Cómo utilizar y aplicar Compost en la huerta y el jardín

El compost es fácil de usar, pero algunos de nosotros no sabemos exactamente cuándo y cómo utilizarlo en nuestras plantas de jardín. Esta guía describe las mejores maneras de utilizar compost en el jardín y la huerta orgánica, aprende cómo usar compost de manera correcta.

utilizar compost

Aspectos básicos del compost

El compost es una de las herramientas más importantes y versátiles de que disponen los jardineros. De hecho, muchos jardineros expertos utilizan el compost como única enmienda para su jardín y, a su vez, recogen abundantes cosechas de verduras y frutas orgánicas.

El compost nos ofrece una forma de reciclar los residuos de alimentos para devolverlos a la tierra y obtener a cambio alimentos deliciosos y nutritivos. ¿Qué más se puede pedir?

El momento más ventajoso para incorporar grandes volúmenes de compost al jardín es a finales del otoño. Este es el momento de esparcir el compost que hayas hecho durante el verano por toda la zona de cultivo.

Puedes hacerlo en cualquier momento después de la primera helada mortal y antes de que el suelo se congele con fuerza.

No es necesario remover el suelo ni labrarlo; puedes dejarlo reposar durante el invierno. Si quieres hacer el mayor bien al jardín, mezcla el compost con la tierra.

También puedes añadir el compost terminado o casi terminado aproximadamente un mes antes de la época de siembra en primavera.

En cualquier momento del año, puedes añadir compost completamente terminado como mantillo (capa de materia orgánica que cubre el suelo), especialmente en los periodos más calurosos y secos del verano.

Si piensas hacer nuevos bancales elevados, facilita el trabajo incorporando así el compost: Mezcla una capa de 10 cm de compost en la tierra. A continuación, amontona la tierra en camas elevadas de 20 a 30 cm de alto.

Formas de utilizar compost

utilizar compost

Semilleros

Haz tu propia mezcla de siembra para plántulas con 1⁄3 de compost tamizado, 1⁄3 de tierra y 1⁄3 de arena de río gruesa.

Esta mezcla proporcionará a las plantas jóvenes todos los nutrientes que necesitan hasta el trasplante.

El compost proporciona una liberación lenta de nutrientes, a diferencia de los fertilizantes inorgánicos, que pueden quemar las plántulas inicialmente y luego causar una deficiencia de nutrientes, todo en cuestión de semanas.

Plantas en maceta

Para hacer tierra para macetas para plantas de interior, cuélala primero para eliminar los terrones y los restos, luego mezcla aproximadamente 1⁄3 de compost y 2⁄3 de tierra y ya está lista para plantar.

Añade una pizca de compost encima como mantillo y tus plantas obtendrán nutrientes cada vez que las riegues.

Mantillo

El compost tamizado es un práctico mantillo alrededor de las plantas de hortalizas y flores poco espaciadas.

Si tienes abundancia de compost, puedes permitirte ser generoso con él como mantillo. Pero si nunca tienes suficiente, obtendrás los mayores beneficios mezclándolo con la tierra.

Céspedes

El compost bien descompuesto puede incorporarse al suelo al plantar un nuevo césped. Esparce una capa de 5 cm sobre la zona y arrástrala antes de sembrar.

Un césped ya establecido se beneficiará de una capa superior de compost finamente tamizado. Aplícalo en primavera u otoño después de airear el césped.

Té de compost

Para un fertilizante líquido que puedes usar según sea necesario, haz té de compost. Es como suena, simplemente remoja el abono en agua durante unos días. Filtra los sólidos y tendrás un líquido que se puede rociar o regar alrededor de las plantas. Ver: Cómo hacer té de compost, alimento líquido para las plantas

Usar compost según cada especie de planta

como usar compost en el jardín

A continuación se describen las mejores aplicaciones adicionales de compost para algunos cultivos populares de jardín.

Mezcla de flores y verduras anuales

Como parte del mantenimiento rutinario, mezcla 5 cm de compost en el suelo a una profundidad de 15 a 20 cm.

Añade también compost como aderezo para dar un impulso a las plantas periódicamente a lo largo de la temporada, especialmente a finales de la primavera y uno o dos meses después de las nuevas plantaciones.

Tomates, pimientos, maíz, pepinos y calabazas

Cuando me dispongo a trasplantar, cavo un surco de 10 a 15 cm de profundidad y lo lleno hasta la mitad con compost rico antes de plantar las jóvenes plántulas con sus largos tallos tumbados de lado en el surco.

Los tallos, alimentados por un abono rico, empiezan a desarrollar pequeños pelos en las raíces casi de inmediato, y en un par de semanas el tallo se transforma en una larga y complicada maraña de raíces: una base fuerte desde la que la planta puede crecer sana y bien nutrida.

Suelo trasplantar los pimientos en la misma hilera que los tomates, intercalados como plantas de compañía.

Guisantes, judías, uvas, lechuga, col, coliflor, brócoli, frambuesas, coles, acelgas, espinacas y otras verduras

Puedes plantar estos cultivos directamente en el compost. Haz una zanja u hoyo poco profundo con una azada, pala o surcador. Pon compost en la depresión, y luego coloca las semillas sobre él. Cúbrelas y reafirma la tierra.

Uvas, bayas y fresas

Para nutrir las frutas establecidas, cubre la tierra alrededor de las plantas con una capa de 10 cm de mantillo de compost a principios de la primavera.

El mantillo actuará como barrera contra las malas hierbas y también alimentará a las plantas.

Al momento de plantar, construye un pequeño montículo de compost en el fondo de un surco poco profundo y coloca las raíces de las plantas jóvenes sobre el montículo para que lo cubran como una falda. A continuación, sube la tierra hasta la planta justo por debajo de la copa.

Plantas perennes recién plantadas

Plántalas una zanja de 20 cm de ancho y 5cm de profundidad llena de una mezcla de compost y tierra.

Para añadir compost a las plantas perennes establecidas, mezcla suavemente una capa de unos 5 cm de compost en la tierra vegetal o aplícalo encima del suelo como mantillo, ya que tratar de introducir el compost en la tierra puede dañar las raíces más tiernas.

Arbustos y árboles

Esparce de 5 a 15 cm de compost alrededor de las plantas y trabájalo suavemente en la superficie del suelo. A continuación, cúbrelo con un mantillo de cáscaras de cacao o virutas de corteza.

A los árboles frutales les gusta que el compost se aplique en una banda circular alrededor de cada árbol, empezando a 5 o 10 cm de distancia del tronco y extendiéndose hasta la línea de goteo en los extremos de las ramas.

Puede ser de interés leer: Usos de la Cúrcuma para el cuidado de las plantas.

Plantas amantes de los ácidos, como los rododendros y los arándanos: Aplica un compost ácido, elaborado con hojas de roble o haya, serrín y agujas de pino en tu compost.

Artículos relacionados con compost:

Cómo hacer Compost en casa, guía para principiantes

Qué se puede poner en el montón de compost y que no

Cómo hacer Vermicompost, compost con lombrices rojas

Cómo hacer té de compost, alimento líquido para las plantas

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *