Hacer bálsamo de consuelda para aliviar dolores y heridas

Originaria de Europa y Asia, la consuelda, a menudo llamada la «planta milagrosa», es una hierba perenne bastante atractiva con tallos peludos o espinosos y hojas en forma de lanza. Las pequeñas flores en forma de campana de la consuelda crecen en varios colores, dependiendo de la variedad específica de la planta. En este artículo te enseñamos una receta para hacer un bálsamo casero para aliviar dolores y curar heridas a base de aceite de consuelda.

hacer bálsamo casero para aliviar dolores y curar heridas

Propiedades del bálsamo de consuelda

Este es un bálsamo magníficamente rico con el inusual aroma agridulce de la manzanilla, el refrescante olor de la menta y el relajante floral de la lavanda.

El bálsamo de consuelda contrarresta la picazón, el enrojecimiento, la inflamación, alivia las erupciones causadas por plantas venenosas y alivia las molestias causadas por mordeduras y picaduras de insectos.

Calma y reconforta el tejido de la piel irritada y fomenta la curación. Además, es increíblemente beneficioso para afecciones como quemaduras menores o quemaduras solares, cortes y raspaduras, cicatrices y estrías de menos de dos años, eczema seco y psoriasis que se acompaña de picor, descamación de la piel y piel seca, agrietada, irritada o fisurada.

Al ser un polifenol bastante formidable, el ácido rosmarínico presente en la consuelda tiene propiedades antimicrobianas, antialérgicas, analgésicas y antiinflamatorias, además de ser suavemente astringente o tensor de tejidos. Al igual que la vitamina E, puede ayudar a prevenir el daño celular dentro de la piel y acelerar la curación de las heridas.

Aplicado de forma regular, el bálsamo casero de consuelda ofrece un alivio del dolor y la rigidez muscular, moretones, torceduras, esguinces, articulaciones doloridas o artríticas. También es excelente para los dolores diarios de manos y pies. Conforta los músculos, tendones y ligamentos doloridos, cansados y estresados.

Receta de bálsamo casero de consuelda

Ingredientes:

Rinde aproximadamente 120 ml (4 onzas) o ½ taza

  • 10 gotas de aceite esencial de manzanilla
  • 10 gotas de aceite esencial de menta
  • 4 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 7 cucharadas de aceite de consuelda
  • 1 a 2 cucharadas de pastillas o copos de cera de abejas (usa la cantidad mayor para un bálsamo más firme)

Elaboración del bálsamo de consuelda:

  • Combina el aceite de consuelda con la cera de abejas en una cacerola a fuego lento, o a baño maría, y calienta hasta que la cera de abejas se haya derretido. Retira del fuego y deja enfriar durante 5 minutos, revolviendo unas cuantas veces.
  • Añade los aceites esenciales de manzanilla, menta y lavanda y revuelve de nuevo para mezclarlos bien.
  • Vierte lentamente el bálsamo líquido en un frasco de vidrio (oscuro si es posible). Tápalo, etiquetalo y déjalo reposar durante 30 minutos para que se espese.

No se requiere refrigeración. Almacenarlo a temperatura ambiente, lejos del calor y la luz. El bálsamo de consuelda tiene una duración aproximada de un año.

Cómo usar el bálsamo de consuelo para la curación

En caso de piel irritada, inflamada, quemada por el sol o picaduras de insectos, primero lava el área afectada con jabón y agua fría. Luego, masajea una pequeña cantidad de bálsamo de consuelda en el área y la piel circundante. Continúa dos veces al día hasta que la zona irritada haya sanado.

En caso de dolores, contusiones, torceduras, esguinces, piel agrietada y quemaduras menores de la piel, aplica una pequeña cantidad según sea necesario hasta tres veces al día.

Precauciones a tener en cuenta

El bálsamo de consuelda es seguro para las personas de 6 años y más. Para los niños de 2 a 5 años, reducir los aceites esenciales a la mitad.

También puede ser de interés leer: Cómo curar y aliviar la gripe con remedios caseros.

No lo uses en cortes profundos o heridas punzantes, ya que el aceite de consuelda puede estimular la capa externa del tejido de la piel y sellar la herida antes de la regeneración de los tejidos más profundos, lo que podría resultar en una infección interna. Utiliza el bálsamo después de que la herida se haya cerrado significativamente.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *