Cultivar Cinta (lazo de amor) y todos sus cuidados

Si quieres una planta que sea fácil de cuidar y que no sea tóxica, la planta cinta (Chlorophytum comosum) conocida también como lazo de amor debería estar en lo alto de tu lista. Se trata de una de las plantas más fáciles de cuidar en casa, hoy te enseñamos cómo propagarla por semillas, esquejes o división de raíces, aprende a cultivar Cinta y todos sus cuidados.

cultivar cinta lazo de amor

¿Qué es una planta Cinta?

La Chlorophytum comosum, más conocida como Cinta o Lazo de amor o Mala madre en algunas regiones de América, es una planta perenne tropical herbácea que se disfruta por su abundante follaje y su capacidad para producir masas de plántulas.

Esta especie tropical es similar a la hierba, con hojas delgadas y arqueadas que crecen en forma de roseta. Sus hojas son completamente verdes, o variegatas en verde y blanco, o a veces en verde y amarillo, según el cultivar.

En medio de sus hojas crecen largos tallos, en los que produce pequeñas flores blancas en forma de estrella, así como pequeños retoños.

Métodos para propagar Cinta

Aunque la propagación a partir de esquejes es el método más conocido, también se puede propagar por división y mediante la siembra de semillas.

Sembrar semillas de cinta

sembrar cinta lazo de amor

El cultivo cinta a partir de semillas no es lo primero que viene a la mente cuando uno piensa en la propagación de esta especie, pero las semillas son una de las estrategias de reproducción de la planta, y podemos aprovechar esto también para cultivar nuevos ejemplares.

Sin embargo, antes de lanzarse a este proyecto, hay que tener en cuenta que si el espécimen es un cultivar híbrido, las plántulas pueden acabar teniendo un aspecto algo diferente al de su progenitor.

Si no tienes una planta madre con la que empezar, asegúrate de comprar semillas de una fuente fiable.

Siembra las semillas a una temperatura ambiente de unos 20 grados Celsius, si siembras en el exterior lo mejor es a comienzo de la primavera.

Utiliza un medio de cultivo rico en nutrientes y riégalas suavemente con un pulverizador para evitar la sobresaturación del suelo. Deja que germinen a la sombra parcial.

Trasplanta la planta joven según sea necesario, como se indica más abajo en la sección de trasplante de este artículo, y ten en cuenta que las plantas jóvenes pueden necesitar un riego más frecuente que los especímenes establecidos.

Cultivar cinta a partir de esquejes

Cultivar cinta a partir de esqueje

La propagación de Cinta a partir de esquejes es probablemente la forma más fácil de crear nuevas plantas.

Si mamá cinta está cubierta de crías, y éstas tienen raíces que crecen de ellas, tu trabajo será excepcionalmente fácil. Todo lo que tienes que hacer es cortar un trozo del tallo y plantarlo en una maceta con tierra.

A veces, tu planta puede tener muchos brotes que aún no tienen raíces propias. En este caso, puedes ayudar a la cinta a echar raíces de varias maneras.

propagar cinta en agua

Una opción es recortarla y colocarla en un pequeño vaso de agua. Con este método, debes conseguir que la base toque la superficie del agua, pero no debes sumergir toda la plántula.

Otro método de propagación de las plantas de cinta sin raíces es imitar lo que ocurre en la naturaleza y enraizar la planta mientras está unida a la planta madre.

Basta con colocar una pequeña maceta con tierra debajo de la planta desplazada y dejar que eche raíces mientras sigue unida a su planta madre.

propagar cinta en tierra

También puedes cortar el tallo y colocarlo en una maceta, dejando que arraigue en la tierra por sí solo.

Una vez que tus esquejes estén bien enraizados, empieza a cuidarlos como lo harías con una planta en maceta.

Cultivar cinta a partir de división de raíces

Cultivar cinta a partir de división de raíces

Dado que la propagación de esquejes es tan fácil, puede que te preguntes: ¿por qué alguien se molestaría en hacer una división?

La división de raíces puede resultar útil cuando tu planta se queda pequeña en la maceta y quieres limitar su tamaño. En lugar de dejar que siga creciendo, puedes dividirla y crear más ejemplares según prefieras.

Para dividir la planta cinta, deberás sacar la planta de su maceta y separar un macizo de la planta principal, con las hojas y las raíces intactas.

Continúa trasplantando la planta como se describe en la sección de trasplante más adelante.

Trasplantar planta de cinta

Trasplantar planta de cinta

Si se ha crecido tanto en la maceta que sus raíces están reventando el orificio de drenaje del fondo, o saliendo por encima de la superficie de la tierra, son señales claras de que ha llegado el momento de trasplantar.

Antes de empezar el proyecto de trasplante, asegúrate de que la nueva maceta es un poco más grande que la actual. Asegúrate de que la maceta que elijas tenga agujeros de drenaje adecuados.

Una vez que te hayas decidido por una maceta, elige una tierra para macetas. Querrás algo que tenga un pH de entre 6,0 y 6,5, y que drene bien.

Una vez que tengas la tierra y la maceta preparadas, es hora de ponerse a trabajar en el trasplante. En primer lugar, coloca un poco de tierra en el fondo de la nueva maceta.

A continuación, saca la planta de su antigua maceta. Afloja la tierra vieja y trata de aflojar suavemente las raíces de la planta.

Coloca la planta en la nueva maceta, rellena con tierra alrededor de los bordes de la planta, y asegúrate de no enterrar la copa de la planta; mantén la superficie del suelo al mismo nivel.

Finalmente riega la tierra y coloca la planta en la sombra total durante unos dos días, de esta manera no sufrirá el trasplante.

Condiciones ideales para cultivar cinta

A diferencia de la planta de la oración, que requiere mucho mantenimiento, la hiedra araña es bastante poco exigente en su cuidado.

Luz

Condiciones ideales para cultivar cinta

La planta cinta puede adaptarse a condiciones que van desde el sol parcial hasta la sombra total. Pero, ¿qué le dará los mejores resultados? Luz solar indirecta de media a brillante.

Un poco de luz solar directa está bien, pero asegúrate de que tu planta cinta no esté a pleno sol todo el día, o sus hojas se quemarán.

Y aunque estas plantas pueden vivir a la sombra, sus hojas no serán tan brillantes si se cultivan en condiciones de muy poca luz. La luz brillante e indirecta le dará el mejor color al follaje.

A mucha gente le gusta colocar sus plantas de interior en el exterior durante el verano. Si lo haces, asegúrate de colocar la planta cinta en un lugar protegido, donde reciba una exposición al sol moteada y no demasiada luz solar directa.

Temperatura

Al ser de los trópicos, la cinta se desarrolla mejor en un rango de temperatura «Ricitos de Oro», lo que significa que aprecia las condiciones que no son ni demasiado calientes ni demasiado frías. Las temperaturas entre 18 y 25 °C son ideales.

Si vas a colocarla en el exterior durante el verano, recuerda devolverla al interior antes de que las temperaturas nocturnas desciendan a 12 °C. Las temperaturas a partir de este rango serán demasiado frías para tu planta cinta.

Si vas a cultivar cinta en el interior, evita los lugares con corrientes de aire, como las zonas próximas a las puertas exteriores o a las ventanas con corrientes de aire, así como los lugares cercanos a los conductos de calefacción y refrigeración.

Intenta siempre mantener tu planta de cinta a una temperatura inferior a 80 °F, tanto en el interior como en el exterior.

Agua

cultivar cinta agua necesaria

La planta cinta es capaz de almacenar agua en sus raíces, lo que la hace más tolerante al riego inconsistente que otros tipos de plantas.

Aunque es probable que tu planta cinta te perdone si te saltas un riego, en general, debe regarse cuando se seca n los dos primeros centímetros superiores de su suelo.

Sin embargo, en lugar de hundir el dedo en la tierra de la maceta, compruebo la sequedad de estas plantas levantando sus macetas; cuando empiezan a sentirse ligeras, sé que es hora de regar.

Si el agua que les das a tus plantas proviene de tu municipio y no está filtrada, ten en cuenta que la hiedra araña es bastante sensible al flúor, y mostrará puntas marrones en respuesta a él.

Regar con agua de lluvia o con agua filtrada o destilada puede ayudar a evitarlo. Si utilizas agua filtrada, comprueba que su filtro puede eliminar el flúor, ya que no todos los filtros lo hacen.

Si has regado con agua del grifo y el follaje de tu planta tiene muchas puntas marrones, cambia el suministro de agua.

Humedad

La planta cinta no es tan exigente cuando se trata de la humedad. Prospera en entornos en los que la humedad relativa está entre el 25 y el 49 por ciento.

A no ser que vivas en un clima extremadamente seco, o que tu planta esté en una habitación cálida y seca, probablemente no necesitarás tomar ninguna medida adicional para proporcionarle humedad extra.

Por otro lado, si vives en un clima árido o el aire interior es extremadamente seco durante el invierno, dale a tu cinta un rocío matutino con una botella de spray.

Sólo asegúrate de hacerlo por la mañana mientras las temperaturas se calientan, en lugar de hacerlo por la noche cuando se enfrían.

Fertilizante

Esta planta es sensible a la acumulación de sales y otros minerales que puede producirse si se fertiliza en exceso, y puede presentar puntas de hojas marrones como resultado. El exceso de abono también puede impedir que produzca retoños.

La cinta tiene un método incorporado para almacenar nutrientes en sus tubérculos y por lo tanto no necesita mucho ferticlizante.

Para protegerla de las indeseadas quemaduras en las puntas, utiliza té de compost para fertilizarlas, que es un enfoque más suave y orgánico de la fertilización en contraste con los productos químicos.

Si todavía no tienes un sistema de compostaje propio, puedes comprar compost ya hecho y hacer tu propio «té».  Ver: Cómo hacer té de compost, alimento líquido para las plantas

Consejos para cultivar cinta

Siendo plantas de bajo mantenimiento, la cinta sólo requiere un trasplante ocasional, y un poco de recorte si las puntas de las hojas se vuelven marrones.

Poda

cultivar cinta poda

No es necesario podar la planta cinta, pero sí recortar las puntas marrones que aparezcan.

Dado que las hojas de estas plantas son muy finas y delgadas, es probable que un par de podadoras de jardín sea excesivo para esta tarea. En su lugar, utiliza un par de tijeras afiladas y esterilizadas.

Si ves muchas puntas marrones en tu planta, asegúrate de revisar las secciones sobre el riego, la temperatura y el fertilizante, las causas más probables de este oscurecimiento son el sumergimiento, el agua fluorada, la exposición a las corrientes de aire frío o el exceso de fertilizante.

Enfermedades y plagas

Dado que la planta cinta es resistente y fácil de mantener, rara vez aparecen enfermedades. Las hojas secas suelen indicar un encharcamiento que debe eliminarse lo antes posible drenando el exceso de agua.

Si el encharcamiento persiste, la planta puede ser atacada por bacterias que provocan una grave podredumbre húmeda bacteriana. Se propagan rápidamente y apenas pueden combatirse. Por tanto, las plantas afectadas deben eliminarse y no entrar nunca en contacto con las sanas.

Puede ser de interés leer: Cómo cultivar Calas y todos sus cuidados.

Plagas

Pulgones: 5 recetas para combatir Pulgones de manera natural

Cochinillas: Cómo combatir la Cochinilla algodonosa de forma natural

Moscas blancas: Cómo combatir a la Mosca Blanca en los cultivos orgánicos

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Cultivar Cinta (lazo de amor) y todos sus cuidados”