Cómo sembrar y cultivar Sandía de manera orgánica

El término «sandía» se refiere tanto al fruto como a la planta, herbácea anual, rastrera o trepadora, de hasta 4 metros de largo que se aferra por medio de zarcillos al tallo acanalado, las hojas profundamente lobuladas y las flores amarillas monoicas (flores masculinas y femeninas separadas en el mismo pie) en las axilas de las hojas. Veamos cómo sembrar y cultivar sandia.

cultivar sandía
Sandía – Citrullus lanatus

Las sandías se cultivan por sus frutos, que se cosechan en verano y están entre los más grandes de la familia de las cucurbitáceas. De forma redonda u ovalada, de 5 a 70 cm de largo y de 2 a 20 kg de peso, tiene una corteza dura y lisa de color verde uniforme, jaspeada o veteada.

La pulpa puede ser, roja, amarilla o blanca con numerosas semillas negras o rojas según la variedad, y el fruto es emblemático para el verano por su alto contenido de agua (92 %).

¿Que nos aporta la sandía?

Desde el punto de vista nutricional, la sandía es uno de los alimentos más ricos en citrulina, un aminoácido de gran interés para personas mayores o deportistas que sufren una disminución de energía a nivel muscular, permite una buena recuperación después del ejercicio transformando el amoníaco del hígado (producido por el ejercicio físico intensivo) en urea evacuada por los riñones, y puede mejorar el rendimiento deportivo. En resumen, aumenta las proteínas de los músculos, dándoles una mejor tonicidad.

La sandía contiene licopeno, un antioxidante que tiene un efecto en la reducción del colesterol y la prevención de la inflamación. Las semillas de sandía contienen mucha vitamina C.

Gracias a su alto contenido en agua, la sandía es una de las frutas menos calóricas y menos azucaradas, menos que las fresas y las frambuesas. Su pulpa es diurética y contiene muy poca fibra para las personas con intestinos débiles.

¿Dónde plantar sandia?

Las sandías requieren mucho calor, así que resérvales un rincón cálido y soleado del jardín o huerta. Las temperaturas óptimas para el cultivo de sandías oscilan entre 24 y 30°C.

Le gustan los suelos ricos en humus, profundos, sueltos y más bien arenosos. Si tienes un suelo algo pobre puedes agregar compost para mejorar su calidad.

¿Cuándo plantar una sandía?

Es posible sembrar la sandía directamente en la huerta en primavera, pero la mayoría de los agricultores prefieren comenzar sus plantas en el interior, unas 4 o 5 semanas antes de pasarlas al suelo directo.

Sembrar en cubos a cubierto entre 20°C y 25°C. Plantar después de la última helada a mediados o finales del invierno. En climas cálidos, siembra directamente al aire libre en primavera.

Los primeros brotes tienen lugar en 6 a 8 días luego de haber sembrado las semillas. Los cotiledones se despliegan después de 10 o 12 días y la primera hoja verdadera aparece una semana después.

¿Cómo plantar sandia?

Sembrar en macetas individuales o almácigos. Pon dos semillas por cubo en la tierra de siembra. Después que emerjan, mantén sólo la planta más temprana o de mejor apariencia.

Trasplanta las plántulas en primavera con el cepellón en hoyos llenos de abono y separados entre sí de 1 a 2 metros de distancia según la variedad. Como todas las cucurbitáceas, las sandías odian que se les altere la raíz, por lo que hay que trasplantarlas con la mayor delicadeza posible.

Asegúrate de que el suelo esté caliente antes de plantar, extiende una lámina de plástico negro unos días antes para calentarlo más si aun está frió. Si las noches todavía son frescas, puedes instalar campanas individuales o un túnel de plástico que debe dejarse hasta finales del invierno, aireándose gradualmente.

En áreas con primaveras y veranos calurosos, siembra las semillas directamente en hoyos llenos de abono y espaciados de 1 a 2 metros en todas las direcciones. Sembrar en racimos de 4 a 5 semillas por cada agujero enterrado de 2 cm.

En suelos pesados, se debe cultivar las sandías en montículos, ya que tienen la ventaja de un mejor drenaje y un calentamiento más rápido. Formar montículos de 20 a 40 cm de altura y espaciados a 2 metros de distancia. Aplanar la parte superior y cavar agujeros de 1 a 2 metros de distancia dependiendo del vigor de la variedad. Rellenar con abono, compost o estiércol descompuesto y plantar la planta o sembrar las semillas en ella.

Mantenimiento de la sandía

Utiliza un escardillo o pala de puntas y pon un poco de hierba, pasto o paja seca para airear el suelo, también es aconsejable poner una capa de mantillo (paja, pasto seco, hojas de arboles o recorte de ramas) por encima del suelo para mantener a la tierra húmeda y protegerla del sol. Riega regularmente, pero no excesivamente, a los pies de la planta.

Cuando la planta de sandía comience a crecer bastante, si no lo hacen de forma natural, distribuye los tallos de forma uniforme por toda la superficie disponible para que no se aglomeren y puedan desarrollarse mejor. A diferencia de los melones, las sandías no requieren poda.

¿Cómo y cuándo cosechar sandías?

La cosecha de sandías tiene lugar en verano, dependiendo de la región y la variedad. Generalmente comienza 4 o 5 meses después de la siembra y entre 30 y 35 días después de la floración. Continúa durante varias semanas.

Recoge la fruta madura cuando la necesites. Hay una serie de «trucos» pero nada supera a la experiencia para averiguar si es el momento adecuado para la cosecha. Observa la corteza, se vuelve mate, más oscura, y la parte que toca el suelo se vuelve amarilla. La fruta debe ser pesada y sonar a hueco cuando la golpeas con el dedo.

El pequeño zarcillo unido al tallo y la hoja cerca del fruto deben estar secos. No esperes mucho tiempo ya que la sandía pasa de no estar madura a estar blanda en sólo 10 o 14 días.

¿Cómo conservar las sandías?

A la sandía no le gusta el frío. Es mejor mantener la sandía entera en un lugar fresco, pero fuera del refrigerador, a una temperatura de 15 a 20°C.

Puede ser de interés leer también: Cultivo de fresa o frutilla, ¿cuándo y cómo sembrarlas?

Aunque no madura una vez cortada, su sabor mejora en un período de 7 días cuando se coloca a temperatura ambiente. El almacenamiento por debajo de 10°C durante un período prolongado puede provocar daños por frío. Entre 10 y 13 °C, puede ser almacenada durante 2 o 3 semanas después de la cosecha. Sin embargo, incluso en estas condiciones, el color rojo se desvanece gradualmente.

Una vez abierta la sandía, guárdala durante unos días en el refrigerador, con la parte descubierta envuelta en papel film transparente.

Para conservarla por más tiempo, puedes cortar en cubos a la sandía y ponerlas en una bolsa y congelarla. También puedes extraer el jugo y congelarlo.

Es bueno saber que una vez que la sandía ha sido cortada, es mejor comerla dentro de los 4 días, ya que el contenido de licopeno de una sandía cortada en pedazos disminuye rápidamente después de este tiempo.

Comparte este artículo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Cómo sembrar y cultivar Sandía de manera orgánica”