Cómo y cuándo podar limoneros y otros cítricos

La vida no nos regala limones sin más, sino que tenemos que cultivarlos primero. La poda es una parte necesaria del cuidado de los limoneros. Estimula el crecimiento y les da la estructura robusta que necesitan para darte una generosa cosecha. Aquí tienes todos los consejos e instrucciones que necesitas para podar limoneros y otros cítricos de forma correcta.

podar limonero

¿Hay que podar los limoneros?

Por supuesto, de hecho, la mayoría de los limoneros se benefician de una poda regular, especialmente en los dos primeros años de vida. La aplicación de un estrés controlado a la planta indica un nuevo crecimiento, diciéndole que concentre más energía en el desarrollo de los brotes restantes. Esto la prepara para producir limones más grandes y mejores a medida que envejece.

Antes de la poda, notarás que el volumen y el follaje van en distintas direcciones y, tras la poda, los frutos deberían estar equilibrados y las hojas pueden recibir más aire y luz solar.

Los pequeños crecimientos se recortan más a menudo en los árboles jóvenes, ya que disminuyen gradualmente durante la madurez. La poda regular de la planta mantiene un tamaño manejable para conseguir el mínimo esfuerzo y los máximos resultados.

¿Cuándo es el mejor momento para podar un limonero?

  • Los limoneros se podan durante la primavera o el otoño, siempre que no haya riesgos de heladas.
  • Los limoneros jóvenes se podan con la frecuencia necesaria para dar forma a su estructura.
  • Para los limoneros maduros y con frutos, el mejor momento para podar es después de cada cosecha, una o dos veces al año, también fuera de la temporada de heladas invernales.

Las herramientas que necesitarás

Siempre es importante equiparse. Ten unas tijeras de podar de confianza o una pequeña sierra de mano, dependiendo del tamaño y la edad de tu árbol. Desinfecta tus herramientas y utiliza siempre guantes de protección para trabajar.

Como medida preventiva, también necesitarás algún herbicida orgánico que puedas aplicar después del trabajo de poda. Todos los árboles de cítricos son famosos por tener gorgojos, caracoles, así como infestaciones de avispas de la agalla que pueden causar problemas y arruinar tu cosecha.

Cómo podar un limonero

Si ves ramas débiles y pequeños crecimientos cerca de la base del tronco, es una señal reveladora de que necesitas podar cuanto antes.

Aquí tienes un consejo para facilitar el mantenimiento: siempre que veas madera muerta, puedes eliminarla en cualquier momento. Sólo ten en cuenta que no debes podar durante el verano o el invierno, ya que podrían resultar dañadas por las quemaduras del sol o las heladas.

poda de limonero

Paso 1. Planificación

Antes de empezar, tienes que planificar y preparar todo. Esto significa echar un buen vistazo a tu limonero para ver si hay partes insalubres y ramas perdidas. Recoge tus guantes de jardinería y tus tijeras de podar limpias.

Paso 2. Poda

Empieza por eliminar la madera muerta de las ramas del árbol. Elimina las ramas finas para dar un empujón a las más grandes. Los cortes que hagas deben ser en un ángulo de 45 grados, asegurándote de no dañar el tallo principal.

Igual de importante es eliminar los «chupones», llamados brotes basales. Estos pequeños brotes frondosos salen de la base, cerca de las raíces, y a veces indican que el lecho de tierra es demasiado superficial. Pódalos para que no chupen los nutrientes de tu limonero.

Paso 3. Rodapié

Este término se refiere a la eliminación del crecimiento inferior para dar prioridad a la fructificación en la parte superior de la copa. Aunque parezca un despilfarro, es posible que tengas que deshacerte de los frutos poco desarrollados si quiere que la tanda superior de brotes y limones sea más saludable.

El zócalo también ayuda a evitar que las hojas toquen el suelo y se contaminen con fertilizantes o herbicidas. Tener el árbol a unos metros del suelo evita que las plagas se suban al árbol y propaguen enfermedades.

Paso 4. Recolección

Es el momento de dar a tus plantas un pequeño corte en la parte superior. Pero no exageres. Se trata más de una cuestión estética que práctica. Asegúrate de que la proporción de ramas coincide con la densidad de sus raíces, así que intenta darle una forma más redondeada y simétrica.

Paso 5. No podar demasiado

No podes nunca en exceso. Parte del proceso de poda consiste en saber cuándo parar. Está bien cortar un tercio del árbol, pero no más que eso. Si podas demasiado, podrías sobre estimular y estresar a la planta. Una vez que hayas seguido todos los pasos, podrás apreciar los resultados de tu duro trabajo.

También puede ser de interés leer: Por que los limones no maduran y se mantienen verdes.

Un limonero podado y sano

Cultivar limoneros es divertido y su mantenimiento merece la pena. Ya sea en el interior o en el exterior, son un complemento encantador para tu casa y tu jardín. Recuerda que la poda regular es la clave para un árbol feliz. Con estos consejos que te hemos dado, seguro que consigues la fructífera cosecha que te mereces.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 ideas sobre “Cómo y cuándo podar limoneros y otros cítricos”