Cómo sembrar y cultivar tomates de manera orgánica

El tomate, Solanum lycopersicum, también llamado tomate americano se cultiva desde el siglo XVIII. Es originario de América Central y del Sur. Es una planta anual fragante, con flores amarillas, hojas verdes cubiertas de pelos glandulares, especialmente conocidas por sus frutos rojos. Muy rico en ensaladas y otras recetas. Descubre cómo cultivar tomates de manera orgánica. Veremos cómo y cuándo sembrar tomates en casa de forma natural.

¿Dónde cultivar los tomates?

El tomate es una hortaliza de verano que necesita calor para madurar sus frutos, el tomate debe cultivarse a pleno sol.

Ten en cuenta que los suelos demasiado ricos en nitrógeno reducen el sabor del fruto y la productividad de la planta, no fertilices en exceso. Una vez al mes es suficiente.

Todos los suelos son adecuados, especialmente los suelos ligeros, excepto los suelos demasiado arcillosos. Limpia la parcela donde vas a sembrar tomates de todas las malezas y pon una capa de mantillo para proteger el suelo del sol y mantener una humedad estable.

Los suelos ligeros son los mejores para el cultivo temprano, los suelos pesados son los más adecuados para la producción tardía de tomates.

Antes de plantar los tomates, durante la labranza de otoño, añade 4 kg de abono por m² o 100-150 g de compost deshidratado.

¿Cómo sembrar tomates?

La siembra del tomate se realiza a finales del invierno o principio de la primavera.

Puedes sembrar tus tomates en almácigos, macetas de yogur, cubos de plástico, cajas, etc. Si el clima aún es frío, puedes hacerlo directamente en el interior de tu casa o en un invernadero.

  • Esparce las semillas con una separación de uno o dos centímetros.
  • Cubre las semillas con una fina capa de tierra, presiona con los dedos ligeramente y luego riega, tratando de no desenterrar las semillas, puedes usar un pulverizador para esto.
  • Pon el recipiente al calor del sol y riega ligeramente cuando la superficie esté seca. Cada 2 o 3 días generalmente.
  • De 4 a 10 días más tarde las plántulas comenzarán a hacer su aparición.

Puedes trasplantar los tomates a una maceta más grande o al suelo de la huerta una vez que ya no haya que temer a las heladas y cuando los plantines tengan de 5 a 7 hojas. Recuerda plantar las plantas de tomate tan pronto como las desplantes del almácigo.

Cultivar tomates en el huerto

Es importante fijar bien la planta a su estaca, sin ella el tallo puede romperse con vientos fuertes o lluvias torrenciales, lo que reduce enormemente el rendimiento.

La distancia en entre las plantas debe ser de al menos 30 cm y la separación entre los bancales de unos 60 cm.

Cavar el hoyo teniendo en cuenta el tamaño de las raíces, colocar el tutor inmediatamente. Agrega dos puñados de compost en el fondo del hoyo, coloca las raíces de la planta a 3 cm de la estaca y vuelve a poner un poco de compost hasta rellenar completamente.

Coloca una capa de mantillo orgánico para proteger el suelo del sol y finalmente riega con abundante agua pero cuidado de no encharcar.

Espera a que la planta de tomate crezca un poco para atarlo en la estaca. En jardines ventosos o fríos, puedes colocar un obstáculo o protección cerca de la planta, ya que ralentizará el viento y almacenará el calor del sol.

Debes regarlo regularmente en las semanas siguientes a la plantación. El tomate requiere mucha agua, se debe regar con abundante agua día por medio y cuando ya está dando flores se debe regar seguido pero se debe reducir la cantidad de agua.

Mantenimiento de los tomates

Durante el crecimiento de las plantas, debemos quitar los tallos nuevos que crecen entre las hojas y el tallo principal, para asegurar una buena cosecha, ya que estos desvían innecesariamente la savia quitando la energía al resto de la planta y además no dan fruto.

También puede ser de interés leer: Cómo y cuando fertilizar plantas cultivadas en maceta

Para obtener raíces vigorosas, que crecen bien y producen mucho, no hay nada mejor que un pequeño impulso con un fertilizante adecuado. Pero recuerda que no debe ser en exceso, sobre todo de nitrógeno.

Los tomates son propensos a las enfermedades y plagas, especialmente si se cultivan cada año. Ten mucho cuidado con el moho, la mosca blanca y el pulgón.

Para prevenir enfermedades, refuerza las defensas de tus plantas regandolas con purín de ortiga y microorganismos una vez cada quince días. En el siguiente artículo puedes aprender mas sobre como eliminar los pulgones, si es que ya han atacado a las plantas de tomate.

Cosechar los tomates

Los frutos bien rojos, estarán listos para ser cosechados durante la temporada de verano, y hasta el otoño, si el clima es templado.

Es conveniente ir cosechando seguido a medida que la planta va dando tomates así favorecemos la producción de más flores, las cuales se convertirán en más tomates.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + diecisiete =

2 ideas sobre “Cómo sembrar y cultivar tomates de manera orgánica”