Cómo propagar y cultivar Árbol de Jade y sus cuidados

El árbol de jade (Crassula ovata), en realidad es una suculenta que ofrece un magnífico follaje de hoja perenne. Su atractivo ornamental la convierte en una de las plantas más bellas de la actualidad. Ya que se puede cultivar en maceta o directamente en el jardín. Aprende cómo cultivar jade de manera orgánica y todos los cuidados que requiere, poda, riego, abono y más.

cultivar jade

Datos básicos del árbol de jade

  • Nombre: Crassula ovata
  • Familia: Crassulaceae
  • Tipo: planta suculenta
  • Altura: 50 cm a 1.5 metros
  • Exposición: bien iluminada
  • Suelo: ligero, bien drenado
  • Follaje: siempre verde
  • Floración: verano

Dónde y cuándo cultivar jade

Las plantas de jade pueden plantarse en el interior en la mayoría de las zonas, o en el exterior en  zonas templadas a cálidas.

En climas fríos, suele cultivarse como planta de interior. Si se cultiva en el exterior, se deben plantar a una distancia de 30 a 50 cm, dependiendo del tamaño deseado de las plantas.

La época ideal para plantarlo es en primavera, pero es preferible cultivar jade en el interior si esperas que se produzcan heladas tardías. De hecho, la más mínima helada lo mataría.

Puedes trasplantar tu árbol de jade justo después de haberlo comprado si lo has adquirido cuando no está en flor, pero las macetas para esta planta suelen estar diseñadas para otros dos buenos años de uso antes de que se queden demasiado pequeñas para la planta.

Después de eso, se recomienda un trasplante anual cada vez que su árbol de jade parezca que le queda pequeño, con mezcla de tierra y arena, una parte de cada una.

Puedes colocarlo en una maceta o en una jardinera, a lo largo de los bordes o en un terreno rocoso. Si vas a cultivar jade en una maceta, procura que sea de al menos 20 litros o más, así te aseguras de no tener que traplsantar por varios años.

Propagar jade por esquejes

cultivar jade esquejes

El jade es muy fácil de propagar. Basta con quitar una sola hoja para reproducir un arbol de jade, debes dejar que el esqueje repose durante unos días, para que la herida o el extremo cortado se cubra de costras.

A continuación, coloca el extremo cortado en la tierra húmeda, entiérralo a solo 1 cm de profundidad. Asegúrate de que el esqueje esté en una zona con temperaturas cálidas y que reciba mucha luz indirecta pero no sol directo, y dale tiempo para que empiece a echar raíces.

Las raíces deberían desarrollarse en un par de semanas, dependiendo de la luz y la temperatura del entorno. Riega la nueva planta una vez que se hayan formado las raíces.

Si haces los esquejes dentro de tu casa, puedes hacerlos durante todo el año, pero si vas a comenzarlos en el exterior, hazlo en primavera.

Instrucciones de cultivo

cultivar jade

Cuando llegue el momento de cultivar jade, ya sea esquejes que has preparado o un árbol comprado, asegúrate de que la tierra esté seca, esto ayuda a quitar la planta con un buen trozo de tierra y no perjudicar las raíces.

Haz el trasplante por la tarde, cuando el sol no sea muy fuerte. Cava un agujero en el suelo que sea el doble de grande que el cepellón (raíces).

Sujeta la planta de Jade por la base e inclina suavemente la maceta hacia abajo. Golpea el fondo para retirar la planta con la tierra e introduce el árbol de jade a ras del suelo, rellenando con tierra para cubrir todas sus raices.

Enseguida del trasplante riega bien. Recuerda no volver a regar hasta que la tierra se haya secado por completo.

Si se cultiva en interiores, ten en cuenta que la planta de jade puede llegar a ser muy pesada, por lo que debes optar por una maceta corta y ancha para soportar el peso.

Cuidados del árbol de jade

cuidados del árbol de jade

Luz

La luz indirecta es obligatoria para la planta de jade. A estas plantas les encanta la luz y necesitan un mínimo de 4 horas de luz indirecta brillante cada día para prosperar. En verano, mantén la planta alejada de la luz directa del sol, ya que puede quemar las hojas.

SI cultivas jade en el interior, puedes colocar la planta cerca de una ventana y le irá bien, pero intenta mantenerla a unos 60 cm de cualquier ventana.

Las plantas de jade tampoco pueden desarrollarse bien bajo un sol abrasador, así que comprueba si tu planta recibe una luz solar intensa. Si se ve amarillenta o con las piernas largas, intenta colocarla en otro lugar o aumenta su rutina de riego.

Riego

El árbol de jade puede llegar a ser bastante denso, por lo que su sistema de raíces debe estar bien desarrollado para contrarrestar el peso de sus hojas y ramas.

Si restringes el riego, obligarás a las raíces a profundizar en busca de humedad, lo que las hará crecer.

  • Durante la floración, de 1 a 2 riegos a la semana, cuando la tierra se haya secado bien.
  • Fuera de la época de floración, 1 a 2 riegos por quincena.
  • En invierno, un riego ligero 1 vez al mes es ampliamente suficiente.

En cualquier caso, es importante esperar a que la tierra se haya secado bien antes de regar, en cuyo caso también es mejor regar una vez raramente con una cantidad importante en lugar de muchas sesiones moderadas.

Las hojas de las suculentas están cargadas de agua. Si empiezan a desplomarse, indica que necesitan más agua.

Deja que la tierra se seque antes de regar y recuerda que siempre es mejor pecar de precavido y dejar que la planta esté demasiado seca en lugar de demasiado húmeda.

Como suculenta, el jade almacena agua en sus hojas, por lo que se mantiene hidratada entre riegos, lo que la convierte en una planta bastante autosuficiente y de fácil cuidado.

Las plantas de jade no son muy sedientas para empezar, pero necesitan más agua durante los meses cálidos, sobre todo cuando están creciendo. Es completamente normal que necesite aún menos agua cuando la planta entra en reposo durante los meses más fríos.

Temperatura

Cualquier temperatura entre los 18-21 grados Celsius, o una temperatura ambiente confortable, es buena para estas plantas. Si la planta de jade recibe mucha luz indirecta, puede soportar temperaturas más altas. No dejes que la temperatura caiga por debajo de los 5 grados.

Humedad

Una humedad baja es ideal para las plantas de jade, prefieren condiciones más secas, y realmente les va mejor cuando el suelo puede secarse en su mayor parte. Colocar la planta en una zona con mucha humedad puede evitar que el suelo se seque tanto como requiere esta planta.

Tierra

Puedes utilizar tu mezcla de tierra habitual para macetas si no retiene demasiada humedad. Como cualquier otra suculenta, la mezcla de tierra para el árbol de Jade necesita aireación y un drenaje adecuado. Añade fibra de coco y corteza de pino para facilitar el drenaje del agua.

Abono

Ayuda a tu árbol de jade a prosperar alimentándola mientras crece activamente durante los meses más cálidos. Abónala una vez cada cuatro semanas, utilizando un fertilizante líquido completo. Ver: fertilizantes líquidos

Riega antes de abonar para humedecer la tierra y las raíces. Esto protege las raíces y permite a la planta absorber mejor los nutrientes. Otra opción eficaz es un fertilizante de liberación lenta (compost) enmendado en el suelo.

Durante el invierno, o los meses más fríos, las plantas de Jade pueden entrar en letargo o dejar de crecer. No abones tu planta si no está creciendo activamente.

Poda

La poda se realiza preferentemente después de la floración (si es que florece, lo que no siempre es el caso).

Si no florece, mejor podar en primavera o verano, que es cuando la planta crece más. Incluso es posible eliminar algunas hojas para dejar al descubierto la rama que hay debajo. Este árbol soporta bien la poda, así que no dudes en cortarlo.

Puedes podar tu árbol de jade a tu antojo por motivos estéticos. A medida que vayas podando las ramas superiores, los tallos inferiores se harán más grandes y gruesos, lo que dará el aspecto leñoso.

Algunas personas disfrutan utilizando el árbol de jade como plataforma de aprendizaje para el arte del bonsái. Con un trabajo de poda delicado, puede asemejarse a árboles más grandes.

Enfermedades que afectan a los árboles de jade

El árbol de jade resiste muy bien la mayoría de las enfermedades y los parásitos, normalmente no necesitarás tratarlo.

Es posible que ocasionalmente te encuentres con cochinillas, pero son fáciles de eliminar. Ver: Cómo combatir la Cochinilla algodonosa de forma natural.

Sin embargo, el principal enemigo del árbol de jade es la podredumbre debida al exceso de riego. No riegues en exceso, es mejor dejar que la tierra se seque por completo y luego regar un poco solo para humedecer el suelo.

Puede ser de interés leer: Como cultivar un árbol de Magnolias (magnolio) de manera orgánica.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *