Cómo sembrar y cultivar Amaranto de manera orgánica

El amaranto (Amaranthus) es una planta de corta duración y resistente a las heladas que es tanto ornamental como comestible. Popular para los arriates de verano y fácil de cultivar, el amaranto tiene un aspecto espectacular e inmensamente vistoso, con enormes flores de color carmesí, púrpura o verde, o un follaje de colores brillantes. Aprende en este artículo a sembrar y cultivar amaranto de manera orgánica.

cultivar amaranto

Introducción

El amaranto se conoce con muchos nombres: una de las variedades de floración más populares es ‘Love Lies Bleeding’ (flor de borla) y para uso comestible sus nombres incluyen amaranto, espinaca caribeña, trigo inca, amaranto chino, callaloo, tampala y espinaca china.

Tanto las hojas como las semillas son comestibles, y esta planta es muy nutritiva. Las hojas son ricas en vitamina C y hierro, con un sabor bastante parecido al de las espinacas, y las semillas, sin gluten, tienen un sabor a nuez y son ricas en proteínas y calcio.

En los países donde no hay heladas, el amaranto puede ser una planta invasora. El amaranto es una buena flor cortada y también se puede secar para hacer arreglos.

El cultivo de amaranto es también una buena manera de cultivar tu propio alimento para pájaros silvestres: a los pájaros les encanta comer las semillas.

A pesar de su aspecto exótico, esta planta anual semirresistente y amante del sol es fácil de cultivar a partir de semillas. Puedes sembrarlas a cubierto a principios de la primavera para que den color a principios del verano, o sembrarlas directamente en el suelo al aire libre.

Cultivar el amaranto para obtener flores y follaje como parte de un esquema de lecho con flores de aspecto exótico similar como dalias, zinnias y girasoles o cultivar en un jardín comestible para la cosecha. Las variedades más pequeñas de amaranto pueden cultivarse en macetas.

Dónde cultivar amaranto

donde cultivar amaranto

Cultiva el amaranto a pleno sol y en cualquier suelo razonable que no se seque demasiado, con la excepción del Amaranthus caudatus que tolera los suelos pobres.

Coloca las variedades de crecimiento alto en la parte posterior de un arriate, cultiva las más cortas en el centro del mismo, ya sea en grupos, mezcladas con otras plantas anuales de colores para crear un parterre de verano, o en los huecos de los arriates entre las plantas resistentes de larga vida.

El amaranto también puede cultivarse entre plantas ornamentales, en un jardín comestible o en camas elevadas.

Cómo sembrar amaranto

sembrar amaranto

Siembra las semillas a cubierto principios de la primavera en un sustrato húmedo y con algo de compost si es posible.

Evita cubrir las semillas con tierra, ya que necesitan luz para germinar; en su lugar, cubre con una fina capa de perlita o utiliza polietileno o un propagador de humedad para asegurarte de que las semillas no se sequen. Mantén una temperatura de 20 °C para que las semillas germinen de forma fiable.

Una vez que las plántulas sean lo suficientemente grandes como para manipularlas, transplántalas a pequeñas macetas individuales o bandejas modulares y hazlas crecer hasta que sean lo suficientemente grandes como para plantarlas en el exterior.

También se puede sembrar directamente en el exterior, en suelo húmedo, a mediados o finales de la primavera. Deja una distancia de entre 30 y 60 cm entre cada planta, dependiendo del tamaño final de la variedad.

Cómo plantar el amaranto

como plantar amaranto

Endurece las plantas que crecen a cubierto para aclimatarlas al exterior antes de plantarlas en el exterior a finales de primavera o principios de verano.

Esto significa que durante los primeros días de primavera debes sacar la o las plantas recién crecidas al sol y por la noche guardarlas para protegerlas del frío.

Una vez que hayan pasado de heladas, plántala en un suelo no demasiado rico, separando las plantas entre 30 y 60 cm, según el tamaño. Riegue inmediatamente después de la plantación.

Cuidados del amaranto

Después de plantar el amaranto en su lugar definitivo, mantén el riego durante los periodos de sequía, sobre todo durante las primeras semanas hasta que la planta se establezca y luego riega sólo durante el tiempo seco, una o dos veces por semana.

Por otro lado, las plantas que se han sembrado en su lugar definitivo sólo necesitan un riego ocasional a fondo si el tiempo es muy seco o hay una sequía prolongada.

Para evitar la evaporación del agua en suelo puedes colocar una capa de mantillo a los pies de las plantas de unos 5 o más cm de espesor, cubre el suelo con restos de hojas, césped recién cortado o cualquier materia vegetal que encuentres.

Ten en cuenta también que las variedades de crecimiento alto pueden necesitar un tutor o un soporte para ayudar a que la planta se sostenga y no caiga al suelo.

Cómo cosechar y utilizar el amaranto

cosechar amaranto

Tanto las hojas como las semillas son comestibles, puedes recoger las hojas mientras son pequeñas y tiernas para utilizarlas en ensaladas, salteados, currys y muchos otros platos. Las semillas son similares a las de la quinoa, con un suave sabor a nuez, y también pueden añadirse a una gran variedad de platos.

Las semillas maduras se recogen a finales del verano o en otoño, sacudiendo las cabezas de las semillas en un recipiente o en una bolsa cuando todavía están en la planta.

También se puede cortar la cabeza de la semilla y colgarla boca abajo dentro de una bolsa durante unos días hasta que caigan las semillas.

Solución de problemas

El amaranto no suele dar problemas de cultivo. Las enfermedades víricas pueden producirse cuando las plantas desarrollan hojas pálidas, insalubres o moteadas: no hay cura y las plantas afectadas deben ser destruidas.

También puede ser de interés leer: Como cultivar Caña de azúcar -guía completa.

Dado que los pulgones transmiten los virus, hay que inspeccionar las plantas con regularidad; las pequeñas infestaciones pueden controlarse de forma manual o con sencillos métodos sin productos químicos. En caso de que tengas una invasión de pulgones ver: Cómo eliminar pulgones de manera orgánica.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *