Cómo sembrar, cultivar Escudo Persa y sus cuidados

¿Estás interesado en traer algunas plantas únicas al jardín esta temporada de cultivo? El Escudo persa (Strobilanthes dyerianus) es una opción fantástica para cambiar las cosas en el jardín este verano. Las hojas del escudo persa vienen en tonalidades de púrpura intenso que se ven increíbles en el jardín o en el patio. Aprende a sembrar, propagar, cultivar escudo persa y sus cuidados.

cultivar escudo persa

Características

A la distancia, el color púrpura de las hojas acapara la atención. Sin embargo, al acercarse a la planta, verás una variegación azul-verde, con la parte superior de las hojas con un brillo algo metálico. Las hojas también presentan un acabado texturizado, lo que les da un aspecto mate a distancia.

El escudo persa florece desde finales de otoño hasta el invierno, siempre que se den las condiciones ideales de floración.

La planta produce pequeñas flores azules tubulares, pero palidecen en comparación con el hermoso follaje de la planta. El escudo persa es una excelente adición al jardín, aportando color durante todo el año al patio.

Es una planta de hoja perenne en climas templados y cálidos. Nos gusta la versatilidad del escudo persa, que lo hace adecuado para cultivar en el exterior en el jardín o como planta de interior.

El escudo persa también recibe el nombre de «planta púrpura real», y crece hasta una altura aproximada de 1 metro.

Esta guía te ofrece todo lo que necesitas saber para cultivar escudo persa en tu jardín y todos sus cuidados.

Propagación del escudo persa

Tienes la opción de propagar el escudo persa a partir de esquejes o semillas. Sin embargo, encontrar las semillas es un reto, y la mayoría de los viveros sólo tienen plantas pequeñas para trasplantar, no las semillas.

Sembrar semillas

Si consigues algunas semillas, en primavera colócalas en bandejas con tierra húmeda para macetas. Cubre con tierra ligeramente las semillas y asegúrate de que la temperatura de la habitación esté entre 12 y 18 grados C para fomentar la germinación.

Deja las macetas en lugar donde no reciban sol directo y procura que el suelo siempre se encuentre húmedo, una vez que las plantas logren dos o tres pares de hojas puedes trasplantarlas a donde desees.

Propagar mediante esquejes (tallos)

propagar escudo persa

Es mejor propagar la planta mediante esquejes de madera blanda. Para obtener los mejores resultados, toma los esquejes a finales de la primavera o principios del verano.

Asegúrate de que utilizas tijeras esterilizadas y limpias para hacer los esquejes. Haz un corte de 5 a 10 cm desde la punta del tallo.

Toma los cortes por debajo de los nudos; esta es la intersección de la planta donde las hojas se presentan desde los tallos. Después de hacer el corte, retira las hojas inferiores y deja las superiores.

Plántalo en un medio que drene bien y contenga nutrientes, puedes hacer una mezcla con tierra de jardín, arena y compost en partes iguales.

Rocía el esqueje y coloca un plástico trasparente encima de la bandeja para contener la humedad de la tierra.

Riega los esquejes todos los días y retira el plástico durante una hora cada día para que la planta reciba aire fresco y se reduzcan las posibilidades de que aparezca el moho.

El esqueje tarda unas 6 semanas en echar raíces. Después de que la planta eche raíces, trasplántala a una maceta individual durante dos meses antes de plantarla en el jardín.

Cultivar escudo persa

cultivar escudo persa

Luz

Elige un lugar del jardín que reciba luz solar indirecta. El escudo persa no disfruta del pleno sol, gracias a que sus hojas oscuras absorben la luz y el calor.

Esta característica del Escudo persa la convierte en una planta de interior adecuada, que prospera en ambientes interiores. Si la plantas en el interior, tendrás que dejarla en una parte luminosa de la habitación pero que no reciba demasiado sol directo, o la planta empezará a perder su color.

Suelo

El Escudo persa disfruta creciendo en suelos ricos y limosos que drenan bien. Plantar en suelos arcillosos o compactados retrasa el crecimiento de la planta.

El suelo debe tener un rango de pH entre 5,5 y 7,5, tolerando un suelo ligeramente ácido. Sin embargo, la planta no se desarrolla bien en suelos alcalinos, por lo que habrá que enmendar el suelo a un perfil ácido antes de plantarla.

cultivar escudo persa

Temperatura y humedad

Le gusta crecer en condiciones húmedas, con temperaturas superiores a los 15 C.

Si la planta se cultiva en las zonas donde los inviernos son suaves, la planta morirá después de la primera helada y volverá a crecer en la primavera siguiente.

En las zonas más cálidas, la planta tiene cualidades de hoja perenne, y los jardineros pueden dejarla al aire libre todo el año.

Riego

El escudo persa es una planta algo sedienta. Si la cultivas en interior, tendrás que rociar la planta a diario para mantenerla contenta.

Una bandeja con agua debajo o cerca de la planta también te ofrece una opción para aumentar la humedad durante el día.

Si las hojas se secan, mueren y se caen de la planta. Los jardineros deben tener en cuenta que el cloro del agua del grifo puede dañar el tejido de las hojas. Por lo tanto, los jardineros deben regar o rociar con agua libre de cloro para obtener los mejores resultados.

Riega tu escudo persa dos veces por semana. Si cultivas en parterres, intenta dar a la planta 1 litro de agua por semana.

Si la cultivas en macetas, bastará con 1 o 2 litros de agua a la semana. No dejes que la tierra se seque por completo.

Mete el dedo en la tierra unos dos centímetros para comprobar si ha llegado el momento de regar. Si se siente seca, saca la manguera o la regadera y dale de beber a tu escudo persa.

Si estás regando con agua fría en tu jardín, puede crear manchas en las hojas. Por lo tanto, si ves que aparecen manchas en tus plantas después de una lluvia, probablemente se deba a la lluvia fría y no a una enfermedad que esté infestando la planta.

Abono

Siempre que los escudos persas reciban una buena tierra y condiciones de crecimiento húmedas, no deberían necesitar mucho fertilizante durante la temporada de crecimiento.

Puedes abonar ligeramente la planta al principio de la primavera y de nuevo a mediados del verano usando algún fertilizante líquido o compost casero.

Cuidados del Escudo persa

cuidados del escudo persa

Poda

El escudo persa florece esporádicamente, especialmente si está en el interior. Normalmente, la planta florece en otoño o invierno.

Cuando se cultiva como anual, no florecerá, negándose a malgastar su energía en el brote y la floración. No te preocupes si la planta no florece; las flores no son tan espectaculares como el follaje.

Recomendamos pellizcar las flores, ya que parecen dirigir más energía de la planta hacia la producción de hojas bonitas.

Si se podan las hojas inferiores y los nudos, se consigue una planta más tupida. Sin el mantenimiento y la poda, el escudo persa puede empezar a tener las piernas largas y altas, y algunos pueden incluso caerse.

Es importante que los jardineros dejen las hojas que crecen cuando la planta termina de florecer.

Estas hojas pueden no parecer impresionantes, pero es una señal de que la planta está entrando en su fase de inactividad invernal.

Podar la planta después de que entre en la fase de letargo no es una buena idea, y puede afectar al crecimiento de la siguiente temporada.

Como ya se ha mencionado, si dejas que tu Escudo persa haga lo suyo, se volverá alto y con las piernas largas, y podría caerse.

Si la cultivas como planta de interior, recórtala de vez en cuando para mantener un tamaño manejable.

La poda del sistema radicular también ayuda a controlar el tamaño de tu escudo persa. La poda de las raíces en el momento del trasplante ayuda a limitar la expansión de la planta.

Plagas y enfermedades

Normalmente, las plagas y enfermedades no son un problema para las plantas de interior. El escudo persa es una de las pocas plantas de tu jardín que nunca tiene que preocuparse por las enfermedades.

Si tu Escudo persa desarrolla una plaga, utiliza un fertilizante o pesticida que no contenga nitrógeno. El nitrógeno estira la planta, agravando el problema. Recomendamos evitar el uso de pesticidas químicos en tus plantas.

En su lugar, prueba a utilizar una solución de aceite de neem diluido para ahuyentar las plagas. El aceite de neem no es tóxico y no molesta a tus plantas. Rocíalo en la zona afectada y los insectos abandonarán el lugar.

Algunas de las plagas a las que los jardineros deben prestar atención cuando cultivan escudos persas son las siguientes:

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar Lirio de la paz (cuna de moisés) y sus cuidados.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: