Cómo propagar, cultivar Pentas (Estrella egipcia) y sus cuidados

La Pentas lanceolata se conoce comúnmente como Estrella egipcia o simplemente Pentas. Esta hermosa planta herbácea pertenece a la familia botánica de las Rubiáceas, lo que la convierte en pariente lejana del cafeto y de las gardenias. Su género, Pentas, contiene menos de 20 miembros de plantas con flor, que son en su mayoría nativas del norte de África y Oriente Medio. Veamos cómo propagar, cultivar Pentas y sus cuidados.

cultivar pentas

Dónde cultivar Pentas

Las pentas no sólo crecen bien en los jardines, sino también en las macetas. Si vives en una región donde el invierno es muy frío, debes trasladar tus Pentas al interior durante el invierno, dado que esta planta no tolera las temperaturas gélidas.

Si quieres cultivar pentas en el jardín, busca una zona muy soleada y protegida del viento en lo posible y que no se encharque cuando llueve.

En invierno deberás protegerla colocando un manto sobre ella, lo ideal es usar nailon transparente para que reciba luz.

También pueden cultivarse como plantas de interior. Tendrán los mismos requisitos generales de vida, pero el hecho de que los hogares tienden a ser más secos durante el invierno puede estresar a las plantas.

En invierno, necesitarán estar cerca de una ventana que reciba sol directo, para maximizar su exposición a la luz.

Cómo propagar Pentas

Las pentas pueden propagarse de dos maneras diferentes, ya sea sembrando sus semillas o propagándola por medio de esquejes (tallos), veamos cada uno de ellos a continuación.

Sembrar Pentas

sembrar pentas
Semillas de Pentas

Empieza a germinar las semillas de Pentas en el interior, entre siete y nueve semanas antes de que se prevea la última helada (si vives en una región con heladas).

Coloca las semillas sobre un medio de cultivo bien humedecido, puedes usar una parte de tierra de jardín y otra de arena.

Las semillas de Pentas son únicas porque necesitan luz para empezar a germinar. Por lo tanto, es fundamental no enterrarlas, sino simplemente espolvorearlas por encima del suelo.

Cubre las semillas con una cubierta de plástico trasparente para crear un microclima ideal. Coloca el medio de cultivo en un lugar donde tenga una temperatura promedio de 24°C. Rocía con agua según sea necesario para mantener la tierra uniformemente húmeda.

Una vez que las plántulas de Pentas empiecen a brotar y tengan al menos dos pares de hojas, se pueden trasplantar. Pueden plantarse en el jardín durante la primavera, tan pronto como haya pasado la última helada (en su caso).

Propagar Pentas mediante esquejes

propagar pentas

Elige una Pentas madura y atractiva para tomar los esquejes. Una nueva planta cultivada a partir de esquejes será prácticamente una copia de la planta madre, así que elige una planta sana que te guste.

Busca tallos frondosos de madera blanda. Corta los tallos a primera hora de la mañana para que tu planta egipcias tenga más agua en sus tallos. Con una herramienta limpia y afilada, corta un tallo de 10 a 16 centímetros de la planta madre.

En cuanto cojas el corte del tallo, envuélvelo en toallas de papel húmedas. Lo mejor es plantar tu esqueje de Pentas lo antes posible para tener las mejores probabilidades de enraizar.

Retira todas las hojas de la parte inferior dejando algunas en la punta y sumerge el esqueje en hormona de enraizamiento (opcional). Ahora sólo tienes que plantar tu esqueje en tierra húmeda, entierra la base a unos 2 cm más o menos.

Coloca la maceta en un lugar donde reciba luz solar pero no directa, al menos hasta que veas nuevos crecimientos de hojas. Una vez que comiencen a crecer hojas es señal de que puedes trasplantarla a otro lugar. No olvides mantener siempre la tierra húmeda mientras se desarrollan los esquejes.

Cultivo y cuidados

cultivar pentas cuidados

El cultivo y el cuidado de las pentas no es difícil, pero los jardineros deben conocer las condiciones preferidas de la Pentas lanceolata y conocer esta planta para ayudarla a prosperar.

Temperatura

Las pentas prosperarán en temperaturas que oscilen entre los 21 y 24°C (70 y 75°F), aunque, al ser subtropicales, pueden absolutamente ir bien en temperaturas más altas.

Una Pentas no podrá pasar el invierno si las temperaturas descienden por debajo de los 10°C, y en este caso puede cultivarse como anual o, si se cultiva en un contenedor, debe trasladarse al interior (a un invernadero, si está disponible) para pasar el invierno.

Luz

Las pentas pueden prosperar a pleno sol, en condiciones en las que estas plantas tienen acceso a seis o más horas de luz solar directa al día.

Sin embargo, también son bastante tolerantes a la sombra. Cuando reciben de dos a tres horas de sol directo y sombra parcial después, estas plantas podrán seguir floreciendo con éxito. Dado que son de origen subtropical, les va mejor si crecen en un clima con alta humedad relativa.

Riego

La Pentas lanceolata es una planta amante de la humedad que prospera en los climas más húmedos. Esto significa que necesita un riego regular para florecer y mantener su hermosa floración.

Sin embargo, pueden estar bien en condiciones de sequedad durante un tiempo, pero, nunca mostrarán su mejor cara en condiciones de sequía prolongada, y cualquier planta de Pentas que acabe de pasar por una sequía también se vuelve vulnerable a las infecciones de araña roja.

Las pentas que se cultivan en el suelo necesitan de uno a dos centímetros de lluvia cada semana para desarrollarse bien, por lo que la necesidad de un riego suplementario depende de los patrones de precipitación de tu región.

Las pentas cultivadas en macetas o jardineras necesitarán ser regadas con más frecuencia, ya que la tierra en estas condiciones se secará inevitablemente más rápido, y las plantas de interior no tienen acceso a la lluvia. En verano, pueden necesitar incluso un riego diario, especialmente en climas cálidos.

Si notas que se marchita o sientes que la tierra a 1 cm de la superficie está completamente seca, es señal de que tu pentas necesita más agua.

Suelo

Las pentas necesitan un suelo fértil con un drenaje adecuado. Estas plantas se desarrollan mejor en suelos ligeramente ácidos, con un nivel de pH de alrededor de 6,0, y le encantan los suelos arcillosos o arenosos.

La mezcla de suelo ideal para cultivar pentas sería; 1 parte de tierra de jardín y otra de arena hortícola o de rio.

Abono

En cuanto al abono, es importante tener en cuenta algunas cosas. Si el suelo de tu jardín es más bien alcalino, puedes utilizar un abono natural para darle un empujón al rango ácido que las Pentas adoran.

Durante sus periodos de crecimiento, que se extienden desde la primavera hasta el final del verano, egipcias agradecerán una rutina de abono floral equilibrado una vez al mes.

Si deseas obtener las flores más vistosas posibles, opta por un abono con alto contenido en fósforo. Por otro lado, si quieres animar a esta planta a que le salgan muchas hojas nuevas, elige en cambio un abono con alto contenido en nitrógeno.

Poda

En cuanto a la poda, a algunas personas les gusta cultivar pentas como setos de verano, o bien quieren podarlas para darles una forma específica.

Si bien la poda no estresa a estas plantas, las flores surgen en el crecimiento fresco, por lo que la poda resultará en flores menos abundantes.

También puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivar Bromelias y sus cuidados.

Lo recomendado es eliminar el crecimiento muerto para mantenerlas con un aspecto fuerte, brillante y saludable, lo que puede hacerse en cualquier momento del año.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: