Cuándo y cómo plantar melones de manera orgánica

El melón (Cucumis melo) es una planta anual a la que le gusta el calor y el sol, condiciones esenciales sin las cuales será difícil cosechar frutos sabrosos y dulces. Aunque frecuentemente se compra como una planta en maceta lista para ser plantada, los melones también pueden ser sembrados desde semillas para tener tus propias plantas, ¡lo que también es más barato! Fresco y dulce, el melón es definitivamente una de las frutas emblemáticas del verano! ¿Y si lo invitamos a nuestro huerto? Descubre cómo sembrar, plantar, cuidar y cosechar melones de manera totalmente orgánica.

¿Cuándo sembrar y plantar melones?

La siembra de melón se debe realizar en los primeros días de la primavera, cuando ya no existe riesgo de heladas o fríos muy intensos, igualmente puedes comenzar a sembrar melones si dispones de en una cama caliente o en un invernadero calentado entre 20 y 30°C.

Incluso en regiones de clima templado, espera a que el suelo se caliente un poco. De hecho, los melones necesitan que la temperatura del aire alcance al menos 12°C para desarrollarse, de lo contrario su crecimiento se bloqueará.

Ten en cuenta que la temperatura óptima para una rápida germinación y más tarde para alcanzar una buena madurez es de al menos 20°C.

¿Qué suelo es bueno? Los melones necesitan un suelo profundo, fértil, fresco, suelto, con humus y arcilloso-calcáreo con un pH ligeramente superior a 7.

El melón se debe plantar en un lugar cálido a 20-25°C; en un invernadero o detrás de una ventana calentada por el sol. Para empezar a sembrar melones directamente en el lugar, hay que esperar a que se caliente el suelo. Sin embargo, puede tener dificultades para obtener frutos debido a la siembra tardía y la falta de calor.

La plantación de las plantas en macetas o compradas se hace un mes después de haber comenzado la primavera; es mejor esperar a que pase cualquier riesgo de helada. Esto te dará tiempo para endurecer gradualmente las plantas sembradas en macetas llevándolas al exterior. Las plantarás respetando una distancia de 60 a 80 cm entre cada planta.

Si deseas obtener semillas tus propias semillas ten cuidado, como la calabaza, los melones se hibridan (cruzan) muy fácilmente, asegúrate de que no haya otras variedades de melones en el entorno cercano.

Escoge un hermoso fruto con un tallo muy vigoroso, recoge las semillas cuando el fruto esté completamente maduro, lava las semillas y sécalas en un lugar cálido a la sombra. Las guardarás en una bolsa de papel hasta la siembra de primavera.

¿Cómo sembrar melones?

Para la siembra de melón en macetas prepara una mezcla de tierra de maceta, tierra vegetal y compost; pon 2 o 3 semillas cubiertas con 1 cm de tierra en cada cubo. Luego empaca un poco la tierra antes de regar con un pulverizador para evitar que el suelo se compacte.

Mantén siempre el suelo húmedo hasta la germinación y la aparición de las primeras hojas, lo que toma de 10 a 12 días.

Cuando las semillas hayan germinado, mantén sólo las plantas más vigorosas por cubo. Y aun así mantenerlas en un lugar cálido, en un invernadero o detrás de una ventana calentada por el sol.

A medida que el clima se calienta y la joven planta se desarrolla, puedes llevar las macetas al exterior para que se endurezcan gradualmente.

La plantación de melones debe hacerse en un suelo bien descompuesto, muy rico en humus, en agujeros en el fondo para el drenaje del agua y que contenga una buena dosis de compost maduro.

No dudes en plantar los melones bajo un túnel de plástico, lo que les permitirá beneficiarse de más calor. Si haces filas de melones, mantén un metro entre cada fila.

Para evitar que cada planta tenga demasiados frutos y se agote, la poda debe iniciarse muy pronto; de 4 hojas, se cortará por encima de 2 hojas, lo que hará que empiecen a crecer 2 tallos, que luego deberán ser cortados por encima de la tercera hoja.

¿Cómo se cuida una planta de melón?

La planta de melón requieren un riego regular, si hace mucho calor riega con poca agua todos los días y si el verano viene muy lluvioso riega solamente cuando notes que la tierra está muy seca. Recuerda regar siempre muy temprano en la mañana a la tarde cuando ya no reciba luz solar directo.

Asegúrate de regar siempre la base de las plantas, sin inundarlas, para evitar mojar las hojas, ya que los melones son vulnerables al oídio (hongo). Por último, recuerda que el riego afecta directamente al sabor de los melones, si no se hace correctamente, el sabor de la fruta se verá afectado.

No dudes en cubrir el suelo con mantillo para mantenerlo fresco y limitar el crecimiento de las hierbas invasoras.

¿Cuándo y cómo cosechar melones?

El melón se cosecha 4 o 5 meses después de la siembra. Pasado mas de ese tiempo se perfuma demasiado y se pone pesado porque está lleno de agua. Para saber si el melón está maduro, al tocar el lado opuesto al tallo, deberías sentirlo un poco suave.

Datos a tener en cuenta

Cuando prepares tu huerto, planea plantar calabazas y pepinos lejos de los melones, sin embargo apreciarán la proximidad de la col, los frijoles y el maíz dulce.

También puede ser de interés leer: Cómo y cuándo cultivar sandía de manera orgánica

Los melones son plantas agotadoras del suelo que requieren mucha materia orgánica, por lo que es necesaria una rotación de cultivos de 3 o 4 años antes de plantarlos en el mismo lugar.

Las primeras cosechas comienzan de 3 y medio a 5 meses después de la siembra. Revisa tu calendario lunar antes de trabajar en los melones, siempre en un día de «fruta»: sembrarás en luna creciente, trasplantarás y plantarás en luna menguante.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *