Cómo sembrar y cultivar Trigo de manera orgánica

Si te gusta la jardinería y la autosuficiencia, tarde o temprano querrás probar a cultivar Trigo (triticum). Ya que no es nada complicado de cultivar como se lo cree. En este artículo te enseñamos a cultivar trigo de manera orgánica, cómo cosecharlo y hacer harina integral casera.

cultivar trigo orgánico

¿Se puede cultivar trigo en casa?

Si lo intentas, descubrirás que el trigo es fácil de cultivar en casi cualquier lugar, incluso como cultivo de hilera ancha en tu jardín o en cualquier bancal.

En una escala pequeña, incluso si tienes un patio delantero de 6 por 15 metros, podrías plantar 2,5 kilos de trigo y cosechar casi 20 kilos de grano.

Igualmente, no necesitas un espacio tan grande, puedes cultivar trigo en pequeños lugares también, solo que la cosecha será un poco menor.

Antes de planear con entusiasmo la plantación de suficiente trigo para hacer todo el pan del año siguiente, empieza con una pequeña zona de prueba el primer año.

Esta prueba te permitirá aprender cómo se comporta el grano, cuáles son sus problemas de cultivo, cuánto tiempo te lleva manejarlo, cómo le afectan las distintas condiciones climáticas, etc.

Diferentes tipos de trigo

Una vez que hayas decidido la cantidad de trigo que vas a cultivar, tendrás que decidir qué tipo vas a plantar. Es fácil confundirse con los tipos de trigo.

  • El trigo de invierno se planta en otoño y se cosecha a principios de verano.
  • El trigo de primavera se planta en primavera y se cosecha en otoño.

Tanto el trigo de primavera como el de invierno, se dividen a su vez en trigo blando o duro:

  • El blando, que carece de un alto contenido de gluten, se utiliza principalmente para la repostería y las galletas.
  • El trigo duro, con un alto contenido de gluten, que se utiliza para elaborar panes y pastas.

La variedad que elijas dependerá de tu lugar de residencia. Si no sabes cual cultivar, busca información sobre el trigo que generalmente se cultiva en tu zona.

Tipo de suelo para cultivar trigo

plantar trigo

El trigo crece en muchos tipos de suelo, pero se desarrolla mejor en suelos francos o arcillosos bien drenados. Dos grandes amenazas para el crecimiento de la planta de trigo son el mal drenaje del suelo y los altos niveles de acidez del mismo.

La gran cantidad de aluminio que suelen contener los suelos ácidos es venenosa para el trigo. Algunos de los elementos necesarios para el crecimiento que aporta el suelo son el nitrógeno, el fósforo, el potasio, el azufre, el zinc, el cobre, el boro, el manganeso, el hierro y el magnesio.

De todos ellos, el nitrógeno es el más necesario porque forma parte de todas las proteínas de la planta.

El trigo también necesita mucho fósforo, la mayor parte del cual acaba en el grano. Otros nutrientes del suelo se necesitan en menor cantidad, pero todos deben estar presentes para que la planta crezca sana y tenga color.

Cómo sembrar trigo

sembrar trigo

Siembra el trigo de invierno en otoño para que tenga entre seis y ocho semanas de crecimiento antes de que el suelo se congele. Esto da tiempo a que se desarrollen bien las raíces.

Si el trigo se planta demasiado pronto, puede asfixiarse en la primavera siguiente y podría ser vulnerable a algunos insectos de finales del verano, que no serán un problema en el clima más fresco del otoño. Por otro lado, si el trigo de invierno se planta demasiado tarde, no pasará bien el invierno.

El trigo de primavera debe plantarse tan pronto como pueda trabajarse el suelo en primavera. Realiza el arado inicial en otoño, y luego labra y siembra en primavera.

Para garantizar una distribución uniforme de la cosecha, calcula la cantidad de semillas que necesitarás, sepáralas en dos montones y esparce una parte en una dirección, por ejemplo de este a oeste.

A continuación, esparce el resto de norte a sur. Una sembradora de manivela haría un trabajo uniforme, pero la difusión a mano está bien para una parcela pequeña. También puedes sembrar en hileras como otros cultivos.

Cubre las semillas mediante la roturación o el rastrillado hasta una profundidad de unos 3 a 5 cm para el trigo de invierno y de 2 a 3 cm para el trigo de primavera.

Para obtener los mejores resultados, pasa un rodillo o reafirma el lecho para asegurar un buen contacto entre la semilla y el suelo.

Cómo y cuándo cosechar trigo

cosechar trigo

Al observar tu cultivo de trigo, notarás a mediados del verano (más tarde en el caso del trigo de primavera) que el color de los tallos pasa de verde a amarillo o marrón y las cabezas, cargadas de grano, se inclinan hacia la tierra.

Esto significa que ha llegado el momento de probar el grano. Elige una espiga, saca unos cuantos granos y mételos en la boca. Si están blandos y pastosos, el grano aún no está listo. Sigue probando día tras día hasta que los granos estén firmes y crujientes, ese será el momento de cosechar tu trigo.

En el momento de la cosecha, ¿cómo debes cortar el trigo? Si tienes una parcela lo suficientemente pequeña, sólo tendrás que cortar las cabezas de trigo de los tallos. La cosecha se hace rápidamente si tu campo de trigo no es más grande que unos 2 metros de ancho por 7 de largo.

Atar las gavillas

cosechar trigo atadura

El siguiente paso es atar el grano en gavillas, haz un manojo que puedas sostener cómodamente en tus manos tomándolas de la punta de los tallos, no de donde están las semillas.

Ata el mismo día que cortes el trigo. Puedes atarlos con cuerda o cordel de empacador o incluso con algunos de los tallos del trigo, retorciéndolos de forma que mantengan el manojo firme.

Curar el grano

Apila o cuelga las gavillas en posición vertical en un lugar bien ventilado y seco, a salvo de los animales que comen puedan comerlo y sin luz directa del sol.

El grano se ha curado cuando está duro, se rompe fácilmente y no se puede abollar con la uña del pulgar.

Trillar el trigo

Ahora es el momento de trillar, es decir, de separar la paja y el grano. Puedes hacerlo de varias maneras.

La forma más fácil de hacerlo es golpeando las gavillas contra el interior de un cubo de basura grande y limpio.

Quitar las cáscaras

El método habitual para quitar las cáscaras es el de aventado, consiste en verter las espigas de trigo en un recipiente y verterlo a otro igual, dejando que el viento o la brisa de un ventilador eléctrico empuje la paja más ligera fuera del grano. Repite el proceso unas cuantas veces para que el grano quede lo más libre de paja posible.

Cómo almacenar y conservar el trigo

La forma de almacenar el grano depende de la cantidad que se trate. Almacenarlos adecuadamente significa protegerlos del calor, la luz y la humedad, así como de ratas, ratones e insectos.

Se puede guardar una pequeña cantidad de grano en bolsas de plástico en el congelador prácticamente para siempre, pero se necesita más esfuerzo para almacenar cantidades mayores.

La recomendación general es almacenar el trigo duro de invierno o de primavera con un contenido de humedad inferior al 10%, un nivel de humedad que en realidad es difícil de alcanzar sin un secado adicional (véase más arriba).

Los cubos de metal o plástico de 20 litros con tapas de fricción son ideales para almacenar todos los granos. Se pueden almacenar unos 45 kilos de grano en tres de estos recipientes.

Estos botes evitan que los insectos entren en el grano, pero hay que dar otro paso para eliminar los huevos o las larvas que ya están en el grano.

Un método sencillo es calentar el grano en el horno durante 30 minutos a 60 grados Celsius, lo que también ayudará a reducir el contenido de humedad.

Si no estás seguro de la precisión del termostato de tu horno, compruébelo con un termómetro de horno: las temperaturas superiores a 60 grados pueden dañar el grano.

También puede interesarte leer: Cómo cultivar Maíz a partir de semillas.

Los cereales integrales pueden almacenarse durante meses sin que pierdan su sabor o su valor nutritivo, pero no ocurre lo mismo con la harina integral.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *