Girasol; todo sobre su siembra, cultivo y cosecha

El girasol (Helianthus annuus), es una gran planta anual erguida, algunas variedades crecen hasta 3 m de altura. Sus tallos, rígidos y ásperos, tienen un abundante follaje verde y especialmente, durante todo el verano, se caracteriza por sus magníficas y enormes flores con pétalos de color amarillo brillante que rodean un corazón marrón. Debe sus nombres de «sol de jardín», «girasol» o en el lenguaje anglosajón de «flor del sol» a su capacidad, durante su crecimiento, de girar hacia la estrella luminosa para que sus flores capturen la mayor cantidad posible de rayos solares. Descubre cómo plantar girasoles en maceta o en el jardín. En este artículo te enseñamos cómo sembrar, cultivar, cosechar y todos los cuidados que necesita el girasol.

Cuándo y dónde plantar girasoles

Realiza la siembra de girasoles en el terreno abierto a principios de primavera, una vez pasado el riesgo de heladas y siempre que el suelo no esté congelado o demasiado frío. El girasol es muy sensible a los trasplantes, por eso no se debe sembrar en almácigos para luego pasarlos al suelo directo.

Elige un lugar soleado del jardín o huerto y siembra tus semillas directamente. Si cultivas girasoles en maceta elige una muy grande para no tener que trasplantar. Una maceta adecuada sería una que tenga al menos 30 cm de profundidad.

Cómo sembrar girasoles

Prepara el terreno arando la tierra a unos 30 cm de profundidad. Quita las piedras y las raíces de otras plantas que hayan quedado en el suelo. Afloja bien el terreno rompiendo los terrones para que la tierra quede los más suelta posible, añade compost para enriquecer el suelo y dar alimento a los futuros girasoles.

Los girasoles se siembran en hileras separadas entre sí por unos 20 cm. Estira una línea de tierra y haz un surco en el medio de uno 2 cm de profundidad. Esparce las semillas una por una, espaciándolas a 20 cm de distancia cada una. Cubre con tierra y riega enseguida, trata de no hacer charcos para evitar perder las semillas.

Enseguida de sembrar las semillas de girasoles aprovecha y coloca una capa de mantillo orgánico para proteger el suelo del sol y mantener la humedad por más tiempo.  

Si deseas sembrar girasoles en macetas elige contenedores de al menos 30 cm de profundidad e idealmente 60 cm de ancho, llenos de tierra mezclada con abono o compost orgánico.

Riego de girasoles

En el suelo

Ciertamente, debido a su vigoroso crecimiento y fuerte vegetación, el girasol requiere un riego muy cuidadoso durante su desarrollo. El riego puede reducirse significativamente tan pronto como la planta florece. Para evitar la sequía extrema del suelo recuerda poner una buena capa de mantillo orgánico sobre la tierra al pie de las plantas.

En macetas

Las plantas cultivadas en contenedores son más susceptibles a la sequía que las plantas cultivadas en suelo directo. Por lo tanto, debe prestarse especial atención al riego de los girasoles en maceta.

Un truco para saber si hace falta regar es enterrar uno o dos dedos en la tierra, si notas humedad no hace falta agua, pero si notas que está muy seco riega. Esto se hace ya que la parte de la superficie tiende a secarse primero, pero bajo tierra la humedad tiende a permanecer más tiempo.

Como regla general para todas las plantas; recuerda regar tus girasoles al final de tarde, cuando el sol no esté dando directamente en los cultivos, esto se debe hacer para evitar que la planta sufra o muera. Si no puedes hacerlo a esa hora, puedes regar muy temprano en la mañana, pero lo más alejado posible del mediodía.

Cuándo y cómo cosechar girasoles

La cosecha de girasoles se realiza a finales del verano o principios del otoño, cuando las hojas comienzan a secarse. Puedes quitar una semilla y apretarla con los dedos, si está firme y no se rompe quiere decir que están prontas para ser cosechadas.

Corta la flor entera justo donde termina el tallo y déjalas en la flor unos días más al sol para terminar su secado. Luego puedes comenzar a quitarlas y si deseas guardarlas procura que se en un lugar seco y oscuro.

Para conservarlas por mucho tiempo utiliza un frasco de vidrio con tapa hermética. De esta manera puedes guardarlas las semillas de girasol hasta la próxima temporada de siembra sin problemas.

Fertilización de los girasoles

Los girasoles no requieren ningún tipo de fertilizante. Por el contrario; una fertilización excesiva de nitrógeno favorece el desarrollo del follaje en detrimento de la floración y hace que la planta sea más susceptible a las enfermedades y a los ataques de plagas.

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar Maní o cacahuate de manera orgánica.

Plagas y enfermedades del girasol

Varias enfermedades y algunas plagas pueden afectar a los cultivos de girasol en el campo. Afortunadamente, este no es el caso en el jardín. Sin embargo, las plantas jóvenes pueden ser mordisqueadas por babosas y caracoles.

¿Qué se puede hacer al respecto? Si notas la presencia de estos animalitos puedes hacer barreras alrededor de la planta con ceniza, posos de café o cáscaras de huevo. Si hay muchos puedes leer este artículo para aprender como eliminarlos de manera natural.

También puede usar  unos pocos gránulos de ortofosfato de hierro. Este producto natural, hecho de hierro reciclado, es selectivo; solo actúa sobre los gasterópodos impidiendoles alimentarse y no afecta a las plantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *