Cómo y cuando fertilizar plantas cultivadas en maceta

Para tener una correcta cosecha de hortalizas en maceta, es necesario fertilizarlas, cuidarlas y prestar atención, unos buenos fertilizantes orgánico son la mejor opción para ayudarnos en esas tareas.

¿Por qué fertilizar verduras en maceta?

Los recursos en el cultivo de maceta son mucho más limitados que los del suelo. Los nutrientes del suelo se agotan rápidamente, y algunos de ellos son lavados por el riego frecuente.

Por lo tanto, es necesario fertilizar regularmente durante el cultivo para obtener una buena cosecha.

La mayoría de las plantas aromáticas no necesitan ser fertilizadas si la maceta no es demasiado pequeña. La replantación al final de la temporada suele ser suficiente para las plantas perennes (cebollino, tomillo, romero…).

¿Cuándo y cómo fertilizar en maceta?

En general, de 4 a 6 semanas después de la plantación la planta se ha desarrollado lo suficiente y ha agotado los recursos contenidos en su contenedor (a menos que sea muy grande el contenedor). Entonces es necesario empezar a regar con fertilizante.

A diferencia del huerto, en el limitado recinto de una maceta hay poca vida en la tierra. Aquí se alimentará la planta directamente, sin pasar por la fase de asimilación de la materia orgánica por los microorganismos. Es eficiente pero a veces puede dar frutos de menor calidad.

Las dosis varían mucho dependiendo del tipo de fertilizante, las plantas, el tamaño de la maceta, etc. Por lo tanto debes hacer algunas pruebas y tratar de sacar las conclusiones correctas (lo cual no es necesariamente fácil).

Unos cuantos consejos:

Generalmente es suficiente regar cada quince días con fertilizante (o cada semana con una dosis dividida entre 2).

Diluya el fertilizante con agua hasta un 50%, riegue hasta que el agua salga de la maceta por la parte inferior para así asegurarse de empapar toda la superficie.

No regar continuamente con fertilizante. Entre cada aplicación debe regar el suelo una o más veces con agua sola. Además de hidratar la planta, también lavará cualquier exceso.

Una planta grande en una maceta pequeña tendrá mayores necesidades que una planta pequeña en una maceta grande.

Es mejor aplicar pequeñas dosis de fertilizante de forma regular que grandes dosis de forma irregular.

No fertilice una planta que carece de agua, en este caso debe regar la planta solo con agua y aplicar el fertilizante 2 o 3 días después.

¿Qué fertilizantes utilizar?

Orina

La orina es un fertilizante que es bastante fácil de encontrar. Contiene principalmente nitrógeno, pero también potasio y fósforo.

Mezcle 1 litro de orina en 10 a 20 litros de agua antes de usarla para regar.

Extractos de plantas

Varios preparados de hierbas fermentadas estimulan las plantas y proporcionan nutrientes o minerales. Diluir un litro de purin líquido en 10 a 20 litros de agua.

Puede usar: Purin de ortiga, purin de consuelo o purin de diente de león.

Compost

Si puede hacer algo de compost, incorpórelo a su sustrato antes de plantar. 1/3 de compost mezclado con 2/3 de tierra por ejemplo. Durante el cultivo se puede extender unos pocos centímetros en la superficie. Sus elementos fertilizantes se difundirán lentamente durante el riego.

Por otro lado, es necesario utilizar un compost bien madurado y por lo tanto muy bien descompuesto. Es preferible no poner los residuos directamente para ser compostados en la maceta. La vida orgánica es muy débil y la materia orgánica difícilmente se descompondrá sin ella.

Para tener disponible un abono maduro en su apartamento, puede utilizar el vermicompost o el bokachi.

También puede ser de interés leer: Como hacer y aplicar insecticidas orgánicos en la huerta

Reciclaje de residuos de cocina

Varios tipos de desechos de cocina pueden ser utilizados como complemento de la fertilización: El agua de cocción de las verduras, el agua de cocción para los huevos, granos de café, restos de té: para esparcir en la superficie, no abusar de ellos.

Fertilizantes comerciales

En el comercio se vende toda una gama de abonos líquidos para plantas en maceta: abono especial para geranios, abono especial para tomates, etc. Sólo sigue las inscripciones de la botella. Pero tenga en cuenta que muchos de estos no son naturales, procure buscar fertilizantes orgánicos, en muchas tiendas los podrá conseguir.

Problemas y deficiencias de las plantas

  • Deficiencia de nitrógeno: Las hojas se vuelven gradualmente amarillas, la planta se vuelve pálida y crece poco o nada.
  • Deficiencia de fósforo: Las hojas son muy oscuras, la planta florece poco o nada y se desarrolla mal.
  • Deficiencia de potasio: Las hojas son muy oscuras y las puntas están curvadas. Las hojas viejas se vuelven amarillas y los tallos se vuelven quebradizos.

Tenga en cuenta estas deficiencias básicas a la hora de aplicar el fertilizante y tendrá unas plantas radiantes y sanas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *