Cómo y por qué usar cal en el jardín y la huerta

Hay varias razones por las que puedes querer añadir cal a la tierra de tu jardín, pero tienes que saber cuándo y cuánto añadir. La razón principal para añadir cal a la tierra del jardín es cambiar el pH del suelo para asegurar cosechas sanas y abundantes. En este artículo te enseñamos cómo y por qué usar cal en el jardín y la huerta orgánica.

usos de la cal en el jardín

¿Para qué se usa la cal en el jardín la huerta?

Cualquier huerto o jardín de flores se beneficiará de la adición de cal a la tierra del jardín que es ácida. Saber cuándo y cómo añadir cal puede significar la diferencia entre un alto rendimiento y un jardín con problemas de enfermedades y hortalizas malformadas.

La cal se utiliza para aumentar el pH del suelo y puede ser necesaria si el suelo de tu jardín es demasiado ácido. La mayoría de las hortalizas prefieren un suelo alcalino frente a uno ácido.

El rango de pH suele estar entre 6 y 7, aunque algunos libros de texto de jardinería afirman que los niveles de pH de 5,5 a 7 pueden ser soportados por la mayoría de las hortalizas. Se acepta universalmente que el pH 7 es el nivel de pH neutro y generalmente se cree que es adecuado para la mayoría de las hortalizas y flores.

Beneficios de la aplicación de cal en el suelo del jardín

Además de elevar el nivel de pH del suelo ácido y hacerlo más alcalino y propicio para la producción de hortalizas y flores, la cal favorece otros nutrientes, como el nitrógeno. La adición de cal al suelo del jardín o la huerta mejora la penetración del agua y, al elevar el pH, aumenta la absorción de nutrientes por parte de las plantas. La cal favorece la salud de las bacterias del suelo y los microbios beneficiosos.

¿Qué tipo de cal usar para suelo del jardín?

Hay diferentes tipos de cal, y no todas son preferibles para el uso en el jardín o la huerta. La cal agrícola o «de jardín» se fabrica a partir de carbonato de calcio, y la cal dolomítica, a partir de dolomita; ambas son adecuadas para su uso en jardinería.

Pero la cal apagada y la cal rápida «no se recomiendan para céspedes y jardines». Tanto la cal derivada del carbonato cálcico como la que viene de la dolomita aportan calcio a tu jardín, mientras que este último es también una fuente de magnesio. Por tanto, aunque la cal no es realmente un «fertilizante», puede aportar a tu jardín importantes minerales.

Cuándo aplicar cal al suelo del jardín

Hay dos momentos durante el año en los que puedes elegir añadir cal a la tierra de tu jardín. Dependiendo de sus circunstancias, puedes elegir el momento más adecuado.

Aplicar cal en otoño

Los jardineros experimentados te dirán que el mejor momento para añadir cal al suelo del jardín es a finales de otoño. De este modo, el suelo tendrá tiempo de absorber la cal y de ajustar su pH. La cal tarda varias semanas en penetrar en el suelo. Dependiendo del tipo de suelo y del nivel de pH actual, deberías añadir cal inmediatamente después de la última cosecha.

Añadir cal en primavera

No estás limitado a añadir cal sólo en otoño. Puedes esperar y añadir cal al suelo de tu jardín en primavera. Sin embargo, esto debe hacerse varias semanas antes de que planees sembrar. Cuanto más tiempo tenga, mejor se integrarán los nutrientes de la cal en el suelo.

Cómo añadir cal a la tierra del jardín para cambiar su pH

Paso 1: comprobar el pH del suelo

Puedes comprobar el pH del suelo de tu jardín con un kit de suelo multiuso. Es conveniente que compruebes el suelo en varios lugares en los que vayas a plantar hortalizas o flores para garantizar una evaluación general precisa del suelo.

Paso 2: Calcular la cal necesaria

Debes determinar la cantidad de cal necesaria para el tamaño de tu jardín. Los distintos tipos de suelo tienen diferentes necesidades de enmiendas como la cal. Es conveniente elevar cualquier nivel de pH que esté por debajo de 6,5. En la siguiente tabla se calcula la cantidad de cal necesaria por cada 10 metros cuadrados de suelo de jardín:

Tipo de sueloLectura de pHCantidad de cal
Arcilloso5,010 Kg
5,55 Kg
6,02 Kg
Arenoso5,010 Kg
5,53 Kg
6,01 Kg
Limoso5,08 Kg
5,55 Kg
6,03 Kg

Paso 3: Dos formas de esparcir la cal en el jardín

Hay dos formas de esparcir la cal en el jardín. Ambas formas dan buenos resultados. La forma antigua es esparcirla con una pala. Debes esparcir la cal uniformemente sobre la parte superior del suelo.

La segunda forma es esparcir la cal con un esparcidor de jardín/agrícola. Deberás llevar una máscara protectora para respirar y gafas.

Paso 4: Introducir la cal en el jardín

Una vez que haya esparcido la cal en el suelo de tu jardín, debes labrarla para asegurarte de que está bien mezclada. Si utilizas un método manual, como la doble excavación, deberás volcar la tierra cuando la coloques en la hilera previamente excavada.

Asegúrate de labrar o cavar hasta la profundidad a la que crecerán las raíces de tus plantas. Esta suele ser de unos 30 cm. El simple hecho de esparcir cal en polvo sobre la parte superior del suelo no proporcionará muchos beneficios.

Paso 5: Regar el jardín

Tendrás que activar la cal añadiendo agua a tu jardín. Las mangueras de remojo son las mejores para esta tarea, ya que pueden saturar lentamente el suelo y hacer que el agua se filtre hasta la piedra caliza.

Paso 6: Evita sembrar inmediatamente

Si optas por aplicar cal al suelo de tu jardín en primavera, es conveniente que transcurran como mínimo tres semanas entre el esparcimiento o la labranza de la cal y la siembra del jardín. Cuanto más tiempo puedas esperar, mejor se distribuirá la cal en el suelo.

Cal para jardines de campo y camas elevadas

Un jardín de campo a menudo puede exigir la reaplicación de cal, debido a una lluvia inusual y / o un gran agotamiento de los nutrientes de la tierra. Por otro lado, las camas de cultivos elevadas no necesitan tanta cal como un campo abierto ya que la mayoría de los nutrientes del suelo están contenidos y no se agotan con la escorrentía de la lluvia.

Cultivo de hortalizas en suelos ácidos y alcalinos

Algunas hortalizas pueden crecer en suelos alcalinos o ácidos, mientras que otras, como las patatas y el perejil, prefieren los suelos ácidos. No es necesario añadir cal a la tierra del jardín para cultivar cualquiera de ellas.

Muchas hortalizas prefieren un pH entre 6 y 6,5. Si el pH de tu suelo es inferior a 6, debes añadir cal para elevarlo a un nivel más favorable.

Entre las hortalizas que mejor se adaptan a la adición de cal al suelo del jardín se encuentran las judías, las coles, los guisantes, las espinacas, la lechuga y otras hortalizas de hoja.

Los tomates no crecen bien en suelos ácidos. La cal proporciona el calcio y el magnesio necesarios en el suelo.

También puede ser de interés leer: 10 formas de usar cáscaras de huevo en el jardín.

No es conveniente añadir cal a un suelo de pH neutro (7 pH), puesto que ya se encuentra en un nivel de pH óptimo.

Repeler mapaches, zorrillos y serpientes con cal

La cal también sirve para alejar a ciertos animales que puedan dañar los cultivos, mantén a estos bichos fuera del jardín aplicando una franja ancha de cal de jardín alrededor del perímetro del mismo. Cuando un animal no deseado lama la cal, experimentará una desagradable sensación de ardor y, con suerte, abandonará el jardín.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *