Principales aceites esenciales para tener en casa

La disminución del nivel de energía, el sueño caótico, los pequeños abucheos… los aceites esenciales nos alivian eficazmente a diario. Si tuviéramos que elegir sólo 9, serían éstos. Conoce las propiedades de los principales aceites esenciales para tener en casa y cómo usarlos para el beneficio de la salud.

usos de aceites esenciales

A continuación te presentamos un lista de 9 tipos de aceites esenciales que no pueden faltan en el botiquín, en este resumen te enseñamos sobre las propiedades y los usos que le podemos dar a cada uno para curar heridas, ayudar la digestión, combatir el insomnio y más. Aprende cómo usar aceites esenciales y sus beneficios.

Lavanda verdadera u officinalis: todo en uno

El aceite esencial de lavanda, es la base del botiquín. Muy apreciado en los trastornos relacionados con la ansiedad, también es particularmente útil contra todos los problemas menores de la piel y en caso de digestión difícil.

¿Qué hacer con él? ¿Una picadura de insecto, una quemadura de sol? Aplica de dos a cuatro gotas de lavanda en la zona irritada.

Contra las espinillas, mézclalo con un poco de aceite esencial de árbol de té (una gota de cada uno) y aplícalo punto por punto.

Contra los golpes del estrés o después de las comidas demasiado ricas, ponemos una gota en el plexo solar o nos tragamos dos gotas en una cucharada de miel.

Árbol del Té: el anti-infeccioso

El aceite esencial del árbol de té es el enemigo jurado de todas las infecciones. Pero también es antiséptico y anti-fatiga: ¡tenlo siempre a mano, sobre todo en los viajes!

 ¿Qué deberíamos hacer con él? Contra los hongos o las verrugas, aplicamos dos gotas en la piel infectada o la diluimos en una cucharada de aceite vegetal si la zona afectada es grande. También puedes poner una gota en tu cepillo de dientes o frotarte las manos después de lavarte con jabón para una higiene impecable.

Menta: el aliado de la digestión

El aceite esencial de menta es el aliado preferido contra los trastornos digestivos (náuseas, pesadez de estómago, hinchazón). Apreciamos su aroma fresco, pero es imperativo respetar las dosis porque es muy potente.

Una gota en un cubo de azúcar o una cucharada de miel después de una comida ayuda a la digestión, pero también es un remedio radical contra el mareo. También puede combinarse con aceites esenciales de limón y albahaca tropical en la infusión de hierbas para el día después de las fiestas (una gota de cada uno en una cucharada de miel). En todos los casos, no se debe dar a niños menores de 6 años y a ancianos.

Limón: el fortificante

Estimulante, el aceite esencial de limón es ideal en casos de fatiga, infecciones repetidas o trastornos hepáticos. También actúa muy eficazmente sobre la circulación de la sangre y, cuando se difunde, limpia la atmósfera.

¿Qué hacemos con él? En caso de fatiga o resfrío, dos gotas en una bebida hacen milagros. Una gota en un té de hierbas de verbena y menta al final de una comida ayuda a los hígados difíciles, mientras que diluido en diez veces su volumen de aceite vegetal de árnica, masajeado en las zonas afectadas, estimula la microcirculación. Atención, formalmente no se recomienda en la aplicación pura (porque es muy cáustico) o antes de la exposición al sol.

Palmarosa, el amigo de las pieles hermosas

El aceite esencial de palmarosa es antibacteriano, hidratante, cicatrizante y estimulante celular, su uso regular es un seguro contra todos los pequeños problemas de la piel. ¡Incluso lucha contra los embarazosos problemas de sudor!

¿Qué deberíamos hacer con él? Diariamente, una gota mezclada con tu crema de día habitual regula la secreción de sebo, hidrata y regenera la piel. Para controlar la transpiración, se aplican unas gotas bajo las axilas, en las palmas de las manos o bajo las plantas de los pies, limitando así la secreción de sudor y malos olores.

Ravintsara (cinnamomum camphora): el antiséptico

Si se tuviera que elegir un solo aceite esencial contra los pequeños males del invierno, sería éste. Antiviral, antiséptico y expectorante, estimula el sistema inmunológico y lucha contra la fatiga física y nerviosa. También es muy eficaz contra la gripe, las infecciones de las vías respiratorias e incluso contra la gastroenteritis.

¿Qué deberíamos hacer con él? Tan pronto como llega el primer frío, para evitar resfriados puedes consumir diariamente una mezcla una gota de aceite esencial de ravintsara, una gota de aceite esencial  de limón y una gota de aceite de eucalipto radiata por la mañana y por la tarde.

Si el daño ya está hecho, dos opciones para un máximo de tres días: una gota en un poco de miel cuatro veces al día o tres gotas masajeadas en la columna y el pecho, por la mañana y por la noche.

Ylang-ylang

Un aceite esencial paradójico, el ylang-ylang es a la vez estimulante y calmante. Estimula la libido dormida mientras vuela al rescate de personas ansiosas. Calmante, antiestrés, también lucha contra los trastornos del sueño y la depresión temporal menor, e incluso inhibe suavemente a las personas tímidas.

¿Qué deberíamos hacer con él? Prepara un gran baño caliente (37-38°C), en el que se vierten unas gotas diluidas en un poco de leche: la relajación y una noche tranquila están garantizadas. Su suave y hechizante fragancia es también muy agradable cuando se difunde o se masajea, diluida en un aceite vegetal tipo almendra dulce para obtener un efecto tónico.

Manzanilla noble o romana: el hada buena de los pequeños.

Este aceite esencial antiinflamatorio y sedante es ideal para el tratamiento de los abucheos de los niños, pero también es muy apreciado por los niños mayores por su espectacular acción calmante.

¿Qué deberíamos hacer con él? Si el pequeño tiene problemas para dormirse, le hacemos respirar la botella abierta. Si le molestan los primeros dientes, masajeamos las encías con un dedo con una gota de manzanilla diluida en dos gotas de aceite vegetal de hierba de San Juan o, más suave, de manzanilla romana hidrolizada. En adultos estresados, hace milagros con unas pocas gotas puras en el plexo, el arco del pie y las muñecas.

Curry: el reparador

¿Algún golpe, moretones, chichones? El aceite esencial de curry es imponente. Anti hematoma, antiinflamatorio, tiene excelentes propiedades curativas en heridas y quemaduras, pero también en fracturas o esguinces. Es perfecto para los niños (a partir de 7 años).

También puede ser de interés leer: Cómo hacer bálsamo de consuelda para aliviar dolores y heridas.

¿Qué deberíamos hacer con él? Lo diluimos en aceite vegetal (dos gotas en una cucharilla) y masajeamos las zonas doloridas. Una gota, mezclada con dos gotas de aceite de rosa mosqueta, se aplica a las cicatrices. Sin embargo, no debe ser absorbida ya que puede ser ligeramente tóxica.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *