Cómo y cuándo regar las Suculentas y los Cactus

El riego es uno de los aspectos más importantes del cuidado de las suculentas. Saber cuándo y cómo regar las suculentas es clave para su supervivencia. Regar en exceso es una de las formas más fáciles de matar accidentalmente a tus suculentas debido a su susceptibilidad a la podredumbre de las raíces. En este artículo te enseñamos cómo regar suculentas y cactus de manera correcta.

regar suculentas

¿Con qué frecuencia hay que regar las suculentas de interior?

Una de las cosas más peligrosas para tus suculentas de interior es regarlas incorrectamente. Las suculentas mantienen la humedad en sus hojas, tallos y tejidos. Utilizan esta agua almacenada para sobrevivir en condiciones de sequedad. Demasiada agua es mortal para estas plantas.

Pero aun así necesitan ser regadas para sobrevivir y prosperar. Dejarlas demasiado tiempo secas también puede provocar la muerte de sus raíces. La mejor manera de determinar cuándo hay que regar es examinar la tierra y sentir la humedad. No te limites a tocar la superficie de la tierra, los dos primeros centímetros del suelo debe estar seco al tacto antes de regar la planta.

La cantidad y el momento de regar también dependen de la estación del año. Durante la temporada de crecimiento, normalmente desde la primavera hasta el otoño, cuando el crecimiento es más activo, riega las plantas a fondo hasta que parte del agua empiece a salir por los agujeros de la maceta (esto puede no ocurrir con todas las macetas).

A veces, el agua no escurre de la maceta, pero siempre que la hayas regado bien, debería estar bien. Asegúrate de no dejar que el agua se acumule en los platillos. Dejar que el agua drene es bueno para las plantas, ya que ayuda a prevenir la putrefacción de las raíces y también evita que las sales disueltas se acumulen en la tierra.

Para la mayoría de las plantas de interior en maceta, regar una vez cada diez o catorce días durante la temporada de crecimiento activo debería ser suficiente.

Durante la temporada inactiva (normalmente en invierno para la mayoría de las suculentas), cuando la planta está inactiva, riega con menos frecuencia y menos a fondo. Comprueba la humedad de la tierra y riega sólo cuando la planta esté seca al tacto pero no completamente seca.

Durante los meses inactivos, la regla general es regar una vez cada tres o cuatro semanas. Presta atención al aspecto de tus plantas. Si empiezan a parecer arrugadas entre riegos, es posible que tengas que regarlas más a menudo. Si no estás seguro al principio, riega las plantas ligeramente.

¿Con qué frecuencia hay que regar las suculentas de exterior?

Las suculentas de exterior tienen unas necesidades de riego ligeramente diferentes a las de las plantas de interior, ya que están expuestas a condiciones diferentes en el exterior. Durante la temporada de crecimiento activo, como regla general, las plantas necesitan ser regadas cada siete o diez días.

Toca la tierra para ver si hay humedad. El primer centímetro de la tierra debe estar seco al tacto antes de regar. Riega las plantas a fondo hasta que parte del exceso de agua se filtre por los agujeros. Dependiendo del tipo de maceta y de tierra, es posible que el exceso de agua no siempre salga de la maceta. Siempre que riegues a fondo, debería ser suficiente.

Durante la temporada de inactividad, riega con menos frecuencia y más ligeramente, aproximadamente cada tres o cuatro semanas. La planta debe estar seca al tacto, pero no completamente seca. Observa tus plantas para ver si empiezan a mostrar signos de que necesitan ser regadas. Cuando las hojas empiecen a arrugarse y cuando se sientan planas al tacto y no estén rellenas, es el momento de regar las plantas.

El mejor momento para regar es a primera hora de la mañana, sobre todo para las plantas de exterior. Esto permite que la planta se seque durante el calor del día. Regar a primera hora de la mañana permite que el agua llegue a la parte inferior de las plantas hasta las raíces y garantiza que la planta esté bien hidratada para afrontar mejor el calor de la tarde.

Regar por la mañana también evita que las hojas de las plantas se quemen con el sol, ya que permite que las plantas se sequen antes de que el sol de la tarde sea más intenso.     

¿Cómo regar un cactus? ¿Difiere de las necesidades de riego de las suculentas?

¿Los cactus tienen necesidades de riego diferentes a las de las suculentas? Cuando se piensa en cactus se piensa en plantas secas y desérticas. Las necesidades de riego dependen de muchos factores, como la estación de crecimiento, si están en el exterior o en el interior, el tipo de recipientes o macetas en los que están, etc.

En general, los cactus y las suculentas tienen necesidades de riego similares. Durante la temporada de crecimiento activo, entre la primavera y el otoño, los cactus necesitan ser regados aproximadamente una vez a la semana.

Hay que remojar bien la planta hasta que el agua salga por el agujero de la maceta. Ten cuidado de no dejar que la planta se asiente en el agua. Deja que el exceso de agua escurra completamente. Si se coloca en un platillo, vierte el exceso de agua que pueda haber goteado en el platillo.

Antes de regar, comprueba la humedad de la tierra. El primer centímetro de la tierra debe estar seco antes de regar.

Durante el periodo de crecimiento inactivo, reduce el riego a una vez al mes. No empapes los cactus, sino dales el agua justa para que estén húmedos. Comprueba la humedad de la tierra entre los riegos.

Si la planta empieza a mostrar signos de estrés, como el arrugamiento, debes regarla más. Riega desde la superficie del suelo y no desde la parte superior de la planta para evitar dañar el tejido del cactus. Los cactus expuestos a demasiada humedad pueden sufrir daños en el tallo o en los tejidos por podredumbre o moho.  

Regar las suculentas en el suelo

Los requisitos de riego de las suculentas en el suelo dependen de varios factores, como la estación de crecimiento, la temperatura y el clima, el espacio de la zona y los tipos de plantas. Lo más importante es elegir un suelo que drene bien para plantar suculentas en el suelo. Proporcionar a las suculentas unas condiciones de suelo adecuadas va de la mano de unas técnicas de riego apropiadas.

Con el medio adecuado, las necesidades de riego de las suculentas enterradas deben variar según la estación del año. Durante la temporada de crecimiento activo, entre la primavera y el otoño, las suculentas deben regarse aproximadamente una vez a la semana.

Es posible que deban regarse más durante una ola de calor o bajo un calor intenso. Toca la tierra para ver si hay humedad. El primer centímetro de la tierra debe estar seco al tacto antes de regar. Riega a fondo y deja que las plantas se empapen bien para que el agua llegue a las raíces durante la temporada de crecimiento.

Riega con menos frecuencia y más ligeramente durante la temporada de inactividad, aproximadamente una vez al mes cuando la planta no esté creciendo activamente. Ajusta el riego según sea necesario.

Lo ideal es regar a primera hora de la mañana las suculentas terrestres. Esto permite que el agua llegue a las raíces de las plantas y las hidrate para afrontar mejor el calor de la tarde.

Humedad: ¿cuánta humedad necesitan las suculentas y los cactus?

Las suculentas y los cactus se diferencian de otras plantas de interior por sus necesidades de humedad. Debido a su naturaleza, las suculentas y los cactus necesitan menos agua y humedad para sobrevivir.

Tienen propiedades de almacenamiento de agua que les ayudan a soportar condiciones de sequedad que otras plantas de interior no pueden tolerar. La mayoría de las plantas de interior prosperan en un entorno doméstico con un 40-60% de humedad. Los cactus y las suculentas prosperan en entornos con un 10-30% de humedad.

Las condiciones de la casa, especialmente durante los meses de invierno, cuando la calefacción interior está en funcionamiento, pueden ser muy secantes para la mayoría de las plantas. Si encuentras tu casa demasiado seca incluso para sus suculentas y cactus, un remedio rápido es colocar una bandeja con agua cerca de sus plantas. El agua se evapora y proporciona la humedad necesaria en el aire.

Signos de riego excesivo y de riego insuficiente de las suculentas

Suculentas con falta de agua:

Puede que regar las suculentas por debajo del nivel de agua no sea tan letal como regarlas en exceso, pero regarlas constantemente por debajo del nivel de agua también es perjudicial para las plantas, especialmente durante los meses más cálidos o la temporada de crecimiento. Necesitan ser regadas, y regadas correctamente, para prosperar y crecer. Puedes saber si tus plantas están mal regadas cuando empiezan a mostrar estos signos:

Hojas marchitas o arrugadas

Las suculentas son conocidas por sus hojas regordetas y carnosas. La planta empezará a arrugarse y fruncirse, a menudo primero en las hojas inferiores. A medida que la planta utiliza toda el agua almacenada en los tejidos, el arrugamiento se extenderá a la parte superior de la planta. También tendrán un aspecto deshidratado y se sentirán secas.

Las hojas se sienten planas

Las suculentas que no reciben suficiente agua tienen las hojas aplanadas y blandas. Puedes palpar las hojas y apretarlas. Si las hojas se sienten planas, blandas y secas, entonces están literalmente deshidratadas y necesitan más agua.

Decoloración

Las plantas con poca agua también pueden empezar a cambiar de color. Pueden oscurecerse o empezar a amarillear. Junto con las hojas arrugadas y la decoloración, estos son signos reveladores de que es hora de regar sus plantas o de aumentar la frecuencia y la cantidad de riego.

Suculentas regadas en exceso:

Regar en exceso las suculentas es una de las formas más rápidas de matarlas accidentalmente. Puede ser difícil saber si sus plantas están regadas en exceso porque pueden mostrar signos similares a los de las plantas poco regadas. La clave es prestar mucha atención a las técnicas de riego y a otros signos. Las suculentas regadas en exceso muestran estos signos

Marchitamiento y arrugamiento

Las plantas regadas en exceso tienen un aspecto marchito y también se arrugan, lo que puede confundir a los demás haciéndoles creer que necesitan más agua. Por lo general, si las plantas se ven verdes, la tierra está húmeda y usted sabe que su planta está bien regada, entonces está regando en exceso.

Las hojas se notan gordas

Toca las hojas para ver si están planas o firmes. Si ves que se arrugan, pero las hojas aún se sienten regordetas y duras, lo más probable es que la planta esté recibiendo demasiada agua.

Hojas marrones o amarillas

Cuando las hojas empiezan a volverse marrones o amarillas, suele ser una señal de que algo va mal en la planta. Si observas que las hojas de tus plantas se vuelven marrones y amarillas, junto con hojas marchitas y caídas, suelen ser señales de que necesita ajustar la frecuencia de riego. Si sabes que sus plantas están bien regadas, es posible que estén recibiendo demasiada agua.

Plantas blandas

Otro signo de exceso de riego es cuando la planta empieza a estar blanda por el exceso de agua. Las plantas han absorbido literalmente demasiada agua y no pueden absorber más. Se hinchan y revientan y se convierten en papilla.

Pérdida de raíces

Las suculentas son susceptibles a la podredumbre de las raíces. La podredumbre de las raíces se produce cuando la planta está constantemente expuesta a demasiada humedad y las raíces comienzan a descomponerse.

También puede ser de interés leer: 4 métodos para multiplicar suculentas fácilmente.

Los hongos se instalan y hacen que la planta se marchite y muera. Es posible que notes que a tu planta se le caen todas las hojas y tiene un aspecto enfermizo. Si sospechas que las raíces están podridas, saca la planta de la maceta y de la tierra e inspecciona las raíces.

Si las raíces parecen blandas o viscosas y de color gris o negro, es posible que la podredumbre de las raíces se haya producido por exceso de riego.

Comparte este artículo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *