Cultivar en macetas: reglas de oro para un cultivo exitoso

Balcones, terrazas, barandillas, ventanas soleadas, ¡hay muchas maneras de hacer florecer tu casa sin tener un jardín. Puedes cultivar vegetales o plantas ornamentales en macetas o cubetas, en el interior o en el exterior. ¿Cuáles son las reglas para cultivar con éxito en macetas? ¿Y los errores que hay que evitar? Veamos cómo cultivar en macetas y tener éxito.

cultivar en maceta

6 Consejos para cultivar en macetas

Una planta en campo abierto podrá desarrollar sus raíces sin limitaciones, beber agua de lluvia y alimentarse de los nutrientes de la tierra fresca. Una planta en maceta siempre dependerá de los cuidados de su jardinero.

1. Considera el espacio en el que deseas plantar

En el interior, comprueba la luminosidad, la humedad y las temperaturas medias de tu habitación. En el exterior, pregúntate por la exposición, la duración del sol y los vientos, que pueden ser enemigos mortales.

Elige plantas bien adaptadas. Lee las etiquetas o pide consejo a los vendedores de los centros de jardinería.

2. Considera qué recipiente se utilizará para albergarla

Elige tu maceta en función del futuro desarrollo de las raíces. Un geranio pequeño no se desarrollará de la misma manera que una buganvilla. ¿Las raíces de tu planta serán más bien profundas o se extenderán a lo ancho? Cuanto más profunda sea la maceta, más raíces podrán desarrollarse.

Para las flores de balcón, como los geranios, el contenedor debe tener al menos 35 cm de profundidad. Para los arbustos, elije macetas o cubetas de al menos 50 cm de profundidad.

3. Elige siempre una maceta con un agujero en el fondo

La mayoría de las plantas temen el exceso de agua. Puedes colocar tu maceta perforada en una jardinera sin agujero si lo deseas, pero asegúrate de vaciarla siempre después de regar o después de la lluvia para que el agua no se estanque.

¿Estás fuera de casa regularmente? ¿Por qué no elegir una maceta con reserva de agua? Las plantas en maceta son menos resistentes a la falta de riego que las que están en el suelo.

Una vez que hayas seleccionado la planta y la maceta, opta por una tierra adecuada para aportar los nutrientes necesarios

Estos son los suelos que encontrará en el comercio:

  • Tierra de brezo: esta tierra blanda, más bien ácida y con humus, es adecuada para el brezo, los rododendros, las camelias y las hortensias.
  • Tierra para macetas especial para huertos: perfecta para tus frutas y verduras cultivadas en la superficie.
  • Tierra de cultivo para árboles y arbustos: adecuada para la mayoría de los arbustos. Las plantas del sur, como los cítricos, las adelfas o los olivos, agradecerán una tierra especial para cítricos.
  • Tierra para plantas de flor: ideal para todas sus pequeñas plantas de flor, especialmente en los balcones.
  • Tierra de siembra: está libre de fertilizantes y permite que la semilla germine.
  • Tierra para macetas de interior: como su nombre indica, es adecuada para tus plantas de interior. Existen diferentes variantes, dependiendo de sus plantas: tierra para macetas para orquídeas, tierra para macetas para cactus, etc.
  • Tierra universal para macetas: suele ser la más barata y, aunque es adecuada para la mayoría de las plantas, no es apta para macetas. En cambio, debe mezclarse con tierra de jardín para plantar en el exterior.

Esta lista no es exhaustiva. Selecciona la tierra para macetas que mejor se adapte a tu planta y estudia su composición. En el caso de las plantas en maceta, la tierra debe contener muchos elementos fibrosos para retener el agua y limitar las necesidades de riego.

No dudes en invertir en una tierra de calidad para macetas ya que sin los nutrientes adecuados, tu planta en maceta no podrá crecer correctamente y puede incluso morir. Aquí puedes aprender como hacer tu propia tierra para macetas.

4. Adapta el riego de tu planta en maceta

No todas las plantas tienen las mismas necesidades de agua. El riego debe dosificarse en función de la temporada, la planta y la maceta.

En general, si tu planta no es tropical, es mejor dejar que la tierra se seque entre riegos que mojarla en exceso. No dejes nunca agua estancada en macetas o jardineras.

Durante los meses de verano, si estás fuera, la falta de agua puede ser fatal. ¿Por qué no invertir en un sistema de goteo o probar un sistema casero con botellas de plástico?

En la temporada de calor, riega preferentemente por la noche, para evitar la evaporación. En invierno, riega más bien por la mañana, para que la tierra no permanezca húmeda durante la noche ya que podría helarse.

Añade regularmente abono para alimentar la planta durante el periodo de crecimiento (primavera y verano). Respeta las dosis, un exceso de abono puede quemar las raíces.

5. Trasplanta tu planta regularmente

Esto es obligatorio para las plantas en maceta porque poco a poco la tierra original de la maceta se empobrece y se vacía de sus oligoelementos y minerales. Los aportes de fertilizantes ya no serán suficientes. Además, las raíces se desarrollarán y la planta se sentirá apretada.

En general, el mejor momento para trasplantar es la primavera, después del periodo de inactividad. Espera hasta que hayan terminado por completo los periodos de heladas.

Elige una maceta que sea sólo 4 o 5 cm más grande. Si la maceta es demasiado grande, la planta se estresará porque le faltará orientación.

Si te resulta imposible trasplantar tu planta (plantas voluminosas, plantas difíciles de mover, plantas trepadoras, etc.), realiza periódicamente operaciones de resembrado, se trata de retirar la mayor cantidad posible de tierra superficial sin dañar las raíces y sustituirla por tierra fresca adecuada para su plantación.

6. Protege las plantas del invierno

Antes de las primeras bajadas de temperatura, si tus plantas están en el exterior, protege las que son sensibles a las heladas.

También puede ser de interés leer: Cómo y cuándo fertilizar plantas cultivadas en macetas.

Las plantas que se quedan afuera pueden protegerse del frío con un forro polar de invierno. Tanto si tu planta está en el interior como en el exterior, limita el riego en esta estación y deja de abonar para respetar el periodo de inactividad.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *