Cómo propagar, cultivar Planta de Oración (Maranta) y sus cuidados

La planta de la oración (Maranta leuconeura) recibe su apodo por la forma en que su follaje se enrosca por la noche y se extiende durante el día, dando la apariencia de manos que se abren y cierran mientras se reza. En este artículo aprenderemos a propagar, cultivar planta de oración o Maranta y sus cuidados.

cultivar planta de oración

Descripción básica

La variedad Maranta leuconeura tiene un follaje de gran belleza decorativa que la convierte en una de las plantas más bonitas del mundo natural. La variedad tricolor es la más popular entre los jardineros.

Esta variedad presenta hojas de color verde oscuro con un acabado aterciopelado. Encontrarás manchas amarillas en las nervaduras de las hojas y venas de color rojo intenso que se arquean hasta los márgenes.

La planta de oración madura tiene hojas de 15 centímetros que surgen de un robusto tallo central y caen por los lados de la maceta.

La mayoría de las variedades nunca superan los 20 cm de altura, pero pueden alcanzar circunferencias de hasta el doble o el triple de la altura de la planta.

Estas plantas sólo duran unos pocos años y tratar de mantenerlas durante más tiempo es un reto, incluso para los jardineros profesionales.

¿Dónde cultivar planta de oración?

dónde cultivar planta de oración

Se desarrollan bien en entornos húmedos, como terrarios e invernaderos. Sin embargo, puedes cultivar estas plantas en cualquier habitación de tu casa si sabes cómo cuidarlas.

Las plantas necesitan un flujo de aire adecuado para luchar contra las infecciones bacterianas y fúngicas, pero no las dejes cerca de un respiradero. Las corrientes de aire pueden atrofiar el crecimiento de la planta y le costará recuperarse.

En cuento a la maceta, es bueno usar una grande de entrada para no tener que realizar trasplantes seguido, una de 10 litros es perfecta para esta planta.

Cómo propagar una planta de oración

Quizá le sorprenda saber que es fácil propagar la planta de oración. Los métodos de propagación más populares incluyen la división de rizomas y los esquejes de tallo para crear más plantas a partir de la madre.

Propagar por división de raíces

propagar planta de oración división

El tipo de propagación más común es la división durante la fase de trasplante.

Al trasplantar, retira las raíces y sacude la tierra suelta de la planta. Separa las raíces hasta que tengas varias plantas separadas.

Coloca las plantas divididas en macetas separadas utilizando la mezcla para macetas descrita anteriormente, cubre bien todas las raíces y riega con bastante agua.

Propagar mediante esquejes (tallos)

propagar planta de oración esqueje

Si quieres propagar tus plantas con esquejes, asegúrate de coger el esqueje por debajo del nudo de la hoja y que mida al menos 10 cm.

Después de tomar el esqueje, colócalo en un recipiente en posición vertical con un poco de agua. Al cabo de una hora, retira el esqueje y plántalo en un pequeño recipiente con una mezcla para macetas.

Mantén la tierra húmeda con un pulverizador para no molestar a las raíces mientras se establecen.

Cuando las plantas empiecen a sacar nuevos brotes, envíalas a un recipiente más grande con las enmiendas de suelo adecuadas.

Condiciones de luz adecuada para la planta de oración

cultivar planta de oración

La planta de oración disfruta de condiciones de luz solar brillante e indirecta. Es fundamental que nunca la coloques bajo la luz solar directa, o las hojas se quemarán y la planta empezará a marchitarse.

También tolera razonablemente las condiciones de poca luz. Si vives en una región donde está nublado durante muchos días del año, estas plantas seguirán creciendo en condiciones de poca luz solar.

Estas plantas entran en un periodo de latencia en invierno. Durante esta etapa, puedes dejar la planta en una habitación más oscura para ayudarla a recuperarse del estrés de la temporada de crecimiento. Tras un descanso, la planta vuelve a la siguiente temporada de crecimiento.

Tipo de suelo para la planta de oración

cultivar planta de oración

La planta de oración prefiere un suelo ligero y aireado con un pH ligeramente ácido. El pH ideal está entre 5,5 y 6,0. Utiliza una mezcla para macetas que incluya musgo de turba, así como una mezcla de arena o perlita.

La perlita o la arena aportan aire a las raíces de la tierra y mejora el drenaje. El musgo de turba también proporciona un sustrato aireado que retiene la humedad. Utiliza sólo enmiendas de suelo preenvasadas y nunca utilices tierra de tu jardín, a menos que tengas un parterre floreciente.

El uso de tierra normal del jardín provoca una compactación del suelo que obstruye las raíces, provocando la aparición de la podredumbre radicular.

A estas plantas no les gusta que les «mojen los pies». Si las raíces permanecen en suelo empapado durante largos periodos, es de esperar que aparezca la podredumbre de las raíces.

La podredumbre de las raíces provoca el marchitamiento del follaje y, poco después, la planta morirá.

Para mejorar el drenaje del suelo, utiliza una maceta con muchos agujeros en la base y rellena el fondo del recipiente con una capa de piedras pequeñas.

Cuidados de la planta de oración

cuidados de la planta de oración

Riego

Durante la primavera y el verano, el jardinero debe asegurarse de mantener la tierra húmeda. Riega cada dos o tres días, dependiendo de las condiciones climáticas de tu zona. No dejes que la tierra se seque. La tierra seca favorece la aparición de plagas, que arruinarán tus plantas de oración.

Sin embargo, no riegues en exceso tus plantas. Como ya hemos dicho, el exceso de riego puede provocar la aparición de la podredumbre de las raíces, que mata a la planta de oración. Entierra tu dedo un centímetro en la tierra, si la yema del dedo se siente seca, es hora de regar la planta.

También es esencial que el jardinero no haga caer el agua sobre las hojas de la planta de oración cuando la riegue. El agua en las hojas puede atraer enfermedades fúngicas y hacer que las hojas se marchiten.

La planta de la oración entra en una fase de letargo durante el invierno. Evita regarla y déjala descansar en una habitación más oscura durante el invierno. La planta volverá a la vida cuando la riegues a principios de la primavera.

Humedad y temperatura

A las plantas de oración les gusta crecer en climas cálidos entre 15 y 26 C. Cuando la temperatura cae por debajo de 12 C durante la noche, puede resultar en daños a las hojas.

Si tienes plantas de oración al aire libre en tu patio y en macetas, mételas durante la noche para mantenerlas calientes.

Si vives en una zona más cálida, puedes envolver tus plantas con arpillera por la noche para mantenerlas calientes.

Requieren un entorno húmedo para prosperar. Por este motivo, se desarrollan tan bien en las costas. Sin embargo, si vives en una región seca, puedes simular condiciones de humedad creando un microclima alrededor de tu planta.

Coloca unas cuantas piedras en una bandeja de goteo y, a continuación, pon la maceta encima de las piedras. Añade agua a la bandeja, pero no dejes que el nivel del agua llegue a la base de la maceta.

A medida que el agua se evapora de la bandeja, llega a las hojas de la planta. Como resultado, se crea un microclima alrededor de ella que le proporciona la humedad relativa que necesita para prosperar.

Abonar

Las plantas de oración funcionan bien si se les da un impulso de fertilizante a principios de la primavera.

Utiliza un fertilizante líquido multiuso y dilúyelo a la mitad de su potencia. El uso de un fertilizante de máxima potencia puede quemar las hojas. Utiliza una fórmula 10-10-10 a media potencia y alimenta la planta cada dos semanas hasta finales del verano.

Necesitan abono para alcanzar todo su potencial como plantas de interior. Las plantas de oración que no reciben ningún alimento durante la temporada de crecimiento experimentan un crecimiento atrofiado.

Nunca abones tus plantas en invierno. Si sigues alimentándolas en el periodo de letargo, se reduce la vida útil de la planta.

Plagas y enfermedades que afectan a la planta de oración

Si cultivas las plantas de oración en el exterior, corren el riesgo de sufrir infestaciones de cochinillas, mosca blanca, pulgones y araña roja.

Estas plagas empiezan a aparecer cuando el suelo permanece demasiado seco durante largos periodos. Los insectos ponen huevos en el suelo y eclosionan.

Revisa siempre tus plantas de exterior en busca de plagas antes de llevarlas al interior, o corres el riesgo de infectar tus otras plantas.

También puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivar Costilla de Adán y sus cuidados.

Si observas alguna plaga en tus plantas, utiliza un insecticida natural como el aceite de neem para deshacerte de los bichos.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.