Guía para el cultivo y cuidado del Bambú de la suerte

Con sus intrincados tallos y su notable resistencia, el bambú de la suerte es una planta de interior perfecta. Tanto si eres un jardinero principiante como si eres un jardinero experimentado que busca mejorar su vegetación de interior, una planta de bambú de la suerte es una opción viable para los jardineros de todos los niveles. En este articulo te enseñamos como cultivar y cuidar un bambú de la suerte para tener una planta sana y hermosa.

cuidar bambú de la suerte

Introducción

El bambú de la suerte (Dracaena sanderiana) no es, sorprendentemente, un bambú como sugiere su nombre científico, forma parte del género Dracaena. La planta del bambú de la suerte procede del sudeste asiático y es conocida por su uso en el Feng Shui desde hace más de 5.000 años.

Se dice que representa la buena suerte y la felicidad, lo que lo convierte en un regalo ideal y popular en los negocios y en los asuntos personales. Otro factor que hace que el bambú de la suerte sea tan popular es su capacidad para adoptar formas como un remolino, un corazón, una trenza y otros diseños.

El bambú de la suerte es una planta fácil de cuidar, por lo que es ideal para oficinas y hogares. Es feliz creciendo en el suelo o en el agua, pero tiene la vida más larga cuando se cultiva en el suelo.

Dado que es una Dracaena, los cuidados del bambú de la suerte se ajustan más a los de la Dracaena que a los del bambú.

Si se cultiva en agua, hay que cambiarla cada semana. Si se planta en tierra, la tierra debe mantenerse ligeramente húmeda, por lo que no hay que regar en exceso ni dejar que se seque.

El bambú de la suerte se desarrolla mejor con luz indirecta y a una temperatura de 18-35°C (65-95°F). Le encantan estas condiciones algo tropicales.

Consejos para el cuidado del bambú de la suerte

cuidados del bambú de la suerte

Es bastante sencillo aprender a cuidar el bambú de la suerte. Hemos incluido información detallada sobre la luz solar, el agua, la temperatura, la toxicidad, el cultivo en maceta, las necesidades de propagación y las plagas y problemas más comunes. A continuación puedes ver nuestra guía de cuidados del bambú paso a paso:

  • Coloca el bambú en un lugar con luz solar indirecta.
  • Llena el recipiente con agua suficiente para cubrir las raíces.
  • El bambú de la suerte prefiere un rango de temperatura de 18-35°C (65-95°F).
  • Opcional: utiliza un abono líquido para plantas de interior cada tres o cuatro semanas.
  • Retira las hojas amarillas.
  • Trasplanta el bambú cuando sus raíces superen el tamaño del recipiente.

Luz solar:

El bambú de la suerte necesita una luz solar moderada o indirecta. La luz solar directa chamuscará las hojas, así que evita colocar tu planta frente a una ventana luminosa.

Los bordes de las hojas tendrán un tinte marrón casi como si hubieran sido quemados por el fuego. Si tus hojas parecen un poco chamuscadas, traslada tu bambú a una zona con menos luz.

Agua:

Si cultivas tu planta en tierra, asegúrate de que se mantiene ligeramente húmeda. No dejes que la tierra se seque demasiado y no riegues en exceso, ya que eso puede provocar la putrefacción de las raíces.

El bambú no necesita mucha agua para sobrevivir, pero también puede cultivarse en agua. Si decides cultivar tu bambú en agua, asegúrate de que las raíces siempre estén cubiertas de agua. Repón tu bambú de la suerte con agua fresca cada siete o diez días para mantenerlo feliz y sano.

Pueden formarse algas en el agua, así que procura limpiar el recipiente y cambiar el agua con regularidad (aproximadamente una vez a la semana). El agua del grifo está bien para la planta de bambú, siempre que los niveles de cloro sean bajos. Para estar seguro, deja el agua del grifo fuera toda la noche para que el cloro se evapore antes de usarla para regar tu bambú de la suerte.

Consejo de experto: Si el agua del grifo tiene niveles elevados de flúor, te recomendamos que utilices agua filtrada, como el agua embotellada. El flúor no se evapora y es tóxico para las plantas como el bambú de la suerte.

Temperaturas:

El bambú de la suerte prospera a temperaturas de entre 18 y 35 °C, por lo que es una excelente planta de oficina o de interior. Durante los meses más fríos, ten cuidado de no dejar tu planta cerca de las ventanas u otros lugares con corrientes de aire frío.

Toxicidad:

El bambú de la suerte es tóxico para los gatos y los perros, así que asegúrate de mantenerlo fuera de su alcance. Si lo consumen, puede provocar incoordinación, debilidad, vómitos, dolor abdominal, diarrea, babeo y dilatación de las pupilas. Sin embargo, el bambú de la suerte no es tóxico para los humanos.

Plagas:

Algunas plagas comunes que afectan al bambú de la suerte son las cochinillas, los ácaros y las infecciones fúngicas

Si observas pelusas grises en tu planta, podría tratarse de una infección por hongos, así que elimina el crecimiento infectado, mantén el tallo y las hojas secos y aumenta la circulación de aire. En caso de que sea muy severo en este enlace puedes aprender a hacer fungicidas caseros.

Las cochinillas algodonosas son pequeños insectos blancos que deben eliminarse manualmente y con alcohol de quemar.

Aunque los ácaros (que se presentan en forma de telarañas o pelusas blancas) no suelen afectar al bambú de la suerte, sí pueden contagiar a otras plantas domésticas. Hay que erradicarlos con agua y detergente para vajilla.

Trasplante y propagación del bambú de la suerte

trasplantar bambú de la suerte

¿Cómo saber cuándo hay que trasplantar el bambú? Debes trasplantar cuando las raíces estén demasiado apretadas en la maceta. Cuando vea que las raíces se amontonan, traslada el bambú a un recipiente más grande.

Si la planta está creciendo sólo en agua, simplemente pásala a un nuevo jarrón. Quita las rocas y lávalas, coloca la planta en el nuevo recipiente (o recorta las raíces para utilizar el mismo recipiente) y vuelve a colocar las rocas.

Si usas tierra, humedece la tierra, da la vuelta a la planta con la mano sobre los tallos y la tierra para sacarla, y trasládala a una maceta más grande.

Propagación:

Para propagar una planta de bambú de la suerte, primero identifica un tallo madre sano (debe tener más de dos segmentos de bambú) con un vástago.

Recorta el vástago desde el punto en que se conecta con el tallo de la planta madre y elimina su capa inferior de hojas para crear un nuevo tallo independiente. Coloca el nuevo tallo en un pequeño recipiente con agua y cuida la planta como lo harías con una más grande. Una vez qu haya echado raíces puedes trasplantarla.

Preguntas frecuentes

Tu bambú de la suerte debería estar verde, pero si alguna parte del tallo o las hojas están amarillas, esto indica que tu planta podría estar enferma. Retira la parte amarilla del tallo o las hojas por completo para que no se extienda al resto de la planta.

¿Por qué se pone amarilla una planta de bambú?

Una planta de bambú puede volverse amarilla por un par de razones. Entre ellas, un exceso de fertilizante, demasiado cloro o flúor en el agua o demasiado sol. 

¿Cómo devuelvo la vida a mi planta de bambú?

Esto depende de la rutina de cuidado de tu planta. Si tienes una planta de bambú amarilla, ajústala dejando de abonarla, cambiando el agua por otra filtrada o trasladando tu planta a un lugar con menos luz.

Si tu bambú de la suerte se ha visto infiltrado por plagas u hongos, retira la zona infectada y utiliza un pesticida (natural), jabón o alcohol de quemar, según la dolencia de la planta.

¿Cuánto viven las plantas de bambú?

El bambú cultivado en agua puede vivir entre uno y dos años. Para una vida más larga, traslada tu bambú a la tierra, donde puede vivir varios años.

También puede ser de interés leer: Consejos para el cuidado de Orquídeas en interiores.

Es posible que pierda hojas, pero mientras lo cuides bien, seguirá reponiendo y creciendo nuevas hojas.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Guía para el cultivo y cuidado del Bambú de la suerte”