Propagar y cultivar Lirio azul (Iris germanica) y sus cuidados

El Lirio azul o Iris germanica, es una planta perenne muy popular, adorada por sus flores a finales de la primavera. Estos lirios ofrecen flores hermosas y ligeramente perfumadas. En este artículo veremos cómo propagar mediante esquejes, cultivar lirio azul y todos sus cuidados.

cultivar lirio azul

¿Qué es el lirio azul?

El lirio azul es un género de plantas herbáceas perennes de la familia Iridaceae, que incluye el gladiolo y el azafrán.

Las variedades bulbosas que se ven con más frecuencia en los jardines domésticos suelen pertenecer a los siguientes tres subgéneros del género Iris:

Hermodactyloides

El Hermodactyloides es un subgénero enano endémico de las zonas de Asia Menor, sobre todo de Turquía y Siria, y son plantas pequeñas que florecen a finales del invierno y principios de la primavera.

Scorpiris

Las especies de Scorpiris, nativas de Oriente Medio y Asia central, son plantas de tamaño medio con bulbos suaves y carnosos y raíces gruesas que florecen a mediados de la primavera.

Este subgénero contiene unas 60 especies y el grupo suele denominarse iris de Juno.

Xiphium

Originarias de regiones de Francia, Portugal, Gibraltar y España en el sur de Europa, y de Argelia y Marruecos en el norte de África, las especies de Xiphium florecen a mediados de la primavera y principios del verano y tienen bulbos firmes con raíces finas y fibrosas.

Comúnmente denominadas como el grupo europeo, las más populares para los jardines domésticos son las variedades holandesa, inglesa y española, de ligera fragancia.

Adaptados a los hábitats secos, los bulbos se automodifican a partir de rizomas, adquiriendo una forma redonda o de lágrima con una placa basal subterránea y achatada.

Cultivar lirio azul – Propagación

Estas plantas se pueden propagar por esquejes de bulbo o por semillas.

Sin embargo, con las semillas, la propagación es lenta y pueden tardar varios años en producir flores. Las semillas guardadas de híbridos cultivados pueden no producir un clon idéntico al del progenitor.

El método de propagación preferido es la recolección de esquejes, ya que las plantas son réplicas idénticas de la planta madre, y a menudo florecen el año siguiente de haber sido cultivadas.

Los hijuelos pueden recogerse cuando se levantan las matas para rejuvenecerlas o almacenarlas en invierno.

Método para propagar Lirio mediante esquejes

propagar lirio azul

A mediados o finales del verano, después de que el follaje se haya apagado por completo, utiliza una horquilla de jardín para levantar los macizos.

Separa los hijuelos de los padres. Los hijuelos son bulbos jóvenes que brotan alrededor de la placa basal y en la base del tallo por encima de la corona. Idénticos a los bulbos maduros pero de tamaño reducido, los hijuelos son fáciles de arrancar con los dedos.

bulbo de lirio azul propagar

Para evitar que los bulbos se dañen, cava a una profundidad de entre 15 y 20 centímetros, con una holgura de entre 10 y 15 centímetros a partir del tallo central o de los tallos más externos de una mata. Separa suavemente la mata y quita la tierra.

Si tus bulbos de lirio permanecen en el suelo durante el invierno, vuelve a plantar los bulbos madre inmediatamente después de retirar los brotes. Los bulbos inactivos necesitan tiempo para producir una nueva y saludable formación de raíces durante el final del verano y el otoño.

Sembrar los bulbos de lirio azul

Recoge los brotes, eligiendo los más grandes -del tamaño de un garbanzo o más- y los más sanos para su propagación. Descarta los más pequeños o los que parezcan dañados, deformados o blandos.

Llena macetas pequeñas, de 15 a 20 cm de altura y diámetro, con un medio de cultivo orgánico, puedes mezclar en partes iguales tierra de jardín, compost y arena de rio, esta es una excelente mezcla para los lirios.

Recorta las hojas dejando unos 10 o 15 cm, planta los brotes, tres o cuatro por maceta a unos cinco o seis centímetros de profundidad, y luego reafirma suavemente la tierra por encima. Riega bien la tierra hasta que la mezcla esté húmeda pero no muy mojada.

Deja que pasen el invierno en un lugar seco y protegido, como un garaje o un cobertizo. Mantén la tierra ligeramente húmeda, pero no mojada, y riega cuando la parte superior de la tierra se seque.

Plántalas en el jardín al llegar la primavera, cuando haya pasado el peligro de las heladas. Dependiendo del tamaño de los brotes, los nuevos bulbos pueden tardar hasta dos años en florecer, pero generalmente lo harán al siguiente.

Cultivar lirio azul

plantar bulbo de lirio azul

Los bulbos comprados funcionan mejor cuando se plantan en otoño, pero también se pueden sembrar en primavera para que crezcan como anuales.

Las plantas disfrutan de una ubicación a pleno sol en un suelo rico en humus y con buen drenaje, con un pH neutro de 6,6 a 7,5.

Para plantar, afloja la tierra hasta una profundidad de 30 cm. Añade entre cinco y diez centímetros de material orgánico, como compost envejecido, a los quince centímetros superiores de la tierra.

Planta en grupos impares a una profundidad de 2 o 3 cm, dejando unos 10 centímetros entre los bulbos. El uso de agrupaciones impares es un elemento de diseño que proporciona una escena visualmente más interesante y agradable que los elementos pares.

Rellena suavemente con tierra o compost y fija la tierra presionándola suavemente con tus manos.

Riega ligeramente para que se asiente y coloca un poco de mantillo para proteger el suelo. Debes regar con regularidad cuando la parte superior de uno o dos centímetros de tierra esté seca.

Si puedes, hazlo en horas de la tarde, ya que si el sol es muy fuerte podrá estresar a la planta y su recuperación demoraría más tiempo.

Consejos de cultivo

cultivar lirio azul

Planta los bulbos en otoño para que crezcan como perennes o en primavera si los cultivas como anuales.

Elige un lugar a pleno sol, con un suelo rico y fértil.

Divide las matas cada dos o cinco años para mantener el vigor de la planta.

Aplica un fertilizante bajo en nitrógeno o equilibrado (6-10-10 o 10-10-10) a principios de la primavera y una vez más después de la floración.

Los bulbos forman fácilmente macizos y pueden crecer sin ser molestados durante dos a cinco años. Cuando se sobrecargan, la producción de flores disminuye y deben desenterrarse y dividirse.

Después de la floración, los lirios entran en un periodo de inactividad en el que el follaje se seca y muere. Cuando el follaje esté completamente seco, retira los restos para ordenar los arriates.

Las variedades no resistentes que crecen fuera de su rango de rusticidad normal deben ser levantadas en otoño y almacenadas para el invierno.

Antes de que lleguen las heladas, levanta las matas con una horquilla de jardín y elimina suavemente la tierra.

Extiéndelos en una bandeja y deja que se sequen en un lugar fresco y seco, lejos de la luz solar directa, durante un máximo de dos semanas.

Tras el secado, coloca los bulbos en una cesta, cubo o caja con musgo de turba o tierra para macetas ligeramente húmedo y colócalos en un lugar oscuro y seco con una temperatura de entre 4 y 10 °C hasta que estén listos para plantarlos cuando haya pasado todo el peligro de las heladas.

Manejo de plagas y enfermedades

Los pulgones son pequeños insectos chupadores de savia verde o gris que también transmiten enfermedades de una planta a otra.

Estas plagas son fáciles de eliminar con un fuerte chorro de agua desde una manguera de jardín hasta las hojas y los tallos. Ver: 5 recetas para combatir Pulgones de manera natural

Se sabe que las orugas mastican agujeros en el follaje y se pueden controlar fácilmente con una busqueda manual.

Los caracoles y las babosas también comen hojas y flores, creando muescas y agujeros irregulares.

Recoge a mano y desecha los gasterópodos, y limpia cualquier lugar de refugio como tablas, ladrillos y escombros del jardín. Ver: Cómo eliminar y evitar caracoles de forma natural

La enfermedad de la tinta es causada por un hongo, Bipolaris iridis , que aparece como manchas negras en las hojas y bulbos, lo que hace que las hojas se pongan amarillas, se marchiten y se pudran las raíces.

Las plantas infectadas con la enfermedad de la tinta deben eliminarse y desecharse. Además, la tierra debe reemplazarse si desea replantar, o evitar el crecimiento de lirios en el mismo sitio durante tres o cuatro años.

Puede ser de interés leer: Sembrar y cultivar Violeta Africana, guía completa.

Los hongos de la roya, Puccinia iridis , aparecen como pequeñas manchas de color verde claro a amarillo que desarrollan un bulto marrón oxidado que se vuelve negro a medida que las hojas se vuelven amarillas y se marchitan a partir de la punta.

Recorta las áreas infectadas y deséchalas para detener la propagación. Ver: Roya (óxido), cómo prevenir y curar este hongo de las plantas

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *