Guía y consejos para podar Lavanda correctamente

Tener plantas de lavanda en el jardín puede ser inmensamente gratificante. Pero la lavanda, como todas las plantas, necesita una poda regular para mantenerse sana. Afortunadamente, la poda de las lavandas es un trabajo simple y sencillo. Aquí tienes una guía rápida sobre cómo podar lavanda correctamente, para que tengas hermosas flores púrpuras año tras año.

cómo podar lavanda

¿Por qué podar la lavanda?

La poda de la lavanda tiene varios beneficios para la planta, como por ejemplo:

  • Soportar los elementos y los factores de estrés externos
  • Mantener su aspecto saludable
  • Permitir y controlar el nuevo crecimiento
  • Favorecer la floración
  • Evitar los crecimientos desiguales o leñosos
  • Evitar que la planta atrape agua en verano o en invierno

Sin embargo, es importante no podar en exceso la lavanda, ya que esto puede hacer más daño e incluso matar la planta. Un poco es suficiente.

Cuándo podar la lavanda

cuando podar lavanda

Una planta de lavanda necesita ser podada al menos dos veces al año, para ayudar a mantener la salud de la planta y favorecer su brotación. La poda regular también le da tiempo para regenerarse.

Podar lavanda según la temporada

1. Poda de primavera

Poda la lavanda en primavera para eliminar las hojas y ramas muertas del invierno y estimular su crecimiento.

Hazlo al principio de la temporada para que la planta tenga tiempo de recuperarse antes de que florezca la lavanda en verano. Esto requiere más precisión para no cortar demasiado y dificultar su floración.

2. Poda de otoño

Lo mejor es volver a podar las plantas de lavanda después de la floración de verano, para recortar las flores marchitas y las ramitas desaliñadas.

Esto también ayudará a prevenir los daños causados por las heladas y las roturas provocadas por la nieve (si vives en una zona en la que nieva). La poda de finales de verano y otoño se centra más en dar forma a la planta y prepararla para el invierno.

Poda de lavanda según su edad

1. Plantas jóvenes

No podes tu planta de lavanda de inmediato; deja que eche raíces primero y luego recorta los nuevos brotes al cabo de un año para aumentar el volumen.

Puedes pellizcar las puntas para fomentar unas ramas más densas. No dejes que crezca demasiada madera, ya que esto hará que sea más difícil de controlar.

2. Plantas establecidas

Estas requieren una poda más fuerte para estimular un mayor crecimiento. Los tallos deben recortarse en un tercio de su volumen una vez que haya terminado la floración. La poda de verano, en particular, debe ser de remodelación, utilizando podadoras de mano o tijeras. Ten en cuenta que las tijeras son menos precisas, pero ahorran tiempo si se trata de mantener los setos.

3. Plantas maduras

No tengas miedo de seguir podando fuertemente las lavandas maduras, pero no cortes en la madera vieja sin hojas ya que no rejuvenecerán, pero puedes fomentar un nuevo crecimiento recortando justo por encima de la parte leñosa.

La regla del tercio sigue siendo válida para las lavandas más maduras. Trabaja a principios de la primavera para aumentar su potencial de floración.

Cómo podar lavanda

Comprueba la cantidad de nuevos brotes que hay. Si hay pocos tallos frescos, espera un poco más. De lo contrario, es seguro empezar a podar.

Busca las hojas nuevas en las ramas. Suelen estar más cerca de los tallos leñosos, así que retira con cuidado la madera muerta o los restos. Busca el punto en el que termina el crecimiento leñoso y comienza el tallo verde y blando.

Poda la rama hasta justo por encima del nuevo crecimiento, unos 5-10 cm. En caso de duda, un tercio del crecimiento es una buena estimación. No recortes nunca hasta las hojas nuevas -o no podes hasta la base leñosa-, ya que tu planta no crecerá ni florecerá a partir de la madera vieja.

La poda lleva tiempo, así que sé cuidadoso y minucioso. Asegúrate de no desprender ninguna hoja nueva mientras podas, o impedirás el crecimiento de nuevas flores.

Dale a la planta una forma de montículo o de lágrima, con los tallos exteriores más cortos y bajos, para conseguir esa forma de arbusto de lavanda tan característica.

Espera a eliminar las ramas muertas, ya que pueden seguir floreciendo durante el verano. Si después de que las flores se marchiten, las ramas siguen sin vida, es seguro cortarlas para promover una mejor circulación del aire dentro de la planta.

No podes la lavanda más allá de mediados de otoño, o podrías acabar con nuevos brotes que se romperán y morirán durante el invierno, debilitando tus plantas de lavanda.

Hazlo una vez a principios de primavera, para eliminar los restos del invierno y mantener tu lavanda para el verano. Luego repite la operación más a fondo en otoño, o cuando las plantas de lavanda hayan terminado de florecer.

Podar ramas inferiores

poda de lavanda

Las plantas jóvenes de lavanda tienen un «bosque» único, pequeño y denso y ubicado en la parte baja de la planta, la parte más cercana al suelo. El punto de «cosecha» está exactamente entre la parte superior del «bosque» y los tallos delgados de la parte inferior.

Ahora, como muestra la imagen, ¿ves esos tallos leñosos secos que rodean casi toda la lavanda? Estos son los tallos inferiores del «bosque», que se formaron cuando la lavanda aún era joven.

Comienza podando y quitando los tallos leñosos secos. Haz un pequeño agujero con tus tijeras de podar, justo en el medio, donde marqué el círculo amarillo en la imagen.

Todo lo que tienes que hacer es seguir podando, quitar las ramas y los tallos muertos e intentar podar lo más bajo que puedas hasta la base.

Lentamente, retira los tallos secos uno por uno hasta que la lavanda se vea más limpia, menos seca y más verde.

Deshojar la lavanda

deshojar lavanda

Es el término que se utiliza para eliminar las flores marchitas de las plantas de lavanda. Esto ayuda a despejar el arbusto y puede fomentar un segundo brote en las variedades que vuelven a florecer.

Para deshojar la lavanda, basta con recortar las puntas de las flores muertas de las ramas principales. Lo mejor es hacerlo en verano, pero puedes realizarlo tantas veces como sea necesario a lo largo del año.

Otros consejos

Vigila siempre tus plantas de lavanda para asegurarte de que crecen sanas y bien. Puedes comprobar el nuevo crecimiento e inspeccionar la base leñosa para ver si hay alguna podredumbre o ramas muertas.

Guarda algunos de tus esquejes para plantar nueva lavanda. La propagación de la lavanda es fácil: sólo tienes que utilizar ramas que no hayan florecido todavía, de una planta de lavanda madura. Recorta las hojas de los 3-5 cm inferiores de cada tallo y colócalas en una maceta con mezcla de propagación para empezar.

Si estás nervioso, puedes consultar a un profesional de la jardinería sobre la poda de las plantas de lavanda, especialmente de las más jóvenes.

De lo contrario, coge tus tijeras de podar y empieza a recortar para poder disfrutar de un brote completo de flores de lavanda cuando llegue la temporada.

Artículos relacionados con Lavanda:

Cómo cultivar Lavanda de manera orgánica

Cómo multiplicar Lavanda a partir de esquejes (tallos)

Propiedades y usos medicinales de la Lavanda

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *