¿Los tomates no maduran? La extraña relación entre las olas de calor y los tomates

Llevas soñando con tomates desde que pacientemente plantaste las semillas en primavera. Y has sido diligente en su cuidado, pero has visto crecer un tomate verde tras otro. Sin embargo, estamos en pleno verano y todavía no has cosechados tomates. Es casi como si alguien les hubiera dado al botón de pausa. Tienes las plantas cubiertas de grandes tomates verdes, ¡sin uno rojo a la vista! Veamos por qué los tomates no maduran en verano.

tomates no maduran

¿Qué ocurre? 

Antes de profundizar en este problema tan común, aclaremos un poco más la situación. No estamos hablando de tomateras verdes exuberantes que se niegan a dar fruto. Tienes tomates de sobra; sólo que, bueno, están todos verdes y siguen así.

Tampoco es el final de la temporada, cuando estás repleto de tomates y buscas formas de acelerar el proceso de maduración a medida que el clima se enfría. (Aunque también tenemos algunos consejos para esa situación.

No, de lo que estamos hablando aquí es de cuando estamos en pleno verano, y deberías estar hasta arriba de tomates jugosos y maduros, pero en lugar de eso, tus plantas todavía están cubiertas de frutos verdes que se niegan a ponerse rojos.

Al menos con una plaga como el gusano del tomate o la podredumbre de la flor, puedes darte cuenta de que algo va mal y actuar. Pero cuando lo estás haciendo todo bien y los tomates no hacen más que crecer, pero no enrojecen, es como para volverse loco. Y el calor seguro que no te ayuda a mantener la calma.

Sensación de calor, calor, calor.

Te sorprenderá saber que la razón más común por la que los tomates, por lo demás sanos, no maduran y no se ponen rojos es que hace demasiado calor.

Espera, espera, espera. Eso no tiene sentido. ¿Dices que hace demasiado calor para mis tomates amantes del sol?

Sí, a pesar de que los tomates necesitan entre seis y ocho horas de sol al día, el calor extremo puede alterar el proceso de maduración y, en algunos casos, detenerlo por completo.

Para entenderlo, veamos qué ocurre en el interior del tomate para que pase del verde al rojo.

El proceso de maduración del tomate

tomates no maduran

Desde el momento en que se poliniza la flor del tomate, éste tarda entre seis y ocho semanas en madurar. Y todo lo que ocurre durante ese periodo de tiempo lo desencadenan dos elementos importantes: el calor y las hormonas.

Aunque los tomates necesitan mucho sol y agua para crecer, también necesitan la temperatura adecuada para madurar.

Según el artículo de Marita Cantwell, «Optimum Procedures for Ripening Tomatoes» (Procedimientos óptimos para la maduración de los tomates), el intervalo de temperatura para conseguir «tomates de calidad superior» es de 15-20 grados C. Esto es sorprendentemente más bajo de lo que cabría esperar.

¿Podría ser que todos los que cultivan tomates en una zona más fría con una temporada de cultivo más corta estén cultivando tomates más sabrosos que el resto de nosotros?

Aunque esa ventana producirá tomates de calidad superior, los tomates seguirán madurando a su delicioso rojo mejor entre temperaturas de 15-25 grados C. Una vez que las temperaturas superan los 25 grados, el proceso de maduración empieza a ralentizarse; a partir de los 29-35 grados, los tomates dejan de madurar por completo.

La mayor parte del tiempo que tarda un tomate en crecer y madurar se dedica precisamente a eso: a crecer.

El tomate no sólo aumenta de tamaño, sino que también desarrolla las semillas y la «gelatina» que contienen. Mientras crece, cada tomate crea también los azúcares y ácidos que afectarán a su sabor final. Sí, el sabor del tomate se determina mucho antes de que haya terminado de madurar.

Una vez que el tomate alcanza la madurez o «madurez verde», empieza a liberar una hormona en el centro del fruto: el etileno. Esta importante hormona vegetal desencadena la síntesis de licopeno, un carotenoide que confiere al tomate su característico color rojo.

Maduración del tomate rojo por el licopeno

tomates no maduran

Probablemente estés familiarizado con el licopeno después de oír hablar de sus beneficios para la salud del corazón y su capacidad para reducir el riesgo de cáncer.

A medida que el tomate produce más licopeno, empieza a cambiar de color, madurando desde el centro hacia fuera. Por eso, a veces, cuando se abre un tomate verde en rodajas, aparece un rubor rosado en el centro.

«El calor afecta directamente al proceso de producción de licopeno en los tomates«

Las temperaturas altas ralentizarán la síntesis de licopeno, lo que provocará una maduración lenta, pero las temperaturas extremas de 35 grados o más detendrán la maduración del tomate, ya que no puede producir licopeno a esas temperaturas.

Por eso es importante no podar los tomates en exceso. Los tomates no necesitan luz para madurar. Lo que necesitan es el calor del sol, pero como estamos descubriendo, no demasiado. Hay que asegurarse de que los tomates estén a la sombra de las hojas para mantener el fruto fresco mientras madura.

La quemadura de sol tiene poco que ver con la exposición al sol y más con el calor que se acumula en el interior del tomate debido al sol directo. Cuando el tomate se calienta por dentro, ralentiza o detiene la producción de licopeno, lo que provoca manchas en la carne.

¿Qué hacer al respecto?

tomates no maduran

Como la mayoría de las cosas relacionadas con el tiempo, no hay mucho que podamos hacer salvo esperar a que pase el calor extremo. Cuando bajen las temperaturas, se reanudará el proceso natural de maduración.

Mientras mantengas tus tomates sanos y felices, regándolos según sea necesario, se pondrán rojos. Así es la vida de los jardineros de todo el mundo: todos estamos al capricho de la Madre Naturaleza.

Mientras tanto, si necesitas tomates ahora, puedes recoger la fruta justo después de la fase verde madura. Es decir, debes buscar tomates que hayan terminado de crecer y hayan empezado a aclararse. Es lo que se llama la fase de ruptura. Estos frutos tendrán un color más bien amarillo-tanino o un ligero tinte anaranjado.

Siempre que los mantengas a la temperatura ideal, estos tomates madurarán fuera de la planta. Evita recoger los tomates que aún no hayan alcanzado la fase de ruptura, ya que no madurarán una vez recogidos.

Colócalos en capas en una caja de cartón con periódicos arrugados sin apretar entre ellos. Asegúrate de que los tomates no se toquen. Empaquetarlos de esta forma ayudará a retener el etileno a medida que se libera, lo que acelerará el proceso de maduración.

Déjalos en un lugar donde la temperatura esté entre 18-24 grados C. Recuerda que, en esta fase, los tomates no necesitan sol, sólo calor.

Pero no tanto como el que proporciona la madre naturaleza. Dentro de casa, en un rincón fresco del garaje o incluso en la sombra de un porche. Sólo necesitas temperaturas constantes dentro del intervalo de maduración.

Comprueba los tomates a menudo para asegurarte de que no maduran demasiado y se ponen blandos.

Cabe señalar que los tomates en fase de ruptura madurados fuera de la vid de esta manera serán tan sabrosos como si hubieran madurado en la misma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *