Cómo cultivar un huerto con éxito en terrazas y balcones

Hoy en día, muchas hortalizas y pequeñas frutas son adecuadas para su cultivo en macetas o jardineras. Descubre cómo cultivar un huerto en el balcón o la terraza. Ya sea en grandes macetas, macetas colgantes, jardineras, etc. Cultivar tus verduras en la ciudad y en espacios reducidos es posible, veamos como lograrlo.

huerto en el balcón

Antes de empezar

Sobre todo, asegúrate de que tu balcón puede soportar el peso de las macetas, macetas o colgadores que vas a instalar. Por regla general, los balcones están diseñados para soportar un peso máximo de 350 kg por m².

También asegúrate de respetar la estética del barrio o de su edificio y de no crear ninguna molestia para tu vecindario, en particular en lo que respecta al flujo de agua para el riego.

Reuniendo las condiciones adecuadas

Para cultivar con éxito tus verduras en contenedores, es necesario proporcionarles las mejores condiciones. Así que la mejor exposición de tu huerto es el sur, sureste o suroeste. Las plantas menos exigentes (lechuga, espinacas, acelgas) se conforman con 4 horas de sol durante el día, frente a las 6 u 8 horas de las más exigentes como los tomates.

Asegúrate de proporcionar una cama de bolas de arcilla en el fondo del recipiente y un platillo para recoger el agua. Riega cuando la capa superior del suelo está seca. En verano, agua muy temprano por la mañana o por la tarde cuando el sol ya no da directo a las plantas; en primavera y otoño, agua a mitad del día.

Elige una tierra para macetas de vegetales que sea rica en nutrientes, que retenga el agua mientras se deja escurrir, y que permanezca flexible y aireada.

La tierra ordinaria de las macetas es menos rica y requerirá un aporte regular de nutrientes. Lo ideal son los sustratos llamados NPK (compuestos de Nitrógeno, Fósforo y Potasio).

Elegir el contenedor correcto

huerta en terraza

Dale a tus vegetales algo de espacio. Las verduras crecen mejor en macetas cuanto más tierra tenga disponible. Sin competencia, su crecimiento es más fácil y por lo tanto más rápido. En grandes contenedores, combina las verduras con plantas de compañía, que añaden color y mantienen a los insectos y plagas lejos de los cultivos.

Para las especies de crecimiento rápido (lechuga, rábanos, hierbas), elige macetas de 15 a 22 cm de profundidad. Las hortalizas de fruta, como los tomates, calabacines, berenjenas o pepinos, deben guardarse en un recipiente de al menos 40-45 cm de profundidad.

En lo que respecta al material de la maceta, elige la terracota, que permite el paso del agua y el aire, y el plástico, que es ligero y fácil de limpiar. Sin embargo, ten cuidado porque las macetas de terracota se rompen bajo el efecto de la helada – recuerda guardarlas en invierno, y el plástico se calienta al sol, quemando las raíces – recuerda ponerlas a la sombra si el sol es demasiado caliente.

¿Qué puedo plantar en mi balcón?

Muchas especies vegetales están adaptadas al cultivo en maceta, al igual que todas las plantas aromáticas, lo que tienen en común es su rápido crecimiento y su temprana madurez.

En cuanto a las plantas aromáticas, son las más sencillas de cultivar y ocupan poco espacio. Tomillo, estragón, cebollino, menta, perejil, los adoptarás rápidamente en tu balcón. ¡Así que date el gusto de cultivar tus vegetales favoritos!

Entre las verduras de crecimiento rápido y bajo, perfectas para un jardín de balcón, piensa en tomates cherry, pepinos, pepinillos, pimientos, calabaza, calabacín, lechuga, rúcula y rábano.

Las zanahorias y las patatas ocuparán contenedores más grandes y durarán más tiempo. Los frijoles y los guisantes igualmente puedes sembrarlos en macetas grandes y profundas. Si tienes suficiente espacio y te gustan los frutos rojos, considera los árboles frutales enanos y los arbustos.

Los rábanos y los tomates cherry son fáciles de cultivar, y son un buen comienzo en el jardín del balcón. Entre los tomates cherry, recomendamos variedades productivas y resistentes, como la variedad orgánica y entre los rábanos, la variedad redonda, que maduran en sólo 18 días. Puedes sembrar los tomates cherry en una maceta colgante, al sol y al abrigo del viento.

Los rábanos deben ser sembrados sobre la marcha. Cubrir sus semillas con unos pocos centímetros de tierra y presionar bien. Cuidado, si riegas muy a menudo tus rábanos se volverán duros y espinosos.

El calabacín necesita una maceta grande (30 cm de diámetro) y puede extenderse más de 80 cm en pleno verano, cuando la albahaca se beneficiará gustosamente de un poco de sombra.

Vegetales asociados, sol compartido

Considera tus plantas como una planta de energía solar y asegúrate de que todos los rayos son capturados antes de que lleguen al suelo: ¡rendimiento garantizado!

Juega con combinaciones: tomate y albahaca, pepino y eneldo, frijoles y ajedrea. Aquí puedes aprender mas sobre como asociar las plantas para un buen desarrollo.

Combinar las plantas de manera lógica: favorecer las plantas con formas complementarias (plantas esbeltas, redondas, bajas), con requerimientos de agua similares para simplificar el riego (ajo y tomillo), diferentes familias (zanahoria, lechuga, frijol) con requerimientos variados, que no agoten el suelo en un solo elemento mineral, y finalmente las grandes que den un poco de sombra a las más pequeñas que prefieran el frescor.

Los insectos plaga (pulgones, moscas blancas), que se pueden identificar por el olor, se ven perturbados por el fuerte olor aromático de las caléndulas, de ahí el interés de plantarlas alrededor de los vegetales, especialmente porque sus colores se mezclan bien con los de los pimientos. También pruébalo con tomates y berenjenas.

A los calabacines les gusta el sol, pero no la sequía. También es el caso de los pimientos, berenjenas o tomates, que necesitan agua para formarse y calor para madurar. Busca una exposición soleada, ideal en las regiones del norte, donde no se seca demasiado el sustrato.

En las regiones del sur, el calor del sol puede quemar el follaje, incluso cuando se riega con mucha regularidad. Prefieren una situación de semisombra y, sobre todo, refugiarse del viento.

Tanto la menta como la frambuesa son conocidas por ser invasivas. Cásate con estos dos conquistadores. De esta manera, se controlarán mutuamente y la menta se asentará cómodamente a la sombra del frambueso empalagoso.

Para un pimiento, provee un pote de 25 cm, para ser colocado al sol. Para cuando crezca, se podrán cosechar dos pies de lechuga.

Sustrato adecuado para la siembra

tierra para macetas en balcón

La turba, que aún constituye la mayor parte de la tierra de las macetas, es un sustrato ligero pero inerte que tarda mucho tiempo en descomponerse.

A partir de esta base suelta y aireada, en la que las plantas se enraízan fácilmente, se multiplican los métodos para añadir vida, microorganismos, presentes por ejemplo en el compost.

El vermicompost es aún más rico. La técnica de Bokashi, usando bacterias benéficas para el las vida en el suelo.

Preparando el sustrato:

Para las verduras gourmet (tomate, calabacín, col), mezclar el abono y la tierra para macetas en partes iguales. Para los demás, cuenta un tercio o un cuarto de la composta. Usar vermicompost en una capa de 2 o 3 cm en la superficie de los contenedores. Rascar ligeramente y cubrir con mantillo.

En el fondo de las macetas, 2 cm de bolas de arcilla proporcionan un buen drenaje mientras mantienen el suelo ligero.

Intenta recoger la tierra del jardín, ya que a menudo contiene arcilla y microorganismos. Una pequeña proporción (5%) permite retener el agua en el suelo, pero cuidado, la tierra del jardín pesa un cierto peso: en un balcón, no la uses en exceso.

Los edificios más nuevos pueden soportar aproximadamente 350 kg/m², y la mitad si se construyeron antes de 1970. Pídele al dueño del condominio más información. No olvides tener en cuenta los muebles, el suministro de agua, tu propio peso, etc.

Riego, cómo hacerlo de forma correcta

Recoger el agua de lluvia es siempre una gran idea, pero ten en cuenta que 1 litro de agua pesa 1 kg. Incluso una pequeña reserva puede volverse rápidamente muy pesada en un balcón colgante. Haz tus cálculos y pesa todas las macetas.

Siempre que sea posible, distribuye la carga colgando las macetas en la pared. Lógicamente, las terrazas y balcones están diseñados para evacuar el agua de lluvia, y por lo tanto el exceso de agua… pero, ¿qué sentido tiene desperdiciarla?

Si no puedes recolectar agua de lluvia, puedes usar la del grifo, pero deja el agua en un recipiente abierto durante 1 o 2 días para lograr que el cloro se evapore. Añade un poco de abono para añadir microorganismos. Haz una primera pasada por todas las macetas, luego una segunda, el abono tendrá tiempo para absorber más agua.

Las grietas e infiltraciones son las principales causas de fracaso en los balcones y terrazas suspendidas. Antes de instalar las macetas, asegúrate de que el agua se escurra sin dañar la construcción o a los vecinos.

Siempre que sea posible, instala recipientes de recogida fáciles de vaciar: bandejas, comederos de albañilería, platillos… Si el riego se hace con manguera, equípala con una regadera de lluvia suave ajustable para evitar salpicaduras y asentamiento de la tierra de la maceta.

Hay que regar temprano en la mañana o al caer el sol de la tarde, nunca regar cuando el sol da directo en las plantas, esto perjudica el crecimiento y puede quemar las hojas. También al regar procura solo hacerlo a nivel del suelo, no mojes el follaje, recuerda que si las plantas están muy cerca y mojamos todos los días puede causar aparición de hongos en las hojas y tallos.

Detener la evaporación del agua

En las macetas como en el jardín, la mejor manera de ahorrar agua es limitar la evaporación cubriendo la superficie entre las plantas con mantillo. Cubre con mantillo tan pronto como se planten las plantas, de una vez por todas durante el verano.

En un huerto, las largas hebras de paja de cereal siguen siendo fáciles de usar. La paja es ligera, muy barata (sobre todo cuando se puede recuperar del campo circundante – preferentemente orgánica, sin herbicidas).

Para una verdadera eficiencia, pon un espesor de al menos 6 o 7 cm. Consejo: reciclar las cáscaras de las verduras deslizándolas bajo la paja. Aquí puedes aprender mas sobre como hacer y aplicar mantillo.

Algunos mantillos tienen la ventaja de estar anegados, proporcionando una pequeña reserva de superficie cada vez que llueve, lo que ayuda a enfriar las plantas cuando sale el sol. Los cascos de alforfón son efectivos de 2 a 4 cm de espesor. Un saco de 50 l (7 kg) es adecuado para cubrir una superficie de unos 2 m2.

También puede ser de interés leer: 9 consejos para iniciar un huerto urbano y tener éxito.

Agua después de esparcirse para que las cáscaras no se agrupen y salgan volando. Lo ideal es colocar las mangueras porosas o de goteo antes del mantillo para que el agua fluya directamente en la tierra de las macetas y esté protegida de la evaporación por el mantillo.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Cómo cultivar un huerto con éxito en terrazas y balcones”