Guía para cultivar Limonero desde semilla y mediante injerto

¿Quieres aprender a cultivar limones? En este artículo aprenderás a cultivar y sembrar un limonero, también veremos cómo evitar y curar las posibles plagas que lo atacan. Aprende cómo sembrar y cultivar limones desde semillas y cómo hacer injertos.

cultivar limones

¿Cuándo plantar el limonero?

Es mejor cultivar limones en primavera para asegurarse de que sus raíces están bien establecidas antes de la llegada del invierno. Por otro lado, se debe preparar la tierra en el otoño.

¿Qué hacer antes de plantar el limonero?

Debes empezar por cavar la tierra para eliminar todas las raíces, piedras y malas hierbas que puedan impedir el desarrollo del árbol.

Como el limonero es bastante exigente, también hay que prestar atención a la naturaleza del suelo. En efecto, aprecia los suelos profundos y ricos, arenosos y bien aireados.

Debes evitar los suelos arcillosos que no proporcionan drenaje y por lo tanto no son muy adecuados para el cultivo de limones. Si este es el caso, añade una buena capa de grava en el fondo del agujero o un drenaje para evitar el estancamiento de agua.

Si tu suelo es demasiado ligero o pobre, agrega estiércol, tierra vegetal, abono verde o compost y un aderezo de fondo como el fósforo y la potasa.

Para tener un suelo idealmente listo para recibir tu limonero, he aquí su composición: 20% de limo, 5 a 10% de arcilla, 50% de arena gruesa y 20% de arena fina.

Sembrar un limonero desde semilla

sembrar limonero

Las semillas de limón son más baratas e incluso se pueden obtener de un limón. Es necesario entonces elegir frutas adaptadas a la región, más o menos resistentes al frío.

Para probarlas, deja las semillas en remojo en agua durante la noche, al otro día desecha las que salgan a la superficie o sean demasiado pequeñas.

Separa las que vas a sembrar, ponlas en un sobre de papel y colócalas en el refrigerador durante tres semanas. La semilla de limón será estimulada por este pasaje de frío.

Pasado ese periodo de frío, planta cada semilla en una maceta individual, que contenga una mezcla de tierra que esté bien drenada y sea ligera. La germinación suele ocurrir dentro de tres semanas.

Después de eso, se necesitará mucha paciencia, ya que el limonero sólo da frutos después de unos pocos años.

Luego puedes trasplantarlo a la tierra cuando el arbusto esté un poco vigoroso o ponerlo en una maceta más grande y profunda.

¿Cómo trasplantar un limonero?

Cultivar limones en la tierra:

Cava un agujero lo suficientemente profundo, al menos un metro, mezcla el abono y la arena con el suelo y coloca una cama de grava para asegurar un drenaje adecuado.

Introducirlo en la tierra al mismo nivel que estaba en la maceta. Vuelve a colocar la tierra que ha modificado en su lugar sin enterrar el punto de injerto. Regar copiosamente y compactar bien el suelo.

Cultivar limones en maceta:

Elije una maceta muy profunda y suficientemente grande, cuanto más tierra, más se protegerán las raíces del limonero del frío.

Colocar en el fondo de la maceta una mezcla escurridiza de 20 cm: bolas de arcilla y grava.

Llena la maceta con abono de cítricos con 5-10% de arcilla. Luego coloca tu arbusto y compacta la tierra ligeramente. Riega pero teniendo cuidado de no usar demasiada agua.

Multiplicar un árbol de limón mediante injerto

injertar limonero

Cuando hablamos de injertos, pensamos directamente en la creación de una nueva variedad de plantas. De hecho, este tipo de técnica ha sido utilizada durante mucho tiempo por los entusiastas de la jardinería para obtener nuevas especies.

La temporada ideal para injertar un limonero es en Otoño ya que el clima es ideal para asegurar el éxito del proceso.

Para empezar a injertar, debes preparar el patrón. Para ello, debes quitar las hojas. Por razones prácticas, se recomienda el injerto en la base de un portainjertos de al menos 1 año de edad.

Entonces debes cortar el injerto. Elije una rama sana y resérvala en un vaso de agua para evitar que se seque después de haberla despojado de sus hojas y dejado los pedúnculos.

A continuación, corta el portainjertos con una herramienta filosa, haz una hendidura de unos 2 cm. El injerto debe ser podado en la punta para facilitar su colocación en el portainjertos.

Entonces sólo será necesario deslizarlo dentro de la ranura en y atarlo con una cuerda o tela fina. Hay que tener cuidado de cubrir toda la longitud del injerto para asegurar su adhesión con el portainjertos.

Después de estos pasos, es mejor colocar el árbol a plena luz y regarlo regularmente. Para su mantenimiento, deberás retirar la lengüeta del portainjertos y los brotes. Esto hará que el árbol sea más resistente.

Antes de terminar, es importante destacar que el injerto no tolera el sol. Por lo tanto, debes elegir una buena ubicación que tenga luz pero no sol directo. Aquí puedes aprender más sobre cómo hacer injertos.

¿Dónde plantar un limonero?

Es necesario elegir las variedades que mejor soportan las temperaturas por debajo de 0°C. También es necesario vigilar cuidadosamente su riego.

Se recomienda colocarlas en un lugar soleado, protegidas de las heladas y los vientos dominantes.

¿Cómo lo mantengo?

Fertilizar el limonero:

En campo abierto: consiste en la adición de nitrógeno 3 veces al año, a principios de la primavera, a finales del verano y luego en otoño. Usa una mezcla con un estiércol enriquecido en fosfato y potasio que aumentará el sabor de la fruta y la fructificación. El fertilizante se aplica directamente sobre el suelo donde se ubican las raíces.

En macetas: los limoneros se fertilizan en primavera, con un abono nitrogenado que se mezcla con el agua que se utiliza para regar el arbusto, añadiendo durante el verano un abono a base de potasio y fósforo. También puedes abonarlas con un abono granulado completo.

Replantando el limonero

plantar limonero

Se hará cuando las raíces cubran el fondo de la maceta. Hay que tener cuidado y elegir una maceta que no sea mucho más grande que la anterior, a lo sumo el doble de su volumen. De lo contrario, su fructificación se retrasará. Los cítricos tienden a colonizar el contenedor antes de la floración y la fructificación.

En el caso de los limoneros cultivados en un contenedor y cuya replantación es imposible, es suficiente con poner el sustrato en la capa superior, teniendo cuidado de no dañar las raíces. Se recomienda usar un humus de calidad.

Si la temperatura supera alguna vez los 13°C, el árbol no entra en un período de descanso vegetativo, por lo que se debe seguir regando una vez a la semana y abonándolo una vez al mes.

El lugar en el que se encuentra debe ser muy luminoso, pero evitar la proximidad a un sistema de calefacción.

Si cultivas tu limonero en la tierra, pon un doble velo en invierno para cubrir las ramas en caso de frío prolongado y severo. Si no puedes introducir tu maceta al interior, aíslala del suelo con una lámina de polietileno y rodea la maceta con plástico de burbujas.

¿Cómo regar el limonero?

Es importante saber que el limonero debe ser regado correctamente durante todo el verano para evitar que entre en un período de letargo. Esto sería entonces perjudicial para el proceso de fructificación.

Durante los dos primeros años de cultivo, se recomienda hacer una cuenca alrededor del árbol, cerca del árbol, que luego se ampliará colocándola en línea con el follaje.

Algunos portainjertos no toleran bien el cloro, por lo que es mejor regarlos con agua de lluvia o dejar reposar el agua del grifo durante unas horas antes de regarlos.

Cosechar limones: ¿cuándo y cómo?

Los limones se recogerán cuando estén maduros. Es el frío el responsable de su coloración. Por ejemplo, en los trópicos, conservan un color verde incluso cuando están maduros.

Sigue este método:

Se recogen los limones a mano, con guantes o con unas pinzas especiales con las puntas al revés.

Cortar el tallo a ras del cáliz, teniendo mucho cuidado de no dañar la fruta.

También hay que tener cuidado de no dañar a los que quedan en el árbol, no deben ser sometidos a golpes.

Las plagas del limonero

Cochinillas: los cultivos en maceta y en interiores pueden ser particularmente susceptibles a su invasión.

Para evitarlo, se debe observar regularmente el envés de las hojas y las ramitas. Pellizca las ramitas y rocía con un aceite de neem que tiene el efecto de sofocar estos insectos.

Estos ataques tienden a ocurrir después de la aparición de la fumagina, un hongo secundario que se puede encontrar en el follaje ennegrecido ya que dificulta la fotosíntesis. En cuanto lo veas, limpia tu limonero con agua jabonosa.

El ácaro de las yemas: deforma las yemas y hace que se caigan. Hay formas de evitarlo: Evita todos los tratamientos que no sean absolutamente necesarios y sobre todo evita el exceso de nitrógeno. Aplica aceite de neem cuando los limones alcancen el tamaño de una avellana.

También puede ser de interés leer: Como cultivar un Manzano desde semilla y sus cuidados

Pulgones: tienden a crecer lentamente y se pueden ver en las hojas rizadas. Para controlarlos, rocía una solución de agua y jabón negro. Aquí puedes aprender otros métodos para eliminar los pulgones.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + cinco =