Cultivo y cuidados de Planta Rosario (Senecio rowleyanus)

La planta Rosario (Senecio rowleyanus) es una suculenta perenne de floración que pertenece a la familia Asteraceae. Originaria de las regiones secas del suroeste de África, esta enredadera suculenta crece en zonas sombreadas, protegida por rocas y plantas altas. En este artículo veremos cómo propagar, cuidar y cultivar planta rosario de manera orgánica.

cultivar planta rosario

Reproducción mediante esquejes (tallos)

Propagar una planta rosario es extremadamente fácil. Todo lo que hay que hacer es tomar un esqueje de al menos 10 cm de largo.

Quita las perlas del extremo inferior y plantalo en la tierra. Déjalo a la sombra hasta que veas signos de crecimiento.

También puedes tomar esquejes de raíces de unos 2 cm de largo y colocarlos en el suelo, de lado, en lugar de clavar un extremo en la tierra.

Lo mejor de estas suculentas es que echan raíces desde cualquier parte que toque el suelo. Mantén siempre el suelo húmedo hasta que veas que comienza a crecer el tallo.

esquejes de planta rosario

Como es de crecimiento bastante rápido, la planta echará raíces y desarrollará un nuevo crecimiento en unas dos semanas.

Los esquejes frescos necesitan más humedad que las plantas establecidas, por lo que se recomienda regarlos ligeramente una vez cada pocos días.

Puedes dejar de regar una vez que las plantas estén más maduras y empezar a regarlas una vez cada dos semanas aproximadamente, dependiendo de tu clima.

Condiciones ideales para cultivar planta rosario

condiciones para cultivar planta rosario

Pueden cultivarse tanto en interior como en exterior, siempre que reciban algo de sombra y algunas horas de luz solar.

Las plantas rosario crecen en climas áridos, por lo que necesitan un suelo arenoso que drene bien y un recipiente con agujeros de drenaje.

Puedes plantarlas en jardines exteriores si vives en una región cálida con muy poca lluvia, pero estas suculentas ornamentales lucen mejor cuando se plantan en macetas colgantes.

Unas condiciones secas y frescas durante los meses de invierno favorecerán la floración de esta suculenta en primavera.

Para crecer rápidamente y estar sana y feliz, esta adorable suculenta necesita un suelo bien drenado, luz brillante y un poco de riego de vez en cuando.

Lo mejor es cultivar planta rosario en una mezcla de tierra para cactus y suculentas que absorba la cantidad adecuada de agua y permita que el exceso de humedad se drene.

Para que la tierra drene mejor, mézclala con materiales inorgánicos como arena, piedra pómez o gravilla (50/50).

Esta planta tiene raíces poco profundas, por lo que no necesitarás un recipiente muy profundo. Un recipiente poco profundo es una opción mucho mejor, ya que favorece el drenaje y la tierra se secará más rápidamente.

Los mejores recipientes para suculentas son los de arcilla. El plástico o la cerámica también están bien, pero no favorecen la evaporación del agua tanto como la arcilla.

A estas suculentas les encanta la luz brillante y, cuando se cultivan en interiores, prosperan en alféizares soleados.

Si tu planta no recibe suficiente luz solar, puedes conseguir un fluorescente y dejarlo encendido durante unas horas cada día.

Sus flores tienen un aroma único a canela y, para favorecer su floración, mantenlas a temperaturas de entre 13 y 16 °C (55-60 °F) durante los meses fríos del invierno y reduce el riego.

Cuidados de la planta rosario

cuidar planta rosario

Riego

El riego excesivo es el mayor enemigo de la planta rosario. Originaria de las regiones áridas de Sudáfrica, esta suculenta tolera la sequía y prefiere un riego poco frecuente.

Al regar, deja que los primeros centímetros de tierra se sequen por completo antes de añadir agua y ten en cuenta que estas suculentas necesitan más agua en verano, durante su periodo de crecimiento activo, que en invierno, durante el periodo de latencia.

Si las diminutas hojas en forma de guisante empiezan a parecer un poco deshidratadas o arrugadas, riégalas. Aunque están adaptadas para soportar la sequía, pueden marchitarse si el suelo está muy seco por mucho tiempo.

Las plantas más jóvenes necesitan más agua que las establecidas, a las que les gusta que las rocíen cada pocos días, especialmente durante el proceso de propagación.

Una vez establecidas, las plantas se vuelven más tolerantes a la sequía a medida que su sistema de raíces empieza a crecer y consiguen almacenar más agua en sus hojas.

Humedad

Esta planta debe sentirse cómoda en la mayoría de los entornos domésticos y no requiere mucha humedad.

Luz

A la planta del Rosario le gusta la luz brillante que no es directa. Pero si eso es todo lo que está disponible, no se quejaría.

Si hay menos luz, la variedad de hojas de la planta tendrá menos contraste. También hará que la parte posterior de las hojas tenga un tono púrpura.

Sin embargo, durante el otoño, debe volver a llevarse adentro para que no se congele por el frío.

Suelo

Se debe usar una mezcla para cactus. O combinando una mezcla regular de tierra para macetas con arena de rio en partes iguales.

Fertilizante

Durante la primavera o mediados del verano (temporada de crecimiento), usa un fertilizante equilibrado para plantas de interior y sigue las instrucciones del empaque.

También si lo prefieres, en vez de comprar un fertilizante, puedes agregar compost maduro o estiércol seco de vaca o caballo.

Plagas y enfermedades

Si cuidas tu planta y no la riegas en exceso, entonces no deberías tener problemas con las plagas y enfermedades.

Puedes enfrentar algunos problemas con insectos o pulgones si no le das a tu planta la cantidad adecuada de luz, temperatura y agua.

La planta puede tener algunos problemas con los ataques de hongos si se riega en exceso o se mantiene en un lugar frío durante demasiado tiempo. Si se mantiene bajo la luz solar directa, puede provocar quemaduras.

En caso de que tu planta tenga pulgones, puedes intentar rociar la planta con una solución de agua y jabón natural para eliminarlos. Pulveriza a diario hasta eliminar la infestación. Ver: 5 recetas para combatir Pulgones de manera natural

Atención

La planta rosario es un poco tóxica y su savia puede causar irritación de la piel tanto a los humanos como a las mascotas.

Puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivar Peperomia y sus cuidados.

Cuando la consumen los animales, puede provocar vómitos, letargo, babeo, problemas digestivos y otros síntomas similares.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *