9 Plagas comunes en plantas de Interior y cómo combatirlas

Las plantas de interior tienen un aspecto atractivo, pueden ayudar a mejorar la calidad del aire y tienen muchos otros beneficios para la salud. Pero, aunque estén en el interior no significa que no sean propensas a las plagas. A continuación, hemos resumido 9 de las plagas de plantas de interior mas comunes, cómo puedes detectarlas, deshacerte de ellas y proteger tus plantas de futuras infestaciones. 

Plagas comunes en plantas de Interior

1. Cochinillas

Las cochinillas generalmente afectan a las plantas del jardín, pero también son una de las plagas de plantas de interior mas comunes, son insectos blancos de cuerpo blando que suelen encontrarse en los climas cálidos.

plagas de plantas de interior

Debido a su aspecto blanco y algodonoso, es posible que las notes enseguida. Una vez que están listas para alimentarse, suelen quedarse en el mismo lugar y anidan en las juntas del tallo o, a veces, a lo largo del mismo.

Como las cochinillas se alimentan lentamente y chupan la savia, esto puede hacer que la planta parezca seca, incluso si has sido persistente en el riego. Si las hojas comienzan a enroscarse y a ponerse amarillas, esto podría significar que tienes una gran infestación.

Si las detectas a tiempo, las cochinillas pueden ser bastante fáciles de eliminar. Si no hay signos de una población importante, basta con cortar las ramas afectadas.

También puedes deshacerte de las infestaciones leves frotando la cochinilla con un bastoncillo de algodón empapado en alcohol.

Evita regar y abonar en exceso aunque tu planta parezca estar secándose, ya que las cochinillas se sienten atraídas por el crecimiento blando.

Asegúrate de mantener las hormigas bajo control cuando te ocupes de estas infestaciones. Las hormigas se sienten atraídas por la melaza y protegerán a estas plagas para asegurarse de que su suministro de alimentos no se agote. 

2. Pulgones

Los pulgones son pequeños insectos de cuerpo blando que suelen ser de color verde o amarillo, y que suelen encontrarse en racimos en cualquier crecimiento nuevo.

plagas de plantas de interior

Los pulgones aparecen en grupos grandes, por lo que normalmente se pueden detectar enseguida. Suelen verse a lo largo del tallo de las plantas o debajo de las hojas.

Como producen melaza, es posible que también notes gotas pegajosas en las hojas. Si tienes una fuerte infestación de pulgones, esto puede ralentizar el crecimiento de la planta y hacer que las hojas se vuelvan amarillas.

Para las infestaciones leves o moderadas, basta con aplastar o eliminar los pulgones tú mismo, rociarlos con agua utilizando una manguera con un chorro fuerte o rociar jabón insecticida o agua con un chorro de detergente de cocina a lo largo de la zona infestada. Deberás repetir este proceso varias veces hasta que no veas rastro de pulgones.

3. Araña Roja

Un signo importante de estas plagas son sus telas. Sin embargo, no hay que confundir las telas de la araña roja con las de las arañas comunes. Sólo tejen cuando hay una gran infestación.

plagas de plantas de interior

Sus telas son muy finas y pegajosas y es probable que las puedas detectar fácilmente. Otras arañas sólo tienden a tejer en la parte superior de las plantas para atrapar a sus presas, mientras que la araña roja forma sus telas alrededor de las hojas, los tallos y las ramas.

Durante su alimentación, estas plagas dejan puntos pálidos debido a la pérdida de las células de la planta, lo que puede provocar el amarillamiento y la caída de las hojas.

Empieza por podar las hojas o los tallos en los que sean visibles las telas o veas signos de araña roja. Tira los recortes a la basura y evita tirarlos al compost, ya que pueden extenderse rápidamente a otras plantas de la zona.

También puedes rociar con fuerza la zona infestada con un fuerte chorro de agua para romper las telas, seguido de fuertes rociadas de jabón insecticida o aceite de neem.

Como les gustan las condiciones secas, un chorro fuerte de agua los desbaratará. Pulveriza al menos una vez a la semana para asegurarte de acabar con estas plagas.

4. Mosca blanca

Las moscas blancas son pequeños insectos blancos que se asemejan a una polilla y, como muchas otras plagas de plantas de interior, debilitan las plantas al alimentarse de sus hojas y tallos.

plagas de plantas de interior

Las moscas blancas son fáciles de detectar por su cuerpo pequeño y blanco como el polvo. Se pueden encontrar en la parte superior de las plantas y en el envés de las hojas.

Los daños de la mosca blanca son similares a los de los pulgones y las cochinillas, y es posible que notes decoloraciones y distorsiones en las hojas de tu planta.

Pulveriza la planta con fuertes chorros de agua para perturbar a las moscas blancas y reducir su población.

También les atrae el color amarillo, por lo que utilizar trampas adhesivas amarillas para atrapar a las moscas adultas puede servir. Si todavía quedan algunas plagas rezagadas, rocía las hojas con aceite de neem o jabón insecticida.

5. Minador de hojas

plagas de plantas de interior

Los minadores de las hojas son pequeñas moscas negras que dejan larvas en las plantas. Las moscas no causan directamente el daño, sino que son las larvas las principales culpables.

Aunque suelen afectar a las plantas de exterior, los minadores de las hojas también pueden introducirse en las plantas de interior.

El daño suele tener el aspecto de líneas amarillas en forma de garabato, pero también puede aparecer como manchas amarillas pálidas en las hojas. Este daño es el resultado del camino que las plagas crearon al hacer un túnel a través de las hojas.

Por suerte para las plantas de interior, la mayoría de los daños causados por los minadores de las hojas son cosméticos, por lo que basta con eliminar las hojas dañadas, esto evitará que las moscas adultas emerjan.

6. Mosquito del hongo

Los mosquitos del hongo pueden causar grandes daños a tus plantas en la etapa de larva si no se cuida de ellos. Estas plagas de plantas de interior se desarrollan en ambientes húmedos y comienzan su ciclo vital en el suelo. La mayoría de las veces son el resultado de un exceso de riego.

plagas de plantas de interior

Es probable que los puedas ver volando alrededor de tu planta. No te preocupes: no pican, pero pueden llegar a ser bastante molestos. Dado que los mosquitos del hongo se reproducen y comienzan a alimentarse en la raíz de la planta, esto puede provocar un mal crecimiento de la misma.

Si has observado signos de un crecimiento deficiente -hay hojas que se marchitan, amarillean o se caen-, examina cuidadosamente el suelo y comprueba si hay larvas brillantes y claras o mosquitos adultos que salgan volando del suelo.  

Dado que los mosquitos del hongo se desarrollan en entornos ricos y húmedos, es conveniente secar la tierra. Esto no sólo ayudará a matar las larvas, sino que también mantendrá alejados a los mosquitos adultos, ya que les atrae la tierra húmeda.

Una vez seca la tierra, los mosquitos del hongo deberían desaparecer. También puedes utilizar trampas adhesivas para moscas para deshacerte de los mosquitos adultos y evitar que pongan más huevos.

Si no quieres secar la tierra de tus plantas o tus plantas no lo toleran, puedes tratarla con un empapado de aceite de neem o peróxido.

7. Trips

Los trips son insectos pequeños y delgados que varían en color desde el blanco o amarillo translúcido hasta el marrón oscuro o el negro. Como son tan pequeños y a menudo se confunden con el color de las plantas, pueden ser más difíciles de detectar.

plagas de plantas de interior

Los trips son una de las plagas de plantas de interior que incluso pueden infestar los muebles y la ropa de cama de tu casa.

Los trips son más fáciles de detectar cuando se les interrumpe, ya que es probable que empiecen a saltar o a volar. Soplar ligeramente las hojas o darles una suave sacudida puede ayudar a perturbarlos para que sean más visibles.

Comprueba las hojas de tus plantas de interior para ver si hay pequeños puntos negros donde los trips se han agrupado y han dejado excrementos.

También comprueba si hay hendiduras en las hojas o en los tallos: es una señal de que han cortado la planta para poner huevos. Tu planta puede empezar a mostrar signos de infestación si las hojas se desvanecen, se manchan o desarrollan vetas plateadas.   

Puedes eliminarlos enjuagando las hojas de la planta con agua para eliminar las larvas y los huevos, o rociando las plantas con jabón insecticida o aceite de neem.

También puedes utilizar trampas adhesivas para capturar los trips adultos. Asegúrate de rociar bien todas las hojas para evitar que las larvas no deseadas se queden. 

8. Escamas

Las escamas son pequeños insectos con un exterior duro, de forma ovalada y de color marrón. Se alimentan de los tallos o de las uniones de los mismos, debilitando la planta mientras chupan la savia.

plagas de plantas de interior

Las escamas suelen identificarse como protuberancias elevadas, similares a una costra. También pueden segregar melaza y dejar una sustancia pegajosa parecida al moho en las zonas infestadas.

Examina el envés de las hojas para detectar cualquier signo de estas plagas: manchas redondas de color marrón o negro. Las hojas suelen ponerse amarillas y pueden empezar a caerse.

Debido a su duro exterior, las escamas son inmunes a la mayoría de los pesticidas y soluciones químicas, por lo que es mejor utilizar métodos orgánicos.

Si la infestación es pequeña, puedes recoger o raspar las escamas a mano. También se puede limpiar con un bastoncillo de algodón empapado en alcohol.

Podar las hojas y los tallos infestados también es una opción. Una vez que hayas eliminado estas plagas de las plantas de interior, sigue rociando con aceite de neem, jabón insecticida o una solución de detergente de cocina y agua.

9. Colémbolos

plagas de plantas de interior

Los colémbolos son pequeños insectos blancos o grises que viven en el suelo de las plantas. Se parecen a una pulga y pueden verse saltando cuando se riega la tierra.

Aunque pueden alimentarse de las raíces de las plantas, en realidad no causan mucho daño. Pero, como les encantan los ambientes húmedos, si la tierra se seca demasiado, pueden buscar zonas húmedas de tu casa, como las tablas del suelo o debajo de los fregaderos.

Cuando el agua llega al suelo de tu planta, es probable que veas a los colémbolos saltando o moviéndose. Si no hay una gran infestación, puede ser más difícil de detectar.

Dado que los colémbolos no causan mucho daño a las plantas de interior, no siempre es necesario un tratamiento.

Si hay un gran número de ellos y se convierten en una plaga bastante molesta, lo mejor que puedes hacer para deshacerte de ellos es poner tu planta en el exterior y dejar que la tierra se seque.  

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =