Consejos y técnicas para podar un Romero correctamente

La poda de las plantas de romero es necesaria al menos una vez al año para asegurarse de que la planta se mantiene sana, vive más tiempo y tiene una forma bonita. Si no podas el romero con regularidad, la planta acabará volviéndose leñosa y producirá menos hojas y flores. En este artículo, veremos cómo podar un romero para que se mantenga fragante, sano y bonito en tu jardín durante muchos años.

podar romero

Formas de podar romero

Básicamente, hay dos maneras de podar romero: La poda ligera y la poda dura. Veamos cada una de ellas y cómo hacerlas:

Poda ligera

poda ligera romero

El propósito de la poda ligera es sólo eliminar las puntas de los tallos después de que las flores azules se desvanezcan.

Esta poda da un aspecto más elegante al arbusto y favorece una mayor floración a lo largo de la temporada de crecimiento.

Así que, si tu intención es promover el crecimiento, recorta tu romero después de la floración, poda sólo unos 2 cm de las apuntas de todas las ramas.

Intenta mantener el tamaño de la planta durante el verano con una poda ligera, así como con la cosecha.

Poda dura

poda dura romero

El segundo tipo de poda es una poda más dura que se realiza anualmente. La poda dura se realiza cada año, después de la temporada de floración, para mantener el tamaño y la forma deseados.

La poda dura del romero también favorece el crecimiento de nuevas matas que pueden cultivarse como esquejes. Ver: Cómo multiplicar Romero a partir de esquejes (tallos)

Corta entre 15 y 25 cm de los tallos verdes, asegurándote de no cortar la madera desnuda y de dejar muchas hojas verdes por debajo del corte, especialmente si podas un romero muy crecido.

Trabaja alrededor de tu romero hasta que hayas eliminado entre un cuarto y un tercio de la planta. Elimina también las ramas enteras dañadas o leñosas hasta la base de la planta.

Si quieres que tus plantas de romero formen un seto o grandes arbustos, pódalo regularmente durante unos años, dejando que cada año crezca unos 25 cm.

Cuándo es el mejor momento para podar el romero

¿Cuándo se debe podar el romero? Es necesario podar ligeramente el romero a principios de la primavera, inmediatamente después de las heladas del invierno, para favorecer su crecimiento.

La segunda poda ligera debe realizarse a principios de verano, después de que la floración se desvanezca, para eliminar la flor y, posiblemente, fomentar la segunda floración. Y la tercera, una poda dura, a finales de otoño para dar forma y mantener el tamaño de la planta.

Poda del romero en maceta

podar romero en maceta

Debes comenzar a podar tu romero cuando tu planta es muy joven y no tiene tallos leñosos, tan pronto como la recibas de un vivero.

Basta con hacer algunos cortes en los tallos más largos para dar a la planta la forma que deseas. Estos ligeros cortes favorecerán la formación de nuevas ramas en los laterales.

Repite ese ligero corte en cada uno de los tallos para darles forma y conseguir aún más ramas laterales. En pocos meses, tu planta se convertirá en un arbusto, con numerosas puntas para las flores y ramas para cosechar.

Una vez que tu romero esté bien establecido, realiza la poda ligera y dura de la misma manera que se ha explicado anteriormente. Estos dos tipos de poda le ayudarán a prosperar incluso en macetas pequeñas.

Poda del romero leñoso

Si tienes que lidiar con un romero muy leñoso, o mayoritariamente leñoso en su interior, la mejor opción es sustituirlo por otra planta joven, ya que es muy poco probable que puedas fomentar el crecimiento de las partes leñosas y secas.

Puedes probar a podarla muy fuerte hasta los dos últimos grupos de hojas por encima de la parte leñosa y ver si se recupera. Luego de eso, dale sombra y un riego regular para que se recupere más rápido.

Herramientas

La herramienta básica para la poda ligera son las tijeras de jardín o las tijeras de podar. Las buenas herramientas para este trabajo de poda más pesado son las podadoras limpias y afiladas, preferiblemente, más eficientes, las podadoras de derivación, así como una sierra de podar.

También se puede podar el romero con un cortasetos, pero hay que tener cuidado de no cortar demasiado la planta.

Para concluir

Los restos de poda que obtengas, puedes dejarlos secar en un lugar sombreado y guardarlo para consumirlos más tarde, también puedes aprovecharlos frescos. Otra opción es ponerlos en el compost o hacer nuevas plantas de romero a partir de esquejes.

La poda de las plantas de romero es esencial para asegurarse de que la planta esté sana y tenga buen aspecto. Mantén tu romero joven con una poda anual y un recorte regular para promover un nuevo crecimiento.

Artículos relacionados

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *