Cómo y cuándo cultivar una higuera

En latín, ficus significa higuera. Esta planta, que se encuentra comúnmente en nuestros hogares, se divide en 800 especies, incluyendo el árbol frutal que produce higos. Dependiendo de la especie, su tamaño puede variar desde unos diez centímetros hasta más de 30 metros en la naturaleza. Aprende cómo y cuándo cultivar una higuera, en este artículo veremos la forma más fácil de plantar higos y tener una rica cosecha de verano, también veremos los cuidados que necesita y cómo reproducir una higuera por medio de esquejes.

Resumen

  • Nombre científico: Ficus
  • Familia: Moraceae
  • Variedades: Ficus carica, Ficus elastica, Ficus benghalensis, Ficus densifolia, Ficus benjamin, Ficus lyrata
  • Siembra: Primavera
  • Esquejes: Otoño
  • Exposición: Sol, Media sombra
  • Tipo de suelo: Ordinario, bien drenado
  • Cultivo: En macetas grandes – suelo directo
  • Follaje: Decidido, siempre verde
  • Enfermedades, plagas: Arañas rojas, escamas de insectos
  • Riego: Moderado
  • Longevidad: Perenne
  • Cosecha: Verano

Cómo plantar una higuera

La higuera puede ser cultivada en todo tipo de tierras siempre y cuando sea ligera y esté bien drenada. Tendrá una ligera preferencia por los suelos calcáreos.

Aunque resiste bien a las sequías, gracias a su profundo sistema de raíces, la higuera crecerá mucho más rápido en un suelo fresco y húmedo. Para esto, agrega una buena capa de abono orgánico en el fondo del hoyo de plantación. Podrás renovar el abono cada primavera para promover la floración y luego la fructificación de tu higuera.

La mejor época para plantar una higuera es en otoño si la plantas en el sur porque esto le permitirá asentarse adecuadamente antes del calor. Si lo plantas en un clima más fresco, puedes hacerlo en la primavera con un riego regular.

A la higuera le gusta la buena luz del sol, así que puedes colocarla a pleno sol y evitar las zonas demasiado ventiladas. Lo ideal es plantarla cerca de un muro orientado al sur.

Multiplica una higuera por esquejes

Sembrar una higuera desde semilla es posible pero puede dar una higuera macho en el 50% de los casos y por lo tanto tu árbol no le dará higos comestibles. Para evitar esto, es mejor hacer un corte de una planta adulta que esté dando higos y reproducir por medio de esquejes. Se hace en otoño cuando la higuera habrá perdido sus hojas.

Hay varios métodos para multiplicar la higuera, como el injerto, la siembra o el esqueje. Las plántulas no siempre dan buenos resultados, especialmente porque producirán tantos árboles machos (que no producirán higos) como árboles hembras.

Los esquejes son la forma más simple de propagar con éxito la higuera porque entonces será posible tomar un esqueje de un árbol que ya produce un hermoso fruto.

Esquejes en agua:

Corte de otoño, haz el corte justo después de que las hojas hayan caído.

Toma unas hermosas ramas (50cm) de una variedad que da hermosos frutos.

Procede con una tijera de podar limpia y desinfectada con alcohol.

Quita todas las hojas y frutos.

Simplemente sumérgelos en una cuenca de agua de lluvia.

Puedes también sumergir el talón en hormona de enraizamiento para esquejes, no es obligatorio pero fomenta el enraizamiento. Aquí te dejamos un enlace para que puedas elaborar tu enraizante de forma casera y fácil.

Déjalos en el agua por unos días.

Después de 10 días / 2 semanas las raíces se habrán formado.

Trasplanta el corte a una gran maceta.

Esquejes en tierra:

Escoge unas ramas jóvenes de 30 cm situadas en el extremo de una rama de una higuera que produce hermosos higos.

Quita las hojas y haz un corte transversal en la base del tallo.

Sumerge por unas horas el tallo en la hormona para esquejes, no es obligatorio pero fomenta el enraizamiento.

En una maceta «alta» pon una mezcla ligera de arena de río y compost (70/30).

Coloca los cortes transversales  y luego llena la maceta hasta el borde con la misma mezcla.

Finalmente riega pero sin encharcar la maceta.

Coloca los esquejes en un lugar sombreado a lo largo de una pared exterior o en un lugar protegido del viento.

Cuando veas que comienzan a nacer hojas en los esquejes puedes trasplantarlos a la tierra directa, o puede que quieras colocar cada esqueje en una gran maceta.

Cuidados para una higuera

Puedes podar tu higuera para promover su fructificación al final del invierno o al principio de la primavera. Quita las ramas que crecen verticalmente, esto permitirá una mejor penetración de los rayos del sol en sus frutos, lo que les ayudará a madurar más rápido y así aumentar su cosecha.

Ten cuidado porque su látex es tóxico y puede ser irritante; lávate las manos después de la poda.

También puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar una Morera (árbol de moras)

Mientras tu higuera esté creciendo y su sistema de raíces sea perfectamente autónomo, puedes regarla cada dos semanas durante su período de floración y fructificación.

Las higueras no son muy resistentes, para ayudarlas a pasar el invierno en zonas de clima frío, se puede cubrir su base y proteger sus ramas con un nylon para protegerla de las heladas.

Cuando cosechar higos

Las higueras se cosechan durante todo el verano, dependiendo de la variedad y el clima de la región en la que se haya plantado la higuera. También es importante saber que los higos no maduran una vez recogidos, por lo que hay que esperar a que estén completamente maduros antes de cosecharlos.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *