanas desde mediados de primavera hasta principios de otoño. No abones en invierno, cuando la planta no está creciendo activamente.

Me gusta utilizar un fertilizante líquido formulado para plantas de interior mezclado a la mitad de la dosis recomendada en el agua de riego. Si se abona en exceso, se puede quemar el follaje.

Otra opción es utilizar un abono orgánico granulado una vez al año, a principios de la primavera. Este tipo de abono para helechos pata de canguro se espolvorea sobre la superficie de la tierra de la maceta y se mezcla ligeramente con un tenedor o un rastrillo para terrarios.

Por otro lado, puedes utilizar compost casero si dispones de él, solo basta con aplicar una capa de unos pocos centímetros sobre el suelo cada 6 meses, no hace falta mezclarlo ya que irá liberando sus nutrientes con cada riego.

Cuidados del helecho canguro

cuidados del helecho canguro

Los helechos canguro rara vez están plagados de plagas u otros problemas, pero hay algunas cuestiones que podrían surgir.

Follaje quemado

Causa: Demasiada luz; demasiado fertilizante

Solución: Encuentra un lugar sin luz solar directa; reduce las aplicaciones de fertilizantes y haz circular el agua por la maceta con cada riego para evitar que se acumulen sales en ella.

Las hojas inferiores se vuelven amarillas/se pudren

Causa: exceso de riego

Solución: Asegúrate de que no hay agua estancada en la maceta o en el platillo; reduce el riego y procura que la tierra nunca está encharcada.

Telas de araña en el envés de las hojas y hojas enrolladas

Causa: Araña roja

Solución: Aceite hortícola (aceite de neem) o jabón insecticida. Ver: Cómo eliminar y evitar la araña roja de manera natural.

Protuberancias oscuras duras e irregulares en los tallos de las hojas

Causa: Cochinillas

Solución: Aceite de neem o jabón insecticida. Ver: Cómo combatir cochinillas de los cultivos orgánicos.

Colapso total de la planta

Causa: Falta de oxígeno en las raíces

Solución: Reducir el riego; asegúrate de que el suelo nunca esté encharcado.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.