Propiedades medicinales y usos del Boldo

El Boldo o Peumus Boldus en latín, es una planta de hoja perenne nativa de Chile. Sus hojas, de fuerte aroma leñoso, se han utilizado desde los albores del tiempo con fines culinarios, pero sobre todo con fines medicinales. Descubramos las virtudes del Boldo.

Las hojas de Boldo contienen alcaloides, el más abundante de los cuales es la boldina. La boldina es un alcaloide colagogo, lo que significa que estimula la secreción de bilis y facilita su evacuación al intestino. También es hepatoprotector y se usa comúnmente para tratar cálculos biliares.

Las hojas de Boldo contienen alrededor de un 2% de aceite esencial, rico en compuestos monoterpénicos como el limoneno, el pineno, el linalool, el cineol y el alcanfor. El boldo también contiene polifenoles y, en particular, catequina antioxidante.

Uso reconocido del boldo

Tratar la dispepsia y los trastornos hepatobiliares; aliviar los síntomas del estreñimiento (como terapia adjunta). Tratar los cálculos biliares, los trastornos hepáticos, la cistitis y aliviar los dolores reumáticos.

Beneficios y virtudes

Promover la digestión

El boldo es a la vez colerético (estimula la secreción biliar), colagogo (promueve su eliminación) y antiespasmódico. Está indicado en casos de digestión dolorosa y difícil (dispepsia), trastornos hepáticos o estreñimiento.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la ESCOP (Cooperativa Europea y Científica para la Medicina Herbaria) reconocen el uso del boldo para ayudar a la digestión y aliviar el dolor digestivo.

Un estudio francés de 1991 destaca el efecto hepatoprotector de la boldina y un estudio chileno de 1997 muestra los efectos positivos de la boldina en la colitis aguda.

Antioxidante y antiinflamatorio

La boldina es un poderoso antioxidante con efectos antiinflamatorios y relajantes en los músculos lisos del intestino. También protege los tejidos contra la acción peroxidativa de los radicales libres.

Trastornos urinarios

La boldina es ligeramente diurética y antiséptica, lo que la hace eficaz en el tratamiento de la cistitis, las infecciones menores del tracto urinario o las afecciones del tracto urinario causadas por una infección.

Los alcaloides y flavonoides contenidos en las hojas de boldo también son antipiréticos, lo que significa que actúan contra la fiebre bajando la temperatura corporal.

Dosificación del boldo

El boldo puede ser usado de diferentes maneras dependiendo del efecto deseado.

En infusión, es eficaz para aliviar el dolor intestinal o estomacal. Se recomienda poner en infusión de 1 a 2 g de hojas en 300 ml de agua durante unos diez minutos.

Como polvo pulverizado o encapsulado, se recomienda para tratar trastornos hepáticos o urinarios. Se recomienda entonces entre 200 mg y 1 g antes de cada comida.

Como aceite esencial, se recomienda 0,1 a 0,3 ml tres veces al día

Como tintura madre, 0,5 a 2 ml tres veces al día.

En cualquier caso, se recomienda no exceder de 3 g de boldo (polvo u hoja) por día.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La cura del boldo está contraindicada en caso de litiasis biliar con piedras. En general, todas las patologías del hígado y la vesícula biliar deben ser controladas médicamente antes de comenzar cualquier cura de suplemento alimenticio.

Puede ser de interés leer también: Propiedades medicinales del Romero

Las mujeres embarazadas y en período de lactancia, así como los niños pequeños deben evitar tomar boldo.

Siendo la Boldina un alcaloide, se recomienda respetar las dosis habituales. Dosis muy altas de boldo pueden causar convulsiones o tener un efecto neuroléptico.

Finalmente, la boldina puede ser alergénica. En caso de alergia, se desalienta formalmente el consumo de boldo.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.