Cómo propagar Gardenias mediante esquejes (tallos) y sus cuidados

Una buena forma de ampliar la cobertura de Gardenias (Gardenia jasminoides) en tu jardín es propagarlas. No necesitas comprar semillas, ni un plantón. Basta con utilizar esquejes de plantas ya presentes. Veamos cómo propagar gardenias mediante esquejes (tallos) y sus cuidados.

propagar gardenias

Cómo propagar gardenias a partir de esquejes

En primer lugar, tienes que elegir la planta de la que piensas obtener el esqueje para la nueva planta. Elige una planta que esté sana.

Ahora, de esta planta, elige la rama que vas a utilizar. Una planta de gardenia ideal crecerá a partir de un esqueje que tenga la longitud de un lápiz nuevo (digamos unos 15 centímetros de largo) y que tenga un par de juegos de hojas.

propagar gardenias

Aunque muchos creen que no debería tener hojas, los expertos sugieren que las hojas ayudan a que el esqueje se desarrolle mejor y no sufra durante el proceso de enraizamiento. Pero es bueno quitar algunas de la base y dejar solo las de arriba.

Luego, haz un corte trasversal a la base del esqueje para ayudar a que las raíces puedan desarrollarse fácilmente.

El esqueje necesita mucha humedad para estar listo para la plantación. Así que, mientras preparas la tierra para plantarlo, puedes mantener el esqueje húmedo colocándolo en un recipiente con agua.

El siguiente paso es preparar la tierra para plantar. Para ello, elige la maceta y llénala con una mezcla de enraizamiento que conste de cantidades iguales de turba y arena o cualquier otra mezcla orgánica para macetas.

Llena la maceta con la mezcla, coge un palo fino o un lápiz y haz un agujero de unos 5 a 6 centímetros. Saca el esqueje que has colocado en el recipiente y aplica una hormona de enraizamiento (opcional). Ver: enraizantes

propagar gardenias

Una vez hecho esto, puedes rellenar el agujero. Ahora, tardará algún tiempo (aproximadamente de 6 a 8 semanas) en echar raíces y convertirse en una planta.

Sin embargo, puedes ayudar a este proceso asegurándote de que la planta recibe las condiciones adecuadas y apropiadas para mantenerse.

Cuidados posteriores

propagar gardenias cuidados

Una de estas condiciones es que haya suficiente humedad para crecer. Por eso, una vez que hayas plantado el esqueje, puedes meter toda la maceta con la planta en una bolsa de plástico y atarla. Esto ayudará a mantener la temperatura y el nivel de humedad en la maceta.

Abre esta bolsa unas 3 o 4 veces por semana para que la planta reciba la cantidad de aire necesaria. Pronto verás aparecer pequeñas hojas.

Es entonces cuando puedes retirar la bolsa de plástico y dejar que la planta siga creciendo o trasplantarla a una maceta más grande o directamente en el jardín.

Riega la plantita con regularidad, pero procura que la tierra esté bien drenada. Y ya está. Tu planta de gardenia está en camino de convertirse en un complemento perfecto para tu jardín.

Cultivar gardenias en el jardín exterior

propagar gardenias

Plantación

Planta las gardenias en una sombra ligera, preferiblemente donde estén protegidas de la luz solar de la tarde.

Las gardenias necesitan una buena circulación de aire, así que no las aglomeres. Planta las gardenias en un lugar protegido de las heladas fuertes y de los vientos invernales secos.

Como ocurre con muchos arbustos que florecen en primavera, el otoño es el mejor momento para plantarlas porque da más tiempo al sistema de raíces para establecerse.

 Suelo

Las gardenias necesitan un suelo bien drenado, ácido (con un pH inferior a 6,0) y rico en materia orgánica.

Añade musgo de turba o compost al plantar, y luego aplica unos centímetros de mantillo alrededor de las plantas para mantenerlas húmedas (pero asegúrate de mantenerlo alejado de la copa de la planta).

Las gardenias tienen sistemas radiculares poco profundos, por lo que hay que evitar cultivar otras plantas alrededor de la zona radicular una vez establecidas.

Riego

A las gardenias les gusta un suelo constantemente húmedo pero no empapado, y requieren aproximadamente una pulgada de lluvia (o un riego equivalente) a la semana.

Fertilización

Abona las gardenias ligeramente en primavera, una vez que haya pasado la posibilidad de que se produzcan heladas, con un abono de liberación lenta para plantas ácidas, como un abono para azaleas.

Busca una fórmula que incluya hierro y magnesio. A continuación, vuelve a abonar tus plantas a finales de la primavera. Otra opción es utilizar una media dosis de abono con más frecuencia. Asegúrate de que la tierra esté húmeda antes y después de abonar.

Poda

Poda los arbustos de gardenia en verano, una vez que hayan terminado de florecer, para no eliminar ningún brote.

Antes de podar, asegúrate de que la variedad que estás cultivando sólo florece una vez y ha completado su ciclo de floración.

Si florece más de una vez, poda las flores marchitas justo por debajo del nudo de la hoja para favorecer la repetición de la floración.

Cultivar gardenias en el interior

propagar gardenias

Una gardenia no es la planta más fácil de hacer florecer en el interior, aunque las plantas que están contentas con su situación suelen florecer a finales de primavera y de nuevo en otoño.

Condiciones de cultivo

Varias variedades de gardenias crecen sólo 60 cm, y a menudo las encontrarás vendidas en macetas en los centros de jardinería para uso interior.

Pero, a menos que tengas un invernadero o una terraza acristalada, será difícil dar a las plantas de interior suficiente luz solar y humedad para que produzcan capullos.

Es recomendable colocar las plantas en una ventana donde reciban al menos cuatro horas de luz solar al día, pero no un sol fuerte de mediodía.

Para aumentar la humedad, coloca un humidificador en la habitación o pon las macetas en una bandeja con guijarros húmedos.

Las temperaturas nocturnas frescas (15 grados C) y las diurnas cálidas (23 grados C) favorecerán una mejor floración.

Suelo

Utiliza una tierra ácida y bien drenada, como una mezcla de 2 partes de tierra para macetas y 1 parte de musgo de turba.

Riego

Mantén la tierra uniformemente húmeda en todo momento, pero no la riegues en exceso ni permitas que se encharque.

Abonado

Abona cada dos semanas con un fertilizante equilibrado para plantas de interior que contenga micronutrientes, especialmente hierro, o utiliza un fertilizante de liberación lenta para azaleas. La falta de hierro o un suelo demasiado alcalino pueden hacer que las hojas amarilleen.

Plagas y otros problemas

Las gardenias son susceptibles de sufrir varias plagas y enfermedades, como la mosca blanca, las cochinillas y el oídio.

A continuación te dejamos unos enlaces donde puedes aprender sobre cada una y como combatirlas:

Métodos caseros para combatir la Mosca Blanca de las plantas

Métodos caseros para combatir la Cochinilla algodonosa de las plantas

Cómo combatir y prevenir el Oídio de forma natural

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 ideas sobre “Cómo propagar Gardenias mediante esquejes (tallos) y sus cuidados”

error: