Cómo sembrar y cultivar Repollo de manera orgánica

El repollo (Brassica oleracea var. oleracea) es uno de mis cultivos de clima frío favoritos de todos los tiempos para cultivar en mi jardín. De colores vibrantes, repletos de nutrientes y de rápida maduración, esta crujiente gigante del jardín es un clásico atemporal que nunca parece envejecer. Aprende como cultivar repollo de manera orgánica y todos sus cuidados.

cultivar repollo

Esta planta puede parecer sencilla, pero tiene mucho que ofrecer. No hay duda de que es una planta que se puede plantar en el jardín y, por suerte, es muy fácil de cultivar.

Cómo cultivar repollo

Sembrar semillas de repollo

Las semillas de repollo también pueden sembrarse directamente en el lugar en cuanto se pueda trabajar la tierra en primavera y no haya riesgos e heladas.

También puede sembrarse repetidamente a lo largo de la temporada para obtener una cosecha continua, aunque las plantas pueden necesitar cuidados y protección adicionales para sobrevivir al calor del verano.

Siembra las semillas de repollo en líneas separadas de unos 30 cm, y coloca las semillas en pequeños agujeros de no más de 1 cm profundidad, cubre con tierra y riega enseguida, si puedes hazlo con un pulverizador en spray para no remover las semillas del suelo por la fuerza del agua.

Aclara las plántulas cuando tengan unos 15 cm de altura. Esto significa quitar aquellas plantas que han crecido muy juntas y que se vean algo débiles o con bajo crecimiento, dejando a las de mejor aspecto en el cultivo.

Cultivar a partir de plantines (trasplante)

La mejor manera de cultivarlas es a partir de plántulas, empezando por las primeras plantas en primavera, entre 8 y 10 semanas antes de la última helada prevista, para poder cosechar antes de que el verano sea demasiado caluroso.

Trasplántalas al huerto cuando las plantas tengan uso 10 cm de altura, o de 2 a 4 semanas antes de la última helada, dejando de 30 a 40 cm de espacio entre cada planta.

Para las plantaciones de otoño, empieza a sembrar en verano unas 12 o 14 semanas antes de la primera helada prevista, y trasplanta al jardín cuando las plantas tengan entre 4 y 6 semanas de edad.

El otoño es un buen momento para cultivar repollo, ya que estos cultivos tolerantes al frío tienden a mejorar su sabor tras la exposición a las heladas ligeras.

Las repollos deben plantarse a pleno sol, en un suelo con buen drenaje y enmendado con materia orgánica.

Cómo abonar el repollo

Dado que los repollos se alimentan mucho, es importante incorporar abundante estiércol o compost en el lecho del jardín antes de plantar.

Utilizando una horquilla de jardín, mezcla unos centímetros de compost o estiércol envejecido y riega a fondo antes de colocar las semillas o los trasplantes.

También puedes probar a añadir al suelo una enmienda rica en nitrógeno, como la harina de sangre.

Por otro lado, es importante asegurar un rango de pH adecuado, 6,5-6,8 es lo ideal. Mantener el pH de la tierra por encima de 6,8 ayudará a prevenir la raíz de la col, una enfermedad común de las coles que prospera en suelos ácidos.

Sigue aportando nitrógeno a las plantas en crecimiento, sobre todo cuando empiecen a formarse las cabezas. Aplica abono orgánico cada pocas semanas, utiliza un fertilizante orgánico líquido o aplica un fertilizante líquido casero como el té de consuelda, que se hace remojando hojas de consuelda en agua durante unos días para extraer los nutrientes. Aquí puedes aprender como hacer y usar purín de consuelda.

Cuidados básicos

Una de las cosas que hay que tener en cuenta al cultivar repollo es la división de las cabezas, que puede ser causada por una lluvia fuerte, a menudo después de un período de tiempo seco.

La división se produce cuando las raíces absorben demasiada agua al mismo tiempo y el tejido de las hojas se expande rápidamente. Al no poder soportar la presión causada por el aumento repentino de agua, las cabezas firmes se separan.

La división también puede deberse al exceso de fertilización de las plantas al final de la temporada de crecimiento.

Para evitar la división, mantén las plantas bien regadas. Asegúrate de que la tierra se mantiene constantemente húmeda, especialmente cuando se acerque el momento de la cosecha.

La aplicación de un mantillo grueso alrededor de la base de cada planta ayudará a regular la humedad del suelo.

Además, el mantillo grueso ayuda a fortalecer el suelo, a evitar la lixiviación de nutrientes y a mantener las plantas frescas en el calor del verano. El acolchado también puede utilizarse para proteger las plantas a finales del otoño y en invierno.

La poda de raíces es una técnica que puede ayudar a reducir la cantidad de humedad que las plantas pueden absorber, evitando que se partan. Antes de que se prevea una lluvia intensa, retuerce las plantas suavemente o corta algunas raíces con un cuchillo afilado.

También es una buena idea dejar de alimentar a las plantas una vez que las cabezas hayan empezado a ponerse firmes.

Consejos para el cultivo de repollo

Utiliza cubiertas de sombra en el calor del verano para mantener frescas las plantas jóvenes.

Rota siempre los cultivos para conservar la fertilidad del suelo y reducir el riesgo de enfermedades. Esto significa que no debes cultivar repollos en el mimo lugar durante una temporada al menos.

Las corepollos se comportan bien cuando se plantan cerca de hierbas aromáticas, que pueden ayudar a repeler plagas no deseadas y mejorar el sabor de las cabezas. Prueba a plantar cerca de salvia o romero para disuadir a las polillas de la col.

No plantes el repollo cerca de otras brásicas (coles de bruselas, coliflor, brócoli), ya que atraerán las mismas plagas y enfermedades.

Evita plantar cerca de fresas, que pueden inhibir el crecimiento de las plantas de la familia de la col. Del mismo modo, plantar cerca de tomates puede perjudicar el crecimiento de las tomateras.

Cosechar repollo

El momento de la cosecha puede variar según la variedad y puede oscilar entre 2 y 5 meses desde la siembra.

Cosecha los repollos cuando las cabezas sean grandes y firmes. Deja las hojas exteriores anchas y corta la cabeza del centro con un cuchillo afilado.

Traslada las plantas cosechadas a un lugar sombreado inmediatamente o llévalas al interior para evitar que se marchiten.

Es posible obtener una segunda cosecha de una variedad temprana. Si dejas las hojas exteriores y las raíces intactas al hacer la cosecha inicial, la planta echará varias cabezas nuevas.

Arranca algunas, dejando unas cuantas más pequeñas para cosecharlas cuando tengan el tamaño de una pelota de tenis.

Una vez que hayas terminado de cosechar, retira toda la planta para reducir el riesgo de enfermedades.

Conservación

Al almacenar, mantén todas las hojas en las cabezas para proteger las capas internas y retener la humedad y no las laves hasta que estén listas para su uso. El repollo debe almacenarse en un lugar frío y húmedo, a unos 0-4°C.

En el frigorífico, una cabeza puede durar de 3 semanas a 2 meses. Guárdala en bolsas de plástico para retener la humedad.

También puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar Coliflor de manera orgánica.

Para almacenarlas en la bodega, coloca las cabezas en hileras con espacio entre ellas, cuélgalas de una cuerda del techo o almacénalas individualmente envueltas en papel de periódico, almacenadas de esta manera, las cabezas de repollo pueden conservarse hasta 4 meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *