Hacer un huerto lasaña y cultivar sin tierra, guía completa

Hacer un huerto lasaña consiste simplemente en crear un montículo de cultivo por capas. Es un medio de cultivo fácil y rápido de instalar que será un concentrado de nutrientes para las plantas y tendrá un efecto «booster» en los cultivos.

Huerto lasaña

Introducción

Una lasaña consistirá principalmente en capas alternas de materia orgánica verde (húmeda, con tendencia al nitrógeno) y marrón (seca, con tendencia al carbono). Es de este apilamiento de capas alternas que recibe su nombre.

El cultivo de lasaña es una técnica de Permacultura que tiene como objetivo crear montículos de cultivo temporales y de alta fertilidad. Un jardín de lasaña o huerta puede ser creado rápida y fácilmente si hay materia orgánica disponible.

Como siempre en la Permacultura, no hay una sola y única receta porque cualquier medio de cultivo debe ser adaptado a su contexto, el ejemplo presentado aquí muestra una receta básica que puede ser adaptada si es necesario.

El cultivo de lasaña, la receta básica

Para simplificar, vamos a dar aquí una receta relativamente general para constituir un montículo a la manera de la lasaña a partir de un terreno herboso clásico como un césped o un prado.

Paso 1: Elegir y preparar el área de cultivo

La lasaña se hace en el suelo, sin necesidad de cavar o quitar la capa de hierba del suelo. Si tienes un suelo particularmente compacto o pesado, puede ser una buena idea simplemente sacudir el área para airearla un poco antes de cubrirla, pero no es necesario desherbar, lo que ahorra mucho trabajo.

Si el suelo está particularmente seco, puede ser necesario un pequeño riego. Si la hierba es alta en la zona elegida para el cultivo de lasaña, simplemente córtala.

Paso 2: Definir el tipo de bordes

Para la instalación de las fronteras, que no son obligatorias, se pueden elegir varias opciones. Afectarán a la duración de la lasaña y a su facilidad para ser trasladada posteriormente si es necesario, se puede usar encofrados de tablas de madera, bordes de troncos o piedras, fardos de paja o heno.

Paso 3: Cubrir la luz en el suelo de hierba al comienzo

Primera capa de huerto lasaña

En la zona elegida para el cultivo de lasañas, el suelo se cubrirá con una capa de cartón crudo sin tinta, de la que se habrán retirado todos los elementos de plástico (cinta adhesiva, etiquetas con los documentos de envío, etc.) y los posibles restos de cola. Algunas personas usan capas de periódico en lugar de cartón, pero si se puede evitar para minimizar la cantidad de tinta introducida en el trabajo es mejor.

Al colocar la primera capa de cartón para bloquear la luz a las hierbas de abajo, no dudes en superponer el cartón para que no haya agujeros en esta primera capa de base.

Una vez que la capa de cartón es uniforme en toda la superficie, sólo queda humedecerla.

Paso 4: Una capa de estiércol o compost

Sobre el cartón húmedo, se aconseja poner una fina capa de 1 a 3 cm de estiércol maduro o compost para dar vida y ayudar al proceso de descomposición de la lasaña que viene.

Pero esto es opcional, así que no te preocupes si no puedes poner algo debido a la falta de material disponible.

Paso 5: Alternar las capas de materiales verdes y marrones

Capas del huerto lasaña

En la parte inferior empezaremos poniendo una capa de unos 5 cm de material orgánico verde que, por lo tanto, tenderá a ser más nitrogenado que carbonoso. Puede tratarse de recortes de hierba, residuos vegetales diversos, residuos de cocina como peladuras de verduras, plantas silvestres o cultivadas especialmente para este fin ricas en nutrientes (ortiga, consuelda, etc.) y hojas de árboles caducifolios todavía verdes. (no se aconseja hojas de pino o eculaliptos).

Sobre esta primera capa «verde» se añadirá una capa de materia orgánica marrón, más carbonosa y ligeramente más gruesa que la anterior (6 a 10 cm). Puede ser paja, heno, hojas muertas, madera triturada (sin tratar), serrín o corteza (preferiblemente mezclada con otros materiales marrones), incluso podemos añadir cartón triturado a la mezcla de materiales marrones, si tenemos mucho.

Y así empezamos de nuevo con capas alternas de materiales verdes y marrones. No hay un número formalmente establecido de capas para formar una lasaña, ya que dependerá en gran medida de la cantidad de material que se pueda obtener y a la altura que queramos darle. En general, alternar 3 capas de «verde» con 2 capas de «marrón» es un buen promedio. A menudo hay una capa menos de material marrón en comparación con el material verde, ya que el apilamiento suele terminar con una capa verde, aunque esto no es obligatorio.

El número total de capas tendrá que adaptarse a los recursos que dispongas, si sólo tienes suficiente para formar una capa de cada una, entonces empieza poniendo, por encima de la capa de estiércol, la capa marrón y termina con la capa verde.

Una lasaña hecha de una sola capa de cada uno será menos rica en nutrientes y durará menos tiempo, porque será «consumida» más rápidamente por el suelo y las plantas que crecen en este bancal.

Es importante recordar que cada vez que se deposite una capa de material marrón, hay que regarla generosamente para que el proceso de descomposición pueda comenzar más rápidamente.

Otro pequeño detalle interesante para enriquecer tu lasaña con nutrientes, espolvorea un poco de ceniza de madera (preferiblemente de las fogatas de ramas o de los troncos sin químicos) con moderación entre algunas de tus capas de materia orgánica. Esto proporcionará potasio y fósforo, nutrientes esenciales para la fructificación y la salud de sus cultivos.

Paso 6: La última capa para los cultivos (opcional)

La elaboración de una lasaña suele terminar con la capa en la que plantarás tus plantas cultivadas directamente. Se trata de una capa de tierra mezclada con compost maduro o tierra para macetas de unos 5 a 10 cm. Si no plantas tus plantas de semillero inmediatamente después de terminar tu lasaña, recuerda cubrirla con mantillo, para no dejar la tierra desnuda encima de tu medio de cultivo. Y aunque plantes inmediatamente, recuerda cubrir con mantillo cualquier tierra desnuda alrededor de tus plantas.

Esta última capa de tierra no es obligatoria si deseas utilizar la lasaña principalmente para el trasplante de plántulas, en este caso, puedes detenerte en la última capa de material verde y cuando instales tus plántulas, simplemente pondrás una mezcla de tierra y abono en la que luego colocarás su plántula con el cepellón inicial en el que habrá crecido.  Luego lo cubrirás con mantillo.

Sin embargo, esta última capa de tierra será necesaria si deseas hacer siembras directas en tu lasaña en lugar de trasplantar las plántulas de hortalizas jóvenes.

¿Por qué cultivar en huerto lasaña?

Para hacer lasaña, vale, ¿pero con qué propósito? Las buenas razones para hacer un huerto con lasaña variarán obviamente de un jardinero a otro.

Desde el punto de vista del jardinero

Es un medio de cultivo temporal muy fácil y rápido de crear, sin mucho esfuerzo físico.

Tiene mucha libertad para elegir su ubicación, ya que simplemente se parte de una zona de césped.

Además, dispone de una gran libertad de formas, lo que confiere a la lasaña un aspecto muy lúdico, teniendo en cuenta el aspecto práctico del acceso a los cultivos (evitar la lasaña demasiado ancha y cuyo entorno no sea accesible), puedes dejar volar tu creatividad y disfrutar probando diferentes formas.

Puede ser de interés leer también: 10 plantas ideales para iniciar un huerto orgánico

Un montículo tipo lasaña puede ser plantado/sembrado inmediatamente después de su terminación y por lo tanto se puede hacer a último momento si es necesario.

Tiene un lado tranquilizador en el sentido de que el elemento puede ser cambiado de lugar al año siguiente si es necesario, a diferencia de un montículo permanente de cultivo que es mucho más intensivo en energía para crear y que no puede ser movido fácilmente de una temporada a la siguiente.

Es un soporte ideal para cultivos exigentes en nutrientes como calabacines, tomates, berenjenas, pimientos, espinacas, brócoli, etc.

Su rica composición lo convierte en un portador que potencia los cultivos que generalmente producen excelentes vegetales.

El cultivo de la lasaña puede ser un fuerte instrumento educativo, especialmente para los niños, divertido, fácil de hacer, fácil de plantar y una fuente de muchas observaciones de los seres vivos, se puede utilizar para experimentar con muchos temas relacionados con la naturaleza.

Desde el punto de vista del ecosistema del suelo

Hacer una lasaña significa dar al suelo una gran diversidad de alimentos (materia orgánica) que multiplicará la vida que puede desarrollarse en él, ofreciendo refugio y alimento a muchos animales pequeños, insectos y microorganismos.

Además, en el lugar de la lasaña, el suelo ya no será labrado o pisoteado durante toda la vida de la lasaña, evitando los problemas de compactación y destrucción de la vida del suelo.

Y aunque toda la materia aportada en el momento de su creación haya sido «digerida» por la vida del suelo, después de uno o dos años en general, este espacio será un verdadero abono lleno de vida, de microorganismos y de microfauna útil que lo hará fácilmente cultivable.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Hacer un huerto lasaña y cultivar sin tierra, guía completa”