Cuidados del Romero en maceta y en el jardín

El romero es un arbusto fácil de cuidar y constituye un bello complemento para el hogar o el jardín exterior, además de ser fácil de utilizar en la cocina. Pero si es la primera vez que recibes un romero o has cuidado uno sin éxito en el pasado, probablemente te preguntes cuál es la mejor manera de cuidar un romero. En esta guía te enseñamos los cuidados del romero para mantenerlo en perfectas condiciones durante todo el año.

cuidados del romero

Poda tu romero según sea necesario

Cuando recibas tu romero por primera vez, su forma estará bien definida, pero a medida que crezca, los bordes se volverán desiguales. Cada tres o cuatro semanas, utiliza unas tijeras limpias para recortar las ramas que están fuera de los límites.

podar romero

Recorta las ramas hasta el punto en que se unen al tronco de tu romero. Si dejas un pequeño trozo de rama, el romero puede estresarse al intentar cuidarlo, así que asegúrate de recortar las ramas lo más cerca posible del tronco.

Una vez que hayas podado tu romero, rocíalo con una botella llena de agua para hidratar su follaje.

Lugar adecuado para cultivar romero

Tu romero necesita mucho sol para mantenerse sano. Puedes mantenerlo en el interior, en una ventana soleada, durante todo el año, o trasladarlo al jardín cuando el tiempo sea lo suficientemente cálido.

Una ventana orientada al Sur (si vives en el hemisferio norte), o al Norte (si vives en el hemisferio sur), suele ser el mejor lugar de interior para una planta de romero, siempre que no haga demasiado calor.

En el exterior

podar romero

Si vas a sacar el romero de una maceta para plantarlo en el suelo, sólo tienes que asegurarte de que el lugar de tu jardín exterior donde lo plantes tenga un suelo que drene bien.

A esta planta le gusta incluso crecer en suelos arenosos, pero no tolera los suelos demasiado húmedos que mantienen mojado su sistema radicular.

El romero necesita un lugar con pleno sol, es decir, al menos seis u ocho horas de luz solar al día.

También necesita una buena circulación de aire, por lo que, tanto si está en el interior como en el exterior, asegúrate de que tu planta de romero no esté demasiado protegida del viento o apretada contra otras plantas que impidan que el aire circule a su alrededor.

El romero suele ser resistente hasta que la temperatura alcanza los -1,1 grados Celsius (30 Fahrenheit). Si mantienes tu planta de romero en su contenedor pero la cultivas en el exterior en los meses cálidos, recuerda que tendrá que volver al interior antes de las primeras heladas de tu zona.

Pero si ya se encuentra plantado en el suelo y el invierno es muy fuerte, puedes cubrir tu romero con un pequeño techo de nailon, para ello, clava a su alrededor cuatro maderas o palos que sean al menos 10 cm más alto que el arbusto y coloca el nailon pon encima de ellos, formando un techo que cubra toda la planta.

Los romeros toleran el calor y las altas temperaturas, y también se comportan bien en una amplia gama de niveles de humedad. Sin embargo, un clima demasiado frío puede ser fatal para estas plantas.

Romero en maceta, ¿trasplantar o podar?

romero en maceta

Si trasladas tu planta de romero al jardín exterior de forma permanente, estará encantado de crecer en el suelo y seguir aumentando su tamaño. Pero si lo mantiene en la maceta, con el tiempo la planta necesitará pasar a un recipiente más grande.

Cada año, en primavera, elige una maceta del tamaño siguiente al de tu planta de romero actual. Los signos de que una planta de romero está lista para un nuevo contenedor incluyen si la planta ha brotado recientemente con un montón de nuevos brotes o si parece que no puedes conseguir que la planta esté lo suficientemente bien hidratada.

Retira con cuidado la planta de su recipiente actual. Llena el nuevo recipiente hasta la mitad con tierra para macetas y, a continuación, coloca la planta dentro del nuevo recipiente sobre la nueva tierra.

Utiliza más tierra para macetas para rellenar los bordes de tu romero y cubrir bien sus raíces, luego presiona un poco el suelo con las manos (pero no demasiado) para hacer que sea lo suficientemente firme como para que el arbusto se mantenga en su sitio de forma segura.

En cuanto termines de trasplantarlo, riega la planta en profundidad pero de apoco y sin hacer charcos, hasta que la humedad gotee por los orificios de drenaje del recipiente.

Si lo prefieres, puedes evitar la necesidad de utilizar recipientes más grandes y mantener tu romero del mismo tamaño. Para ello, tendrás que podar las raíces del romero, cortando unos centímetros del cepellón de la planta, tanto en la parte inferior como en los laterales.

A continuación, sólo tienes que volver a colocar el romero en su contenedor actual y volver a rellenar la tierra a su alrededor.

Riego adecuado del romero

regar romero

Las plantas de romero pueden ser más difíciles de mantener bien regadas que otras, ya que el romero no se cae, ni se marchita, ni muestra otros signos de que tiene poca agua hasta que la situación es realmente grave.

Aunque las plantas de romero toleran la sequía, necesitan que el jardinero las riegue. La pauta básica es regar la planta en profundidad una o dos veces por semana.

Regar una planta en profundidad significa regar hasta que la humedad gotee por los agujeros de drenaje del recipiente.

Si tu planta crece en el suelo al aire libre, comprueba la humedad introduce un dedo o haz un pequeño orificio en el suelo al pie de la planta, si vez que un poco más abajo está húmedo, no hace falta regar, de lo contrario, si la tierra está seca, hace falta regar.

La tierra que permanece demasiado húmeda puede provocar la putrefacción de las raíces, por lo que debes asegurarte de que la tierra se seca entre las sesiones de riego.

Abonar un romero

Como ya hemos mencionado, el romero no necesita de mucho abono para crecer bien, es más, prefiere suelos algo pobres y arenosos, lo importante es que tengan buen drenaje.

De todas formas, puedes alimentar tu romero cada primavera con una emulsión de pescado o algas para ayudar a fomentar un gran crecimiento y mantener tu arbusto sano.

De vez en cuando, también puedes rociar tu romero con la misma emulsión de pescado o algas para que siga creciendo con fuerza. Es una buena idea hacer esto si notas que tu romero parece estar un poco bajo de moral.

Plagas y enfermedades del romero

plagas del romero

Si has estado cultivando romero en interiores en macetas o en exteriores, tu planta puede ser susceptible de sufrir plagas y enfermedades por diversos motivos.

Entre las plagas y enfermedades comunes del romero que lo afectan se encuentran los pulgones, el salivazo, los trips, la cochinilla y la podredumbre de las raíces. Otras enfermedades que afectan al romero son el tizón de la botritis y el mildiú velloso.

Control natural de plagas del romero

Los jabones insecticidas contienen ácidos grasos que paralizan y matan las plagas de cuerpo blando. Entre ellos se encuentran los ácaros, las cochinillas, las moscas blancas, los pulgones, los trips, el oídio y otros. Ver: Cómo usar Jabón Negro en el jardín y la huerta orgánica.

Aceite de neem (preferiblemente orgánico). El principal componente de trabajo de este aceite es la azadiractina, y es un repelente natural y el control de plagas. Con el aceite de neem, que no deja un residuo duro, puedes deshacerte de muchas plagas, incluyendo escarabajos, moscas y más. Ver: Usos del aceite de Neem para la salud, el hogar y la huerta.

Los aceites hortícolas como éste, que contienen principalmente aceite mineral, ayudan a deshacerse de muchas plagas adultas y sus huevos.

Cuanto más firme seas a la hora de asegurarte de que tu planta de romero está adecuadamente regada y recibe suficiente luz, menos probable será que las plagas ataquen la planta. 

Aunque el romero es una planta resistente a las plagas y enfermedades, algunos insectos pueden posarse en ella para sobrevivir y reproducirse. Sin embargo, la mayoría de éstos, por el contrario, evitarán el romero.

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar y sembrar Romero de manera orgánica.

Siempre debes intentar deshacerse de las plagas y enfermedades de tu romero de forma natural. El uso de productos químicos aumenta los niveles de toxinas en tu jardín, y debe evitarse si cultivas romero para el consumo.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Cuidados del Romero en maceta y en el jardín”