Cómo salvar una Suculenta que se está muriendo (motivos y soluciones)

¿Crees que tu suculenta se está muriendo? Salvar una suculenta moribunda requiere algunos pasos, pero puede ser sencillo. Así que, antes de tirarla, da un paso atrás y evalúa por qué no está sana. Una vez que lo hagas, en la mayoría de los casos, podrás devolverle su vibrante vida. En este artículo veremos las razones de por qué sucede y cómo salvar una suculenta que se está muriendo.

cómo salvar una suculenta que se está muriendo

Por qué se está muriendo tu suculenta

Puede que a tu planta le falte agua, o que esté demasiado regada, quemada por el sol, congelada o infestada. Cada una de ellas necesita un plan de tratamiento individualizado.

Tu suculenta se está muriendo por una de las muchas razones. En primer lugar, comprueba si hay agua. La principal razón por la que estas plantas se deterioran es por exceso o por defecto de agua. Se trata de especies que necesitan la cantidad adecuada de agua, ni demasiado ni muy poco.

Las hojas pueden decirte mucho. Las quemaduras de sol y las congelaciones ocurren, y puedes ayudar a tu planta si no has esperado demasiado. Si está infestada, puedes ver los bichitos y tomar medidas para eliminarlos.

Varias cosas hacen que las suculentas enfermen y, si lo detectas a tiempo, puedes salvarlas. Veamos las 5 razones principales y cómo salvar una suculenta que se está muriendo.

1. Poco riego

salvar suculenta que se está muriendo

Salvar una suculenta que se está muriendo por la falta de riego es mucho más fácil que salvarla del exceso de riego. Están acostumbradas por naturaleza a la sequía y a menudo pueden sobrevivir un tiempo con poca o ninguna agua.

Si ves que las hojas superiores se secan y se arrugan, es posible que esté pidiendo más agua. Las hojas inferiores se secarán de forma natural a medida que la planta crezca, creando nuevas hojas en la parte superior, así que no hay que preocuparse si ves que se mueren las de abajo. Sin embargo, si todas las hojas empiezan a secarse, tu suculenta está perdiendo su salud.

En primer lugar, empapa la tierra con agua utilizando una regadera. Sigue echando hasta que veas que el agua escurre por el fondo de la maceta o notes que la tierra del jardín parece muy llena.

No obstante, deja que se seque antes de volver a regar. No querrás pasar de un riego insuficiente a un riego excesivo. Haz el remojo pesado un par de veces y luego vuelve a tu cantidad de agua normal.

Más abajo en este artículo enseñamos un método llamado “terapia de agua” que podrás aplicare en este caso.

2. Exceso de riego

salvar suculenta que se está muriendo

¿Tus suculentas están sufriendo porque las riegan en exceso? Puedes confirmarlo si las hojas se ven transparentes y empapadas o amarillas.

Una vez que determines que tu planta está perdiendo la vida por exceso de riego, puedes tomar medidas para devolverle la salud. Empieza por regar menos y ver si eso la ayuda. Si no es así, hay procedimientos más drásticos que puedes aplicar.

Si los ajustes de agua no ayudan, saca la planta del recipiente y sacude suavemente toda la tierra húmeda que puedas. Extiéndela en una superficie plana con luz indirecta durante aproximadamente una semana hasta que se seque.

Cuando creas que está completamente seca, plántala en una maceta con un orificio de drenaje y utiliza tierra para suculentas. Esta tierra drena bien y evita que su nuevo hogar retenga agua y se moje demasiado.

Por último, espera una semana para regarla por primera vez. Esto le permitirá establecer sus raíces en la nueva maceta y secarse un poco más. A continuación, inicia tu programa de riego empapando la tierra y dejando que se seque por completo antes de volver a regar. Recuerda que las plantas suculentas son resistentes a la sequía.

Si las hojas son marrones o negras y parecen estar pudriéndose, tendrás que hacer un poco más de trabajo. Corta la parte superior de la planta justo por encima de las manchas negras.

Deja el resto de la planta en paz y no la riegues hasta que esté completamente seca. Es posible que no sobreviva, pero puedes intentar esto para la parte inferior de tu planta que aún está en el suelo.

3. Suculentas quemadas por el sol

salvar suculenta que se está muriendo

A las suculentas les encanta el sol, pero pueden quemarse, así que ten cuidado con el tiempo que pasan bajo la luz directa del sol.

Si ves que se queman, aparecerán parches de color marrón o negro en las hojas, si ves eso, es posible que se estén quemando por el sol. Ponla inmediatamente a la sombra.

Sin embargo, si no puedes moverla porque está plantada en el suelo, utiliza una tela de sombra para cubrirla y luego haz planes para trasladarlo eventualmente a una nueva ubicación. Esta sombra debería ayudar a que vuelva a estar sana.

Sin embargo, si su planta tiene una quemadura avanzada, es posible que no puedas salvarla. Puedes intentar una terapia de agua, pero no hay garantías. Si no puede sobrevivir, aprende de ello e investiga cuánto sol necesitan tus suculentas antes de plantarlas.

4. Suculentas congeladas

salvar suculenta que se está muriendo

Las suculentas pueden sufrir congelaciones con temperaturas bajo cero. Si no has protegido tu planta de esto, es posible que veas hojas blandas y marrones.

Si sólo hay unas pocas hojas afectadas, córtalas donde están unidas al tallo y esto debería ayudar a revivir tu planta.

Sin embargo, si toda la planta parece blanda, puede ser demasiado tarde y tendrás que eliminarla por completo. Es fácil prevenir la congelación. Planta sólo suculentas resistentes al frío en zonas que caen bajo cero o cúbrelas con un paño antiheladas en las épocas más frías.

5. Infestación de plagas

salvar suculenta que se está muriendo

Comprueba si tus suculentas están infestadas para poder tratarlas de inmediato. Hay muchos tipos de infestaciones, así que tienes que determinar qué tipo y tratarlo en consecuencia.

Puedes quitar algunos bichos con los dedos o con unas pinzas si no te gusta tocarlos. Presta atención a la cantidad de raspado que haces a las hojas y mantenlo al mínimo para que la planta se mantenga sana.

También puedes usar la manguera para rociar a los insectos, pero ten cuidado de no rociarlos tan fuerte que también dañes tu planta.

Un insecto al que le gustan estas plantas es la araña roja, puedes leer específicamente cómo deshacerte de los ácaros aquí.

Una vez eliminados todos los insectos, trata la planta y la zona que la rodea con un insecticida apropiado para el tipo de insecto que tenías. La zona que rodea a la planta se vuelve venenosa para los insectos y estos mueren una vez que la ingieren.

Método de terapia de agua

Algunos jardineros creen que la terapia del agua puede salvar plantas gravemente deshidratadas o quemadas. Sin embargo, hay que tener cuidado al hacerlo y no hacerlo más de una vez.

La terapia de agua consiste en sacar la suculenta por completo de su maceta y colocar las raíces sólo en agua. Por lo tanto, existe una técnica.

  • Quita la planta con cuidado y limpia la tierra de las raíces quitándole el polvo. No sacudas ni golpees las raíces contra nada para que la tierra se desprenda.
  • Vierte el agua en una jarra o maceta pequeña por la que puedas ver las raíces
  • Coloca las raíces sólo en el agua. No haga emerger las hojas
  • Deja las raíces en el agua durante aproximadamente 2 o 3 días
  • Saca la planta del tarro y deja que las raíces se sequen completamente antes de volver a plantarla
  • Una vez que la vuelvas a plantar, espera unos días antes de iniciar el ciclo de riego

La terapia de agua sólo debe usarse cuando los otros métodos para salvar una suculenta que se está muriendo por falta de riego o quemadas por el sol no funcionan, y sólo hacerlo una vez. Si durante o justo después no ves que tu planta vuelve a estar sana, es que está demasiado dañada.

Consejos finales

Las suculentas son plantas resistentes que pueden soportar la sequía, pero algunas circunstancias las hacen decaer. Determinar la razón por la que tu planta está sufriendo es esencial, o puedes tratarla de forma equivocada.

Tómate el tiempo de comprobar el agua, observar o incluso palpar las hojas y parte de ahí. Cada enfermedad tiene su propio remedio. Ten paciencia con tu suculenta; no será una solución rápida; necesita tiempo para curarse y volver a prosperar.

También puede ser de interés leer: 12 Suculentas ideales para cultivar en interiores (consejos de cultivo)

Ahora que sabes cómo salvar una suculenta que se está muriendo, comparte esto con tus compañeros de jardín por si necesitan algún consejo para sus plantas suculentas.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =