Errores comunes al iniciar semilleros que debes evitar

Casi todo lo que hemos aprendido a lo largo de los años de jardinería y huertas ha sido a través de la prueba y el error. De hecho, ¡muchos errores! Sin embargo, llamar a este artículo «Las principales dificultades para empezar a sembrar que te enseñarán una valiosa lección para mejorar» no resultaba tan fácil. Así que, en aras de la semántica, vamos a hablar de algunos de los errores más comunes al iniciar semilleros que cometen muchos jardineros novatos, ¡y cómo puedes evitarlos o solucionarlos!

errores al iniciar semilleros

Introducción

Cada jardinero tiene sus propias preferencias a la hora de iniciar las semillas. Por ejemplo, a muchos les gusta comenzar las semillas en bandejas y macetas de plástico, mientras que otros pueden utilizar bloques de tierra, vasos biodegradables o incluso cáscaras de huevo.

Sin embargo, independientemente del método que utilices, hay un puñado de buenas prácticas que se aplican a todas las rutinas de inicio de semillas, y que son especialmente importantes cuando se trata de sembrarlas en el interior.

Cuando los jardineros se desvían de estas buenas prácticas, o «cometen errores», aumentan las posibilidades de que las cosas no salgan como esperamos. Las semillas pueden no brotar. Las plántulas pueden ser débiles o no estar sanas. Las plantas pueden incluso morir. Sin embargo, puedes evitar estas situaciones con los siguientes consejos.

Ahora vamos a hablar de cada una de estas cosas, ¡para que puedas sembrar semillas fácilmente y tener plantas sanas.

8 principales errores al iniciar semilleros que debes evitar

iniciar semilleros errores comunes

1 – Empezar las semillas en el momento equivocado

A algunos cultivos les gusta el calor, a otros no. Es importante entender cuáles son las condiciones de crecimiento preferidas para el tipo de verdura, hierba, fruta u otras semillas que estás empezando.

Suponiendo que tengas clara la primera parte, y que hayas seleccionado las semillas que deberían crecer bien en tu jardín según su temporada de siembra, la siguiente cuestión de tiempo que debes resolver es: ¿cuándo sembrar las semillas?

Si comienzas a sembrar las semillas en el interior demasiado pronto, puedes quedarte atascado cuidando de unas plántulas demasiado grandes y apiñadas mientras esperas impacientemente a que el tiempo se caliente lo suficiente para plantarlas en el exterior.

Si las semillas se inician demasiado tarde, puedes sentirte apurado y «atrasado». Es posible que las plantas no maduren a tiempo y, por tanto, proporcionen menos frutos durante la temporada de cultivo.

Por otra parte, a algunos tipos de semillas no les gusta nada empezar en el interior. Por ejemplo, es mejor sembrar las semillas de zanahoria y rábano directamente en el exterior, cuando sea el momento adecuado.

¿Cuándo es el mejor momento para sembrar semillas?

El mejor momento para sembrar las semillas varía en función de tu ubicación y de la variedad de la planta. Familiarízate con las preferencias de una planta leyendo su descripción en el paquete de semillas, el catálogo o en internet para saber las fechas de siembra.

En la mayoría de los casos, habrá instrucciones sobre el momento, como «sembrar las semillas 6 semanas antes de la última fecha de las heladas de primavera». Esto significa que también tienes que familiarizarte con tu zona de cultivo, la primera y la última fecha de las heladas, y luego ser capaz de trabajar hacia atrás o hacia adelante a partir de ahí.

Por último, si el tiempo se te echa encima y de repente es demasiado tarde para empezar con las semillas, no te preocupes. No hay que avergonzarse de comprar plántulas empezadas si es necesario. También compramos plantas de semillero en los viveros locales de vez en cuando.

2 – Utilizar la tierra o el medio de cultivo equivocado para sembrar

suelo para semillas

Otro error común que cometen los nuevos jardineros es utilizar cualquier tipo de tierra para sembrar sus semillas. La tierra vieja del jardín o del patio puede contener e introducir enfermedades o plagas en tus nuevas plántulas.

Por otra parte, algunas tierras para macetas embolsadas son demasiado densas y tienen una textura o un drenaje que no son ideales para la siembra. En una tierra inadecuada, las plántulas pueden crecer con menos vigor o no brotar.

Empieza siempre con tierra fresca, limpia y embolsada que esté hecha específicamente para iniciar las semillas, como es el caso de la tierra para macetas casera. Tendrá la textura ligera y esponjosa adecuada para promover la germinación y permitir que las pequeñas raíces peludas crezcan con facilidad. La mezcla de arranque de semillas en bolsa también estará libre de posibles plagas o enfermedades.

Sin embargo, al ser tan ligera y suave, las plántulas no estarán contentas durante un periodo de tiempo prolongado sólo en la tierra de iniciación de semillas.

A veces añadimos una pequeña cantidad de tierra para macetas más rica y de humus de lombriz (no más del 30 % de la mezcla total) a nuestra tierra de cultivo. O bien, las plántulas necesitarán eventualmente ser alimentadas o trasplantadas para obtener la nutrición que necesitan.

3 – No proporcionar calor a las semillas

proporcionar calor a las semillas de almacigo

Para la mayoría de los tipos de verduras y semillas, el rango óptimo de temperatura del suelo para que las semillas germinen (es decir, broten) es de unos 21 a 26 °C (70-80 °F).

Con la temperatura adecuada, las semillas brotan fácilmente y pasan a las siguientes fases de crecimiento más rápidamente. Sin el calor adecuado, pueden ser lentas o no brotar en absoluto.

Ten en cuenta que algunas plantas prefieren un suelo más fresco para germinar, como las cebollas, la lechuga y los guisantes. Les gusta estar a unos 10 a 15 °C (50-60 °F).

Cuando empieces a sembrar en el interior, mantén las bandejas de semillas en un lugar cálido de tu casa. Por ejemplo, en la parte superior de un frigorífico o una estantería alta (el calor sube) o junto a una ventana soleada, pero no en un lugar frío y con corrientes de aire.

Una forma de ayudar a mantener las semillas calientes (¡y húmedas!) durante la germinación es cubrir los contenedores. Lo ideal es colocar nailon transparente sobre las bandejas de las semillas, de esta manera atrapamos el calor y la humedad para ayudar a una rápida germinación. Pero en cuanto brotan y comienzan a crecer, es mejor destaparlos ya que necesitarán más luz.

4 – No proporcionar suficiente luz a las plántulas

luz adecuada para semilleros

Cuando se trata de plántulas, más alto no significa mejor. De hecho, ¡es todo lo contrario! Las plántulas altas y larguiruchas suelen ser el resultado de una luz inadecuada. A esto se le llama «tener patas» y ocurre cuando las plántulas se estiran en busca de mejor luz.

Las plantas de semillero necesitan de 12 a 18 horas de luz directa brillante y al menos 8 horas de oscuridad. Proporcionar una luz insuficiente es, sin duda, el error más común a la hora de sembrar.

Las plántulas con patas suelen ser débiles, pesadas y corren el riesgo de romperse. Eventualmente, se vuelven flacas en la línea del suelo, se caen y mueren. Tampoco es ideal tener plántulas con patas en el momento de plantar.

En la mayoría de los casos, una ventana soleada no siempre proporcionará suficiente luz, especialmente durante los días cortos de invierno. Para evitar que las plantas de semillero se estiren e busca de luz, la mayoría de los jardineros se ven en la necesidad de proporcionarles luz suplementaria.

5 – Regar demasiado, o muy poco

riego de semilleros

Demasiada agua puede hacer que las plántulas se pudran y mueran. Sí, las has ahogado. Las plantas «respiran» tanto a través de sus hojas como de sus raíces. Así que, aunque necesitan agua para sobrevivir, no estarán contentas si se las dejas en un suelo constantemente empapado. Además, las condiciones de humedad excesiva pueden provocar enfermedades fúngicas (hongos).

Estoy seguro de que todos podemos imaginar por qué la escasez de agua da lugar a plantas poco saludables. Si se deja que se sequen, las plántulas se marchitan y pueden acabar muriendo también.

Sin embargo, regar en exceso es un error más común al iniciar la siembra, y también es más probable que cause problemas de los que no puedan recuperarse.

Durante la germinación (antes de que las semillas hayan brotado), mantén las bandejas de los semilleros cubiertas con nailon transparente u otro plástico para evitar que la tierra se seque. Cuando sea necesario, rocía la parte superior de la tierra con un pulverizador para mantenerla húmeda. Las semillas necesitan una humedad constante para brotar.

Una vez que las semillas brotan y se convierten en plántulas, una de las mejores formas de regar es «regar desde abajo». Esto significa añadir agua a la bandeja en la que se encuentran los recipientes de las plántulas, en lugar de verter o rociar agua directamente en los propios recipientes. La tierra absorberá el agua según sea necesario. Además, fomenta el crecimiento de las raíces hacia abajo.

Antes de regar, evalúa el nivel de humedad del suelo. Es mejor pecar de poco, así que deja que la tierra pase de mojada  a húmeda (o incluso ligeramente seca) antes de volver a regar.

6 – Abonar las plántulas de forma incorrecta

abonar semilleros

Cuando las semillas brotan por primera vez, no necesitan ningún tipo de abono. Eso es porque las semillas son increíbles. La propia semilla contiene todo el alimento y los nutrientes que su plántula necesita durante unas semanas después de brotar. Si las plántulas se fertilizan demasiado pronto, podrías dañarlas o incluso matarlas.

Por otro lado, si las plántulas se dejan sin ningún tipo de abono durante uno o dos meses después de la germinación, estarán hambrientas de nutrientes y crecerán mucho menos robustas de lo que podrían.

Deja tus plántulas tranquilas durante las primeras semanas. Es decir, dales agua, luz y cariño, por supuesto… ¡pero no las abones! El mejor momento para empezar a alimentar a las plántulas es después de que aparezcan los primeros grupos de «hojas verdaderas». Las hojas verdaderas son las que aparecen después de los dos primeros brotes.

7 – No ralear las plántulas (quitar plantas para hace espacio)

ralear plantas de semillero

Las plántulas amontonadas y apretadas no son plántulas felices. Si se dejan sin aclarar, esos varios brotes competirán por los nutrientes, el espacio para las raíces y el agua. Además, las plántulas amontonadas tienen menos circulación de aire y pueden provocar enfermedades o humedades. También es posible que se hagan sombra mutuamente y que no reciban la mejor luz, lo que provocará que las plántulas comiencen a estirarse.

Incluso una vez que se han reducido, los plantines no estarán sanos si se dejan en recipientes pequeños durante demasiado tiempo. Sus raíces se quedarán sin espacio para crecer y se enroscarán sobre sí mismas, convirtiéndose en «raíces atadas».

Las plantas que se atan a las raíces suelen atrofiarse a largo plazo. Esto significa que, incluso una vez plantadas en una maceta o trasplantadas a un lecho de jardín, no crecerán tan grandes y sanas como podrían hacerlo. No alcanzarán todo su potencial.

Cómo prevenirlo o solucionarlo

Los jardineros tienen diferentes métodos y preferencias para ralear los planttines. A algunos les gusta arrancar las «no deseadas». Personalmente, preferimos recortar los brotes sobrantes con pequeñas tijeras de podar, lo que reduce el riesgo de alterar al resto.

Comenzamos este proceso más o menos al mismo tiempo que empezamos a alimentar a las plántulas, apenas unas semanas después de la brotación. Para entonces, podemos determinar cuál es el brote más fuerte y de aspecto más saludable que debemos conservar. Cuanto antes, mejor.

A otros jardineros les gusta conservar todos los brotes. Puedes ralear y enmacetar las plántulas al mismo tiempo retirando un grupo de brotes de una celda pequeña, separando suavemente las plántulas y sus raíces, y plantando cada una en un recipiente más grande.

8 – Saltarse el proceso de endurecimiento

Imagínate esto: has dedicado tu amor, esfuerzo y tiempo a criar pequeños plantines sanos. Incluso has evitado muchos o todos los errores comunes al iniciar las semillas que has aprendido hoy aquí.

Por fin ha llegado el momento de que tus pequeñas plántulas salgan de casa y entren en el gran mundo que les espera fuera. Las plantas en tu jardín. El sol brilla sobre ellas, se balancean con el viento, están cubiertas de rocío… Todo tiene buena pinta. Y entonces se mueren.

Oh, oh. ¿Olvidaste endurecer tus plántulas? Sin un proceso de «endurecimiento» adecuado, los plantines que se han criado en el interior (o en otro entorno protegido, como un invernadero) no están preparados para las condiciones del exterior. Son susceptibles de quemarse con el sol, romperse con el viento o la lluvia y sufrir un shock general.

El «endurecimiento» es el proceso de introducir lentamente las plantas de semillero en condiciones que imitan las del exterior, y también llevarlas gradualmente al exterior para que se vuelvan más resistentes. Esto las prepara para ser plantadas en el exterior en una transición suave, saludable y sin estrés.

Cómo prevenirlo o solucionarlo:

¡Empieza pronto! Un par de semanas después de la germinación, introducimos el movimiento y la corriente de aire para imitar el viento utilizando un ventilador oscilante cerca. Si utilizas una alfombra térmica, deberías empezar a reducir lentamente la temperatura y el tiempo de uso a medida que se acerque el momento de la plantación.

Por último, una o dos semanas antes de plantarlas en el jardín, hay que sacar las plántulas al exterior poco a poco para exponerlas al sol directo, al viento y a otras condiciones exteriores. Empieza con un par de horas al día en un lugar sombreado. Después, aumenta gradualmente el tiempo y la exposición al sol en el transcurso de una semana.

También puede ser de interés leer: Cómo cosechar y conservar semillas de la huerta.

¿Qué opinas? ¿Has cometido alguno de estos errores en la siembra? ¿Hay alguna otra práctica que utilices y que se me haya olvidado mencionar? Esperamos que hayas aprendido algo nuevo y que te sientas capacitado para comenzar y criar tus propias plantas de semillero sanas. Ahora que conoces los errores más comunes al iniciar semilleros, debería ser fácil evitarlos.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *